Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10- -1- -2008 Freno a los cayucos y récord de expulsiones en 2007, año preelectoral 11 lugarteniente de Txeroki detenido el pasado julio. En primer lugar, captó a Sarasola, al que conocía desde años antes. Posteriormente, éste reclutó, entre su cuadrilla de amigos de Lesaca, a los otros tres miembros del comando Portu, San Sebastián e Iturbide. En una primera fase, desde 2002 hasta 2004, el grupo ahora desmantelado se dedicaba a facilitar el paso desde Francia a España de pistoleros con licencia para matar. A partir de 2004, además de este cometido, se le encargó el transporte de armas y explosivos destinados a los comandos instalados en nuestro país. Y ya en una tercera fase, a partir de 2005, el comando se reconvirtió en operativo. Su siniestro estreno se produjo el 21 de diciembre de 2005, aunque en labores de apoyo. Amaníbar les fijó una cita con un etarra que, de momento, no han identificado, que fue quien colocó el coche bomba contra la discoteca Bordatxo, situada en la localidad navarra de Santesteban. Los tres se encargaron de faciltar la huida del autor. En los primeros meses del denominado proceso de paz se convirtió en una célula durmiente que despertó el 24 de septiembre de 2006, cuando dos de sus integrantes, Sarasola e Iturbide, junto a otro individuo que proporcionó los fusiles de asalto Cetme, realizaron, por orden también de Amaníbar, siete disparos al aire en un monte de Oyarzun, mientras leían un comunicado llamando al derramamiento de sangre. Tras el mitin terrorista, los tres se escondieron en un bosque próximo y ocultaron las armas en un zulo que ha- Los etarras se desplazaron a Barajas meses antes del atentado para estudiar cómo podía hacer el mayor daño Por esas fechas, PSE, PNV y Batasuna ultimaban un principio de acuerdo, frustrado cuando ETA exigió a Otegi que endureciera su posición bían construido. Días después, al observar que había descendido la presencia policial, regresaron para recuperar los fusiles. Y tras despertar, ya no descansaron, ya que inmediatamente se pusieron manos a la obra para dinamitar la T- 4. Gracias a la brillante actuación de la Guardia Civil, el comando mimado de Txeroki ve frenada su escalada terrorista. En su historial queda como su último atentado, frustrado, la autocaravana que los etarras se vieron obligados a hacer explosionar en Castellón el pasado 27 de agosto. Portu, Sarasola e Iturbide fueron los encargados de conducirlo. Pero al percatarse de la presencia de la Guardia Civil y sospechar que habían sido descubiertos, decidieron abandonar la autocaravana, no sin antes hacerla estallar para borrar huellas. Los agentes sospecharon de la mirada que les lanzó Portu Uno de los guardias dedujo que él y su compinche debían ser identificados: acertó de pleno J. P. MADRID. Una combinación de instinto, celo profesional, olfato, decisión y, en este caso, vista, de quienes pasan horas y horas patrullando los pueblos del País Vasco y Navarra, esto es, los agentes de los Grupos Antiterroristas Rurales (GAR) de la Guardia Civil, ha propiciado la caída del comando que en fechas breves pretendía perpetrar una matanza en pleno corazón de Madrid, y el esclarecimiento de la salvajada de la T- 4 de Barajas, entre otros actos criminales. ¿Habéis visto a esos, os habéis fijado en esa mirada? comentó uno de los cuatro agentes que patrullaban en coche las calles de la localidad guipuzcoana de Mondragón, el día de Reyes, a sus tres compañeros, según la reconstrucción aproximada de la conversación mantenida, y que ha sido facilitada a ABC por fuentes solventes. Para, vamos a identificarlos ordenó, sin dudarlo, el cabo que estaba al mando de la misión. Una misión que se enmarcaba en un dispositivo preventivo desplegado desde unas semanas antes por la Guardia Civil en la comarca. En efecto, la mirada que lanzó Igor Portu hacia el Nissan Patrol despertó las sospechas chila cuando intentaron huir y cuando Igor Portu opuso violenta resistencia. Se trata de hombres que a diario pasan horas y horas pateándose calles, pueblos, parajes, en la mayoría de los casos en zonas consideradas de alto riesgo por tratarse de feudos tradicionales de ETA- Batasuna comenta un mando de la Benemérita en alusión a los miembros de los GAR. Su trabajo- -prosigue- -es callado, en la mayoría de los casos poco reconocido, pese a que los datos que aportan unos, sumados a los recabados por otros, sirven para que los Servicios de Información manejen información de alto valor operativo. Son nuestros ojos, nuestras antenas En cierta ocasión, un agente de la Benemérita preguntó en el interrogatorio a un etarra detenido por qué les llamaban txakurras (perros) El terrorista, sin duda intimidado por la situación, sin armas, sin escondite en el que parapetarse, cambió la amenaza o el insulto por el peloteo y respondió: Porque tenéis olfato y las oléis todas, no se os escapa una, sois como sabuesos El agente que el pasado día de Reyes detectó con el suyo la mirada contrariada del etarra se comportó, más que como un sabueso, como un auténtico lince. Como el agente que en 1991 detectó el potente coche bomba que conducía Parot en Sevilla por el sobrepeso del vehículo. La breve pero eficaz conversación ¿Habéis visto a esos tíos, os habéis fijado en la mirada del mochilero? comentó uno de los cuatro agentes que componían la patrulla a sus compañeros. Para, vamos a identificarlos. Bajemos todos, cuidado con esos tipos Vosotros ahí detrás, tú te vienes conmigo. Venga, venga, vamos De txakurras a sabuesos Mitin terrorista ABC. es Especial sobre las tres décadas de terrorismo de ETA en abc. es de uno de los agentes. Fue una mirada de contrariedad, de quien se encuentra ante un imprevisto que puede frustrar sus planes, comentaban a ABC fuentes de la lucha antiterrorista. No hubo más intercambio de palabras entre los guardias civiles. Fue tal la rapidez con la que los cuatro agentes se apearon del vehículo que no dieron opción a los terroristas a reaccionar en un primer momento. Se limitaron a mostrarles el documento nacional de identidad que, como legales que eran, estaba en regla. Fue cuando los guardias civiles les solicitaron que les mostraran lo que llevaban en la mo-