Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID JUEVES 10 s 1 s 2008 ABC Una mujer, grave al ser atropellada cuando cruzaba General Ricardos ABC MADRID. Una mujer de 47 años se encuentra ingresada en estado grave tras haber sido atropellada cuando cruzaba por un paso de peatones regulado por semáforos a la altura del número 5 de la calle General Ricardos, en el distrito de Carabanchel, según fuentes de Emergencias Madrid. La Policía Municipal, que se está haciendo cargo del atestado, aún no sabe si la víctima cruzaba en el momento del suceso con el semáforo en verde o en rojo, informa Efe. A causa del impacto, que se produjo contra la parte derecha delantera del coche, la mujer fue desplazada cinco metros del paso de peatones. La víctima sufre un traumatismo craneoencefálico severo con fractura en la base del cráneo. Siete jóvenes destrozan a mazazos los cristales de 12 comercios en Alcobendas Uno de los locales afectados es el restaurante que regenta la familia del torero José Ortega Cano s Los vándalos no tenían intención de robar M. I. SERRANO MADRID. El vandalismo ha vuelto a dejar su huella en la zona norte de Madrid. Un grupo de gamberros ha destrozado, a mazazos, los cristales y escaparates de al menos doce comercios de Alcobendas. Ha ocurrido la noche del martes al miércoles en pleno centro del municipio. No tenían intención de robar. Sólo hacer daño. Los agentes policiales examinan ya el contenido de las cámaras de videovigilancia que el Consistorio tiene instaladas en la vía pública para tratar de identificar a los delincuentes. Según diversos testimonios, los hechos ocurrieron durante la noche. La Policía Nacional, al decir de algunos vecinos, ya se personó en la zona donde se cometieron estos actos vandálicos hacia las cinco de la madrugada. Sin embargo, el destrozo había comenzado horas antes. Entre los establecimientos destrozados hay una peluquería, una óptica, una panadería, otra pescadería, una gestoría, bares y, además, el restaurante que gestiona la familia del torero José Ortega Cano. Los gamberros se cebaron con las tiendas y locales de las calles Marquesa Viuda de Aldama, San Pedro, San Antonio y Santiago Apóstol, todas en el municipio de Alcobendas. mo y de gamberrismo puro y duro ha manifestado a ABC Héctor Benítez, miembro de la Plataforma Seguridad Norte (PSNorte) Esta es la primera vez que ocurre algo de esta envergadura. Estamos un poco asustados. Otras veces se habían conformado con ensuciar las cristaleras, puertas y escaparates con pintura. Ahora han ido a más añade Benítez. Los propietarios de los establecimientos afectados ya han presentado la correspondiente denuncia de los destrozos habidos en sus locales. Tenemos que hacerlo, claro, para justificarlo ante el seguro ha dicho uno de los comerciantes. Bien vestidos Algunos vecinos, que se despertaron con el ruido de los mazazos y los cristales rotos, han señalado que, según sus cálculos, los gamberros formaban un grupo de siete- -u ocho- -jóvenes, de entre 20 y 25 años y bien vestidos No hay duda de que han ido a hacer daño sin más. No hay indicios de robo. Ni de que quisieran robar. Sólo destrozar. Es un acto de vandalis- Actuaron con contundencia De momento, no se tienen pistas seguras sobre la identidad de los delincuentes. Pocos se hacen una idea de quiénes pueden ser y si son de Alcobendas o de otros municipios cercanos. Incluso de Madrid capital. Lo que sí se sabe es que actuaron con contundencia porque muchos de los cristales eran blindados, resistentes, y han quedado hechos añicos. En algún caso, el mazazo sólo ha dejado una huella en el vidrio que, de todas formas, hay que reponer. Testimonios de los vecinos aseguran que los agentes policiales revisaron todas las calles afectadas siguiendo el rastro de los gamberros. Por lo visto, no se pudo capturar a ninguno. Ahora, las investigaciones se apoyan en el contenido de las catorce cámaras de videovigilancia que el Ayuntamiento de Alcobendas tiene distribuidas por el pueblo, alguna de ellas justo en la zona donde ocurrieron los sucesos. Esta es la segunda vez en menos de un mes que se cometen actos vandálicos de este calibre en la zona norte madrileña. Como se recordará, a principios del pasado mes de diciembre, y en una sola noche, otro grupo de gamberros destrozó cien coches en el municipio de El Molar. Los jóvenes, entre los que había algún menor de edad, se dedicaron a lanzar piedras contra turismos, motos e, incluso, viviendas. En aquel suceso, los delincuentes recorrieron todo el pueblo dejando un reguero de coches rotos y otros vehículos destrozados a su paso. A los pocos días- -y gracias también a las imágenes de las cámaras de vigilancia- la Guardia Civil realizó diez detenciones. Primero, en El Molar La Guardia Civil se incautó de numeroso material que utilizaba la banda para asaltar las viviendas ABC Cae la banda de los ladrones silenciosos que podría haber robado en 300 viviendas ABC MADRID. Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo de Policía Judicial de Boadilla del Monte han desmantelado un grupo organizado de delincuentes, integrado por ciudadanos originarios de la Europa del Este, por su presunta implicación en 45 asaltos a viviendas de la Comunidad de Madrid, así como un robo perpetrado en Víver (Castellón) No obstante, se presume que esta banda, formada por tres hombres y una mujer, pudieran ser los autores de al menos 300 robos en otras tantas viviendas unifamiliares situadas en distintos puntos del territorio español, según informó la Benemérita en la Comandancia de Madrid. A los delincuentes ya arrestados se les conoce como ladrones silenciosos ya que utilizaban el método del murciglero. De ahí que la operación policial haya sido denominada Morfeo El procedimiento consiste en entrar en las casas de noche aprovechando que sus moradores duermen para sustraer todo los objetos de valor que encuentran a su paso, como joyas, pequeños electrodomésticos y material informático, así como vehículos de alta gama. En este último caso, los ladrones, una vez dentro de la vivienda, se hacían con las llaves de los coches guardados en el garaje y los utilizaban para huir del lugar.