Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10- -1- -2008 GENTE www. abc. es gente EN SU PUNTO 89 Las monstruosas minifaldas de Victoria Beckham La nueva edición de la lista de las peor vestidas de Mr. Blackwell destaca como claras ganadoras a dos británicas, la pija de las Spice Girls y la cantante Amy Winehouse. Las sigue Mary- Kate Olsen POR ROSA BELMONTE MADRID. La lista de las peor vestidas es tan tradición del mes de enero como la cuesta. Desde 1960, Mr. Blackwell (que, antes de tomar cuerpo como lengua venenosa, fue actor infantil, cantante de cruceros y diseñador) elabora la lista de adefesios del show business acompañada de malevolentes comentarios. De Victoria Beckham, que este año ha ganado el premio gordo, asegura que va de una monstruosa y mínima minifalda a otra y que puede ponerle de los nervios. Ella restregará a quien quiera oírlo que está incluida (como pareja) entre los mejor vestidos de Vanity Fair Quizá esta lista la hizo Stevie Wonder. Mr. Blackwell tiene su parte peluche, así que ha dado de baja temporal a la vencedora de los dos años anteriores, a la ida Britney Spears, dados sus recientes problemillas. Pero como Amy Winehouse es extranjera (británica) que le den, aunque su situación vital sea más preocupante. Su estilo no gusta a Mr. Blackwell, y eso que no se refiere a cuando se echó a la calle (invernal) en vaqueros y sujetador. Algo tendría que añadir Karl Lagerfeld, que tomó lo chic del amywinehousismo como inspiración para su último desfile. La tercera peor ataviada es Mary- Kate Olsen parece un andrajoso mondadientes atrapado en un huracán siempre con lo último, siempre con el bolso it siempre de vagabunda con posibles. Hasta las gemelas de Gran Hermano tienen mejor pinta. La décima de la lista, justo después de Lindsay Lohan (y otros sobados nombres) es Alison Arngrim, la Nellie Oleson de La casa de la pradera Malísima e inaguantable de pequeña, un espanto de mayor. Beatriz Cortázar TODO A PUNTO PARA LA LLEGADA DE SACHA THYSSEN uentan las semanas y compran los últimos detalles que faltan para decorar el cuarto de su primer hijo. Borja y Blanca Thyssen están viviendo estos últimos días de embarazo con la ilusión de quien quiere tener en brazos a su bebé y verle por fin la carita. Ya tienen su piso en Barcelona- -el mismo que compró la baronesa y que les deja usar- ya tienen la canastilla, el médico en la clínica Tecknon, la exclusiva pendiente para después de, los cursillos de preparación al parto, el nombre elegido... La verdad es que en un primer momento causó cierta sorpresa que Borja y Blanca hubieran elegido el nombre de Sacha para su primer descendiente. Se barajaron los nombres de Manuel, Heini, Borja... pero al final optaron por este Sacha de orígen ruso que tiene su explicación, o por lo menos tiene su fuente de inspiración, en el nombre del que fuera uno de los mejores amigos de Borja, Sacha Gordillo, durante su infancia y adolescencia. Me cuenta quien bien lo sabe que Sacha y Borja se llevaban de maravilla y de ahí que acudiera muchas veces a la casa de los Thyssen en la Moraleja e, incluso, viajara con ellos a Suiza y otras propiedades. El hijo de Paco Gordillo y Soledad Jara recibió ese nombre de su bisabuelo materno que era ruso y de ahí el homenaje. El barón Thyssen adoraba a Borja y se llevaba muy bien con Sacha de quien solía decir que era un chico estupendo y muy bien educado. También la baronesa Thyssen estaba encantada y me consta que durante el noviazgo de su hijo con la modelo Blanca Cuesta quiso que Borja recuperara sus amigos del colegio, y de ahí que le animara a llamar a Sacha y a otros conocidos, seguramente con el claro fin de hacer que Blanca no fuera el único referente de su vida. Está claro que no lo consiguió y tiene gracia que Borja se acuerde de los amigos para elegir el nombre de su hijo. C Victoria, el pasado mes de julio, durante la entrega de los premios MTV, en Los Ángeles REUTERS