Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos JUEVES 10- -1- -2008 ABC La gente de la Edad Media alucinaría con una Europa unida y 60 años sin guerras Ken Follet s Escritor El escritor británico presentó ayer en la catedral de Santa María de Vitoria Un mundo sin fin (Random House) continuación, corregida y aumentada, de Los pilares de la Tierra de la que se han puesto en la calle un millón de ejemplares MANUEL DE LA FUENTE VITORIA. Érase una vez una ciudad que vivía un cuento de hadas. Una ciudad centenaria, de corazón medieval y alma comercial y pujante. Una villa hidalga y próspera, una ciudad, Vitoria, que ayer recibía, con honores de caballero, en la mesa redonda de la hospitalidad, a ese Lancelot de la novela popular que es el galés Ken Follett, autor de (híper) éxito, narrador de (híper) ventas, escritor de (híper) mercado, novelista de hipér (boles) del Medievo, como Los pilares de la Tierra y su híper (extensa) continuación, Un mundo sin fin más de mil páginas imaginadas, primero, cosidas y bordadas después, durante tres años. El británico, cruce de Sir del Imperio y posadero de los bosques de Sherwood, plantó, así pues, sus reales en la capital alavesa, con pompa y circunstancia, rodeado de los oropeles triunfales del lanzamiento editorial más potente de la historia y con el estruendo de las fanfarrias de saber que ya se han puesto en circulación un millón de ejemplares de su nueva obra, aunque él tenga bien claro que disfruto, y mucho, de esto, aunque, desde luego, todo lo que se hace ha de contar con mi visto bueno Tarea de titanes, tarea casi como la de los maestros canteros, los maestros carpinteros, los picapedreros y los arquitectos que elevaron al cielo de Europa las seos donde los mortales se refugiaban de la peste (más negra que nunca) la guerra (de los Cien Años y más, aquellos hombres alucinarían con una Europa unida y con sesenta años sin guerra dice) y la hambruna (eso sí que era hambre de siglos) En cierta manera y salvando, claro está, las distancias- -explicaba ayer Follett a ABC- hay ciertos paralelismos entre edificar una catedral y escribir un libro como éste. Son procesos que se asemejan, en cuanto que hay que idear un plan, madurarlo, poner los cimientos, dejar que se asienten e ir poniendo piedra sobre piedra, o palabra sobre palabra Otro tiempo, otro lugar, los de esta novela, a pesar de que su autor crea que sí, es cierto, era un mundo muy cruel, brutal, lleno de crímenes, pero no pienso que en lo fundamental aquella gente fuera muy diferente de nosotros Literaria, o mejor, catedraliciamente hablando, Ken Follett también recalca que sintió sobre sus espaldas el peso de la historia, no ya la medieval, ni siquiera la que él cuenta, sino la de su propio éxito: Reconozco que cuando acometí Un mundo sin fin notaba el peso de la responsabilidad, después de lo que Los pilares de la Tierra significaron para tanta gente. Me tentaba enormemente, pero también sabía que era una empresa arriesgada, probablemente por eso he tardado dieciocho años, para estar completamente seguro de que iba a alcanzar el mismo nivel No seré yo quien lance la primera piedra (por muy catedralicia y medieval que sea) contra la idea (y la campaña de promoción) de que un libro y un escritor se intenten vender de la mejor manera (y de qué manera, valga la redundancia) posible al gran público, y está claro que ni Shakespeare, ni Cervantes (sí, por supuesto, salvemos las debidas distancias) tuvieron vocación de marginales ni minoritarios, y quién sabe si no se hubieran dado con un canto, más o menos rodado, en los dientes, de haber podido protagonizar un lanzamiento como el de Follett, casi en plan Madonna (e móbile, por toda Vitoria) El galés se aclara la garganta y le echa flema y humor británicos: Ser escritor de best- sellers no es lo mismo que ser una estrella del rock, sobre todo porque no hay groupies... además, los rockeros se van a la cama cuando yo empiezo a desayunar Bromas más o me- Era una empresa arriesgada, probablemente por eso he tardado dieciocho años, para estar completamente seguro de que iba a alcanzar el mismo nivel Ken Follet, ayer, en la catedral de Santa María de Vitoria nos aparte, qué se pasó por la cabeza (y los callos en los dedos de darle al teclado) del novelista cuando por fin le puso el colorín colorado a sus mil ciento setenta y nueve páginas. Hay quien dice que le apena terminar de escribir y que es como decirle adiós a un buen amigo. Pero yo tengo mi propia teoría: es como decir adiós a unos invitados que has tenido en casa el fin de semana, que sí, vale, ha estado muy bien, pero estás deseando que se vayan y te devuelvan tu intimidad El cuento de hadas de Follett y Vitoria toca a su fin. Pero se hace necesario un colofón para los que ya piensan en terceras partes (que los hay) Algún día se me ocurrirá- -dice Follett- pero no en este momento, desde luego. Después de pasar tres años de mi vida en la Edad Media, creo que ya está bien (Continuará) Más información sobre el escritor: http: www. ken- follett. com Hollywood, su bestia negra (y parda) La Edad Media siempre ha sido fuente de inspiración para escritores de todos los tiempos, y un excelente guión para películas y peliculones. La Historia de los reyes de Britania de Geoffrey de Monmouth; Los hechos del rey Arturo de John Steinbeck; Ivanhoe de Walter Scott; Narciso y Goldmundo de Herman Hesse; El nombre de la rosa de Umberto Eco... son algunos deslumbrantes ejemplos literarios. El cine ha visto a Errol Flynn de rama en rama como Robin de los Bosques, pero también la intensidad poética de Paseo por el amor y la muerte de Huston, o la hondura existencial de El séptimo sello de Bergman. El propio Follett ha visto cómo El ojo de la aguja era llevada a la gran pantalla, y varias de sus novelas se convertían en series de televisión. Sin embargo, a pesar de su éxito mundial, Los pilares de la Tierra no encontró comprador cinematográfico. En principio soy bastante reticente ante Hollywood y su peculiar mundo- -confiesa Follett- aunque si llegase una buena oferta la estudiaría encantado. Por decirlo de una manera coloquial, creo que lo mejor sería acercarse a la frontera de California y arrojarles el libro... y ponerse a esperar que me devolviesen una bolsa llena de dinero Por un puñado de euros.