Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 s 1 s 2008 La Guardia Civil apresa a los asesinos de la T- 4 s Análisis ESPAÑA 19 Contrapunto con el PNV Germán Yanke ciantes y el recelo a las instituciones del Estado. Es más, el consejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga, dijo que desconfiaba de la versión oficial, que no se fía de los ministros de Interior que siempre niegan los malos tratos y que hay cosas que no cuadran Azkarraga es conocido por el papanatismo con que contempla a la Izquierda Abertzale y su diarrea verbal. La portavoz es una lexicógrafa que mistifica con palabras a las que ha encontrado una esperpéntica morfología nacionalista. Son dos personajes políticamente atrabiliarios pero no son sus peculiaridades las que explican la actitud del nacionalismo vasco en este asunto, sino la estrategia misma de este nacionalismo. El PNV que no ha querido digerir lo que se ha sabido después sobre la detención y los terroristas, pide a Rubalcaba las explicaciones que no reclama a los etarras y secuaces. Ahí está su comportamiento de matón de barrio colocándose a favor de los condenados enel sumario 18 98. Esta es la realidad del nacionalismo vasco de hoy, abandonada la transversalidad que predicaba Imaz y volcado en una acumulación de fuerzas nacionalistas que le lleva a los paños calientes, el diálogo, la protección y el entendimiento con Batasuna que, como se MADRID. Funciona el Estado de Derecho... y las Fuerzas de Seguridad escucho decir a un dirigente socialista a propósito de la detención de dos terroristas de ETA. Está bien, pero las Fuerzas de Seguridad se encuadran en el Estado de Derecho y su actuación, que lógicamente debe ajustarse a la Ley, no tiene que ser justificada en cada ocasión como si fuese una excepcionalidad. Está bien que se investigue si en la detención de un tipo tan siniestro como Portu hubo o no un uso excesivo de la fuerza, pero no que haya de dar crédito a cualquier denuncia de manual (de manual terrorista) que no sólo proviene de parte, sino de la parte criminal del asunto. De hecho, se investiga por decisión de un juez y no por instigación de un grupo de partidarios y dependientes de la violencia totalitaria. A la espera de los resultados de esa investigación, de lo que se va sabiendo no se deduce comportamiento abusivo alguno de los guardias. Más bien al contrario; se trata de una operación para poner a disposición judicial a dos importantes terroristas, los autores de los asesinatos y el atentado contra la T- 4, los que preparaban una nueva matanza en Madrid, los que constituían el grupo de etarras para acciones tan especiales que se iba preparando para actuar cuando todavía estaba en pie el proceso y había conversaciones para conseguir el fallido final dialogado Lo sorprendente no es que los etarras y batasunos salgan a la calle para mostrar que están en contra del Estado de Derecho. Lo sorprendente es que formen parte de esa estrategia los partidos que constituyen hoy el Gobierno vasco y algunos otros. Ibarretxe dijo ayer que su Ejecutivo no quiso sugerir torturas sino pedir que se aclarasen las circunstancias, pero lo que su portavoz dijo fue que la detención de terroristas no debe hacerse achicando la democracia que lo ocurrido tenía la suficiente gravedad y que no se combate a ETA ni con la dispersión de presos ni con la existencia de permanentes denuncias de prácticas terroristas Es evidente que, del batiburrillo mental y político de la portavoz se deduce el crédito a los denun- sabe y confirmaron los tribunales, no es otra cosa que ETA. Y ahí está la gravedad colateral del problema con el que nos encontramos porque el PNV parece llamado a la colaboración y la propia existencia del Gobierno que surja en las elecciones de marzo si el PSOE vence. El ministro de Justicia ha eludido el tema para mantener la posibilidad del acuerdo, contraponiendo un ritmo político unísono en la fundamental con el contrapunto pero Bermejo, antiguo bajista, debería saber que este enlaza melodías distintas y nunca la voz democrática y el ruido totalitario.