Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 AGENDA Necrológicas- -Esquelas Fray José Higinio Gómez González- -Obispo emérito de Lugo JUEVES 10 s 1 s 2008 ABC Memoria de la marquesa de Santa Cruz Hace sólo seis semanas, concretamente el día 19 de noviembre de 2007, y durante la XVI Asamblea General de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, celebrada en Ginebra, Casilda de Silva y Fernández de Henestrosa, marquesa de Santa Cruz, fue galardonada con la Medalla Henry Davison de dicha Federación Internacional, en reconocimiento a sus servicios humanitarios. Quiero recordar que la marquesa de Santa Cruz accedió a la Presidencia de la Cruz Roja Española, en 1976. Un año después, en Bucarest, en octubre de 1977 fue elegida Vicepresidenta de la Liga de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, actualmente Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Por su experiencia personal previa, dedicando su tiempo y esfuerzo como voluntaria a favor de los más desfavorecidos, especialmente las personas mayores, durante su periodo como Presidenta, impulsó el desarrollo de los programas de acción social en Cruz Roja Española y su implantación territorial, asegurando la cobertura de necesidades a las personas vulnerables, allí donde no llegaba la ayuda del Estado. Buscó nuevas fuentes de financiación para la Institución y aseguró las existentes para consolidar el desarrollo de las acciones de Cruz Roja Española a largo plazo. Igualmente impulsó la acción internacional de la Cruz Roja Española y su presencia en los órganos de gobierno de la Institución Internacional. Como Vicepresidenta de la Liga de Sociedades, promovió el fortalecimiento de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja menos desarro- Un fiel servidor de todos Fue uno de los grandes impulsores de la revitalización del Camino de Santiago JESÚS BASTANTE LIÉBANA Ha muerto un padre, un pastor y un hijo adoptivo y querido de Lugo Con este lapidario despedía ayer el Obispado de Lugo a quien fuera su pastor durante los últimos 27 años, fray José Higinio Gómez González, y que anteayer falleció después de una larga enfermedad. La capilla ardiente se instaló a las cuatro de la tarde en el Palacio Episcopal, y permanecerá abierta durante al menos tres días. Por expreso deseo del fallecido, será enterrado en la capilla de San Froilán en la catedral de Lugo. Varios obispos, entre ellos el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo (franciscano como el finado) viajaron ayer a la diócesis lucense para rendir el último homenaje a monseñor Gómez. El cardenal presidirá este jueves, a las doce del mediodía, el funeral, que tendrá lugar en la catedral de Lugo. Según el comunicado hecho público por el Obispado de Lugo, los últimos días del prelado, ya en el hospital en el que falleció la pasada madrugada, rodeado de su familia y de sacerdotes de la diócesis, transcurrieron con mucha paz interior y con un silencio meditativo No sólo sufrió la agonía física del cuerpo, sino también, como Cristo en Getsemaní, la agonía de la inteligencia. Consciente de todo lo que ocurría a su alrededor, sobrellevó, con sabiduría franciscana, todo el largo proceso de su enfermedad desde julio del año 2006 Hacía apenas un mes que Benedicto XVI había aceptado la renuncia, por motivos de salud, del prelado, nombrando en su sustitución a Alfonso Carrasco Rouco, cuya toma de posesión estaba prevista para el próximo 9 de febrero. Nacido en Lalín (Pontevedra) el 3 de abril de 1932, monseñor Gómez ingresó en la orden franciscana en 1948, emitiendo su profesión solemne en 1953. Tres años después, en 1956, se ordenaba sacerdote en Santiago de Compostela. El 28 de junio de 1980, José Higinio Gómez se convertía en el prelado número 100 en la historia del Obispado de Lugo. Toda su carrera episcopal discurrió en la diócesis gallega, en la que dio un importante impulso a la pastoral con los jóvenes y los medios de comunicación, así como a la recuperación de las pequeñas iglesias de las aldeas lucenses. Monseñor Gómez, además, fue uno de los grandes impulsores de la revitalización del Camino de Santiago, siendo estrecho colaborador en esta tarea tanto de los cardenales Suquía y Rouco (en sus etapas al frente Marquesa de Santa Cruz lladas para que tuvieran una presencia más activa en sus países y que pudieran trabajar a favor de las personas más necesitadas, apoyando sobre todo los programas sociales. Muchas de las iniciativas que se tomaron en aquellos años han servido, con el transcurso del tiempo, para establecer las bases de la actividad social que actualmente se promueve desde la Federación Internacional y que llevan a cabo las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna a favor de los más vulnerables, en sus respectivos países. Como Presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y Presidente de la Cruz Roja Española y en nombre de todos los que tuvimos la oportunidad de conocer y trabajar con Casilda Santa Cruz me uno al dolor de su familia y desde estas líneas quiero dedicarle un emotivo recuerdo. Descanse en paz una gran dama, con un gran corazón y un infatigable afán por el trabajo a favor de los más necesitados. Fray José Higinio Gómez González de la diócesis compostelana) como del actual arzobispo de Santiago, Julián Barrio. El propio Barrio lamentaba ayer la desaparición del prelado, al que calificó como un hombre de Dios, cercano, dialogante y un gran comunicador Al tiempo el arzobispo de Santiago agradeció a José Higinio Gómez su entrega generosa, caracterizada por la sencillez, a la Iglesia lucense y a la Iglesia en general, en las distintas misiones que le fueron encomendadas En una de sus últimas apariciones, con motivo de su declaración como hijo adoptivo de Lugo, monseñor Gómez pidió ser recordado como un fiel servidor de todos y como alguien que siempre ha sabido estar cerca de aquellos que le necesitaban ESQUELAS JUAN MANUEL SUÁREZ DEL TORO Presidente de Cruz Roja Española Casilda Santa Cruz Era inteligente, culta, simpática, enérgica, viva. Nada del mundo cultural le era ajeno: conocía a escritores, a escultores, a pintores. Sabía de ediciones de libros, de encuadernaciones, de muestras de pintura, de antigüedades. Su conversación era jugosa, chispeante. Daba gloria hablar con ella. Tenía pasión por su marido y por sus hijos y, tras ellos, ofrendó las mejores horas de su vida a la Cruz Roja Española, que nunca le pagará- -ni ella lo hubiera querido- -tantos esfuerzos a su desarrollo. En toda la estela internacional de la Cruz Roja, de la Media Luna Roja y de la Estrella Polar en Suecia, se sabía de su labor: recibió honores y fue vi- cepresidenta de la Liga Internacional. Pero la Cruz Roja Española no sería lo que es sin la labor callada, fructífera, entregada y generosa de Casilda Santa Cruz. Aunque ella, con su sonrisa elegante y un punto irónica, dijese que no. Y repartiese responsabilidades entre sus colaboradores, aunque todos sabíamos que era ella la artífice de tantas realidades y ella la sufridora de todas las inquietudes y desvelos. Su lealtad a España y al Rey no tenía doblez. Fue dama de la lealtad absoluta. ¡Cuántos servicios ha prestado, calladamente, a la Corona! Ahí está el mérito: en la entrega y en el silencio. Nos vimos la última vez el pasado mayo con motivo de las elecciones municipales y autonómi- cas. Votamos en el mismo colegio del Instituto Lope de Vega, en la antigua calle Ancha de San Bernardo, frontero a la plaza del Dos de Mayo. Nadie diría que aquella dama menuda y ágil, ocurrente y locuaz, hubiera pasado los noventa y tres de su edad. Seguía cumpliendo, orgullosa, con sus responsabilidades de española. Y teniendo, hasta el último momento, su punto de ironía e inteligencia. Ahora que ya descansa en Las Fraguas entre el verde inmarchitable del valle cántabro del Besaya, yo quiero recordarla en el Trujillo de sus mayores, donde tanta energía tomaba mientras sus ojos reidores se fijaban en las retamas y en los canchales de Extremadura. VIUDA DE JUAN SÁNCHEZ MARTÍNEZ ELVIRA SÁNCHEZ ATIENZAR FALLECIÓ EN MADRID a los noventa y dos años de edad EL DÍA 31 DE DICIEMBRE DE 2007 D. E. P. Sus hijos, Juan Miguel y Maribel; hijos políticos, Paula y Antonio; nietos, Juan Miguel, Arantxa, Jaime, Belén, Elvira, Almudena y Pablo; bisnieta, Sofía RUEGAN una oración por su alma. El funeral se celebrará mañana viernes, día 11 de enero, a las diecinueve treinta horas, en la capilla del colegio de las M. M. Concepcionistas (calle Princesa, 19) Madrid. (1) SANTIAGO CASTELO