Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID www. abc. es madrid JUEVES 10- -1- -2008 ABC BRUTAL OLEADA DE ATRACOS EN LA REGIÓN EN UN MES Centro Ikea de Vallecas 9 de diciembre de 2007. Cuatro personas atracan a las ocho de la tarde una de las cajas del centro después de empotrar un vehículo contra las puertas de salida y atemorizar a clientes y empleados con varios tiros al aire que no provocaron ningún herido. El atraco se produce durante una de las jornadas en las que más público se congregaba en el centro, un domingo al final de un puente. Los atracadores llegaron a disparar al aire. Joyería en Getafe 14 de diciembre. Dos sujetos, a cara descubierta y a punta de pistola, asaltan una joyería en el municipio de Getafe y se llevan un botín de más de mil euros en efectivo y numerosas joyas y relojes. Los hechos sucedieron cuando el establecimiento, situado en el número 1 de la avenida de España, acababa de abrir sus puertas. Los empleados fueron golpeados con la culata del arma y recibieron continuas amenazas de muerte. Furgón blindado 18 de diciembre. Cuatro hombres atracaron a dos vigilantes de seguridad que se encontraban en las inmediaciones del centro comercial Plenilunio, en el distrito de San Blas, junto a la carretera de Barcelona (A- 2) Se llevaron un total de 300.000 euros, que portaban las dos víctimas en sacas. En el momento del atraco, los vigilantes se disponían a meter en el camión blindado el dinero, cuando fueron asaltados a punta de escopeta. Recreativos en Parla 19 de diciembre. Cinco individuos encapuchados asesinan a golpes al dueño de unos recreativos para robarle. José Pedro Martín García- Patos, español de 42 años, falleció a causa de la paliza que recibió, y que le causó heridas graves y un infarto. Después de conseguir el contenido de la caja, los delincuentes, mediante unas barras de uñas- -unas barras pesadas, terminadas en garfios- -abrieron las tragaperras y otras máquinas. El chalé de Moreno 20 de diciembre. Una banda de albanokosovares asalta la vivienda del productor y artista José Luis Moreno en Boadilla del Monte. Pero lo vivido por el empresario fue algo más que un simple atraco y se convirtió en una larga pesadilla, que además del robo de dinero y otros objetos de valor, incluyó un apaleamiento al propio Moreno por parte de los asaltantes. En el interior también se encontraban seis personas del servicio doméstico. Detienen a dos encapuchados tras asaltar un banco y huir con dos rehenes y 600 euros La Policía los interceptó en San Blas, a 300 metros de la entidad, tras disparar al aire s Les incautaron un cuchillo, una granada sin carga y una pistola de fogueo. Son españoles y uno tiene 29 antecedentes M. J. ÁLVAREZ MADRID. Un atraco de película con final feliz. Eso fue lo que vivieron ayer los tres empleados de una sucursal bancaria, situada en el número 38 de la calle de Aquitania, en el barrio de Las Rosas del distrito de San Blas. Se llevaron el susto de su vida. Todo comenzó a las 08.30, cuando dos individuos, armados y encapuchados, entraron en el establecimiento. Eran los primeros clientes a buen seguro, dado que la entidad acababa de abrir sus puertas al público. Al parecer, solo se encontraban en esos momentos los tres empleados: dos mujeres, una de ellas la directora de la entidad, y un hombre- -Gema, Mónica y Carlos, respectivamente, todos ellos de edades comprendidas entre los veinte y los treinta y tantos años- Tras intimidarles con las armas que portaban- -una pistola y un cuchillo- se apropiaron de todo el dinero en efectivo disponible: 600 euros. De inmediato saltó la alarma, desatando los nervios de los ladrones. El estruendo alertó a la Policía Nacional y despertó a buena parte de los vecinos de la zona, que asustados, se asomaron a las ventanas para ver qué sucedía. Hasta el lugar se encaminaron dos coches patrullas desde la cercana comisaría del distrito. A su llegada, los agentes rodearon el edificio, que hace esquina, y uno de ellos, desde el exterior, habló con uno de los asaltantes a través del cristal. La conversación fue muy breve. Éste debió explicarle sus intenciones: querían abandonar el lugar con dos empleados para evitar que la Policía actuara; de impedírselo, los trabajadores podrían sufrir las consecuencias. Instantes después se abrió la puerta del banco y salieron los atracadores, con la cabeza cubierta por pasamontañas oscuros, parapetados tras sus rehenes. Uno de ellos era Carlos, que habitualmente atiende en ventanilla, y la otra, Mónica, la responsable de la entidad. Ambos estaban maniatados y muy asustados. Al primero le habían cogido por el cuello y le apuntaban con la pistola, y a la segunda, la agarraban por los brazos, según explicaron varios testigos de lo sucedido. A pie, cruzaron la calle de Aquitania y enfilaron por la del Sarre, seguidos de los funcionarios, cuyo número había ido aumentando. Fue ahí, hacia la mitad de la vía, donde los agentes comenzaron a disparar al aire, con el fin de intimidar a los atracadores. Lo hicieron en, al menos, seis ocasiones, afirmaron varios residentes en la zona. Los funcionarios lograron su propósito dado que, de inmediato, los delincuentes soltaron a los retenidos que habían usado como escudo y echaron a correr unos metros hasta que, tras un forcejeo, fueron reducidos, ya en la confluencia de la calle del Sarre con la avenida de Guadalajara. Al primero al que dieron alcance sufrió un desmayo y tuvo que ser atendido por una unidad- móvil del Samur Protección Civil. Se trata de Alfredo G. C. de 43 años, con 29 antecedentes penales por delitos relacionados con robos, explicó una portavoz de la Jefatura Superior de Policía. Al segundo le apresaron instantes después. Se trata de David A. B. de 39 años, con un hecho delictivo en su haber. Ambos son españoles. La Policía les incautó las armas que portaban y que llevaban en una bandolera de color negro. Eran un cuchillo de cocina de grandes dimensiones, una granada sin carga, y una pistola simulada, una réplica perfecta. Además, les incautaron el botín, que ascendía a unos 600 euros- -unas cien mil pesetas- Los sanitarios atendieron, además de al primer ladrón, que fue trasladado hasta el hospital Ramón y Cajal para ser examinado, a la directora de la entidad, de 28 años. Presentaba, como el anterior, diversas contusiones y una herida en la rodilla derecha de carácter leve, por lo que fue dada de alta en el lugar. El suceso duró unos veinte minutos y acabó a unos tres- Al menos, seis disparos al aire Alarma delatora La oficina (arriba) permaneció cerrada al público durante toda la jornada EFE