Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 VIERNES deESTRENO VIERNES 11 s 1 s 2008 ABC Fiel a la novela original Se estrena hoy en España Expiación una estimulante adaptación de la novela homónima de Ian McEwan dirigida por Joe Wright y que protagonizan Keira Knightley y James McAvoy. El filme fue muy aplaudido en el festival de Venecia TONI GARCÍA VENECIA. De los buenos libros siempre salen malas películas y de los malos libros salen las buenas. Llevan repitiéndome eso como si fuera un mantra desde antes de ponerme a trabajar. No sé por qué la gente cree eso, pero me he dado cuenta de que es algo que está grabado en el inconsciente colectivo Joe Wright se lía su tercer cigarrillo y reconoce a ABC que no ha sido fácil adaptar a un escritor como Ian McEwan, cuyos libros siempre han pertenecido a esa esfera llamada de culto Hay algo que yo veo muy claro, y es que la novela original de McEwan es muy visual, por lo cual se prestaba a ser adaptada de un modo menos literario Dice Wright que a sus 35 años y gracias a Orgullo y prejuicio puede presumir de ser uno de los directores más reclamados del Reino Unido. El realizador se sienta en uno de los salones del mítico hotel Excelsior del Lido de Venecia, donde veinticuatro horas antes de esta entrevista Expiación ha recibido el espaldarazo de la crítica. Wright no esconde la fidelidad a la novela que he seguido a lo largo de todo el rodaje. Tanto es así que los únicos cambios que se han hecho han sido debidos a factores económicos... Sé que muchos directores y productores creen que llegados a cierto punto uno debe dejar el libro a un lado y guiarse por sus propias ideas, pero lo cierto es que nosotros hemos seguido el camino que marcaba la novela de principio a fin Poco después, y en la misma silla, James McAvoy asiente y sonríe con la cabeza cuando se le pregunta si le escogieron por ser el más apropiado para el papel: Apunte esto bien, me escogieron porque soy un tipo barato, yo diría que el más barato El actor escocés interpreta a Robbie Turner, el desafortunado protagonista de las maquinaciones de una de las hermanas Tallis. Es una persona casi perfecta, y quizás es esa perfección, ese respeto por los otros, esa manera de conducirse en la vida lo que al final le lleva a sufrir lo que sufre con esa dosis de resignación que para la mayoría sería imposible de sobrellevar McAvoy, que saltó a la fama por sus papeles en Las crónicas de Narnia y, especialmente, en El último rey de Escocia añade que Lo cierto es que les debo todo a esos papeles y no podría decir cual de ellos es mi favorito. Mi personaje en Las crónicas de Narnia me permitió llegar a un montón de gente en todo el mundo, mientras que, en el otro lado del espectro, El último rey de Escocia es una de esas películas con las que cualquier actor sueña, y al lado de Forrest Withaker. No podría haber pedido nada mejor. McAvoy no tiene reparos en reconocer que no he leído el libro. Joe (Wright) quisó que lo leyera antes de hacer la prueba para el papel y le dije que no, que no pensaba hacerlo a menos que me asegurara que el papel era mío. No iba a ponerme a leer el libro y después, con él en mente, hacer la prueba para que después me dijeran que no me daban el papel. Ni de coña Director y actor aseguran que lo más duro fue el rodaje de la escena en la playa, que reproduce la huida de las tropas británicas del continente a través de Dunkerke. Aquello fue una auténtica locura: más de mil extras, tres tomas con una logística que nadie puede imaginarse y toda aquella carga emocional... Una auténtica locura repite McAvoy. Para Wrigth, la escena era muy importante, pero la imposibilidad de hacerla como en la novela me obligó a imaginar otro escenario: el de tres amigos que simplemente caminan entre todo aquel caos, buscando un lugar para descansar. Es cierto que estuvimos a punto de renunciar porque parecía imposible hacerlo como yo quería pero finalmente lo conseguimos. Valió la pena Rodar la última escena fue una auténtica locura dice Joe Wright Más información sobre la película: http: www. expiacion. es Expiación Gran Bretaña 2007 123 minutos Género- -Drama Director- -Joe Wright Actores- -Keira Knightley, James McAvoy, Romola Garai Literatura y consuelo E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Hay dos asuntos de gran trascendencia moral en el interior de esta película de Joe Wright y de la novela que la inspira de Ian McEwan: uno circula de la causa al efecto y consiste en el modo en que un error (la delación mentirosa de una chiquilla) cambia por completo varias vidas, y el otro circula en sentido contrario, del efecto a la causa y se refiere a la pequeña trampa del desenlace, donde esa chiquilla dedicará su vi- da literaria a corregir sus errores mediante la reinvención de la realidad. Una historia, pues, que se argumenta en la torcedura moral de su discurso (a un engaño le seguirá otro engaño) pero también una historia que se redime por su sorprendente brillantez y su calculada profundidad. La película tiene una primera hora realmente brillante y abismal, en la que a cada imagen le corresponde con exacta pulcritud un sentimiento, y en la que las descripciones tanto de continentes como de contenidos son fascinación pura. El mundo de esa familia, los universos de cada uno de sus miembros, en especial el de la jovencita Briony, escritora en desarrollo y detonante de las historias, los diversos botones argumentales que piden ser pulsados, exprimidos, desde el romántico al estrictamente sexual, desde el espiritual a otro decididamente social, o de clase... Wright intenta y logra amoldarse a la impresionante estructura de narración que le ofrece la novela de McEwan, quien minuciosamente deshilacha cada brizna de sentimiento de los personajes. Mezcla tiempos, músicas, tensiones... pero luego, cambia el escenario (entra en periodo bélico, la Segunda Guerra Mundial) cambia la mirada, la historia, la precisión y el pulso. La pareja protagonista, Keira Knightley y James McAvoy, tal vez contenga todo lo que emanan sus personajes, pero no acaba de perder en ningún momento un algo propio y relamido en su fachada. Keira Knightley, en una imagen de la película