Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es JUEVES 10- -1- -2008 ABC La caída de los asesinos de la T- 4 evita una matanza en Madrid en plena campaña La eficaz acción de la Guardia Civil frustra un gran atentado en Azca del comando mimado de Txeroki J. PAGOLA C. MORCILLO MADRID. Con la brillante detención de los pistoleros Igor Portu y Martín Sarasola, la Guardia Civil evita una matanza que ETA tenía previsto perpetrar en el aparcamiento subterráneo de un centro comercial situado en pleno Madrid, para calentar la campaña electoral, y esclarece el asesinato de dos inmigrantes ecuatorianos en la Terminal 4 de Barajas, con el que la banda de Ternera hizo saltar por los aires el fiasco de su tregua. Las declaraciones de Sarasola han sido clave, ya que ha confesado los inminentes planes de ETA para cometer un atentado de envergadura en uno de los centros neurálgicos de Madrid, la zona de Azca, próxima al Estado Santiago Bernabéu. Allí confluyen un centro comercial, entidades bancarias, rascacielos, oficinas, comercios y restaurantes, además de aparcamientos, la mayoría subterráneos, lo que hace que sea un lugar muy concurrido durante todo el día. Según Sarasola, Portu y él mismo se trasladaron el pasado mes de diciembre durante un fin de semana a la capital de España para estudiar sobre el terreno la manera de perpetrar la salvajada. Tras realizar diferentes comprobaciones, sacaron la conclusión de que el lugar idóneo podía ser un aparcamiento subterráneo. Ya disponían de experiencia, pues se trataría de cometer un nuevo Barajas pero con fundadas posibilidades de amplificar la tragedia. LOS ASESINOS DETENIDOS LOS MUERTOS QUE DEJAN Martín Sarasola Yarzabal Precisamente fue este detenido el encargado de formar en 2001 el comando de legales entre su círculo de amistades- -compartió en la adolescencia con ellos equipo de fútbol- -por orden y en colaboración con José Antonio Araníbar Armendoz, cercano a Txeroki y arrestado el 2 de julio de 2007 cuando acababa de entregar una furgoneta destinada a atentar. Carlos Alonso Palate Cuando este ecuatoriano de 34 años decidió el 30 de diciembre de 2006 ir al aeropuerto de Barajas con un amigo a recibir a unos familiares, no se podía imaginar que allí dejaría su vida y enterraría su sueño de un futuro mejor para su humilde familia. Soltero, trabajador de la construcción en Valencia, era el sostén económico de sus cuatro hermanos. Igor Portu Juarena Trabajaba como técnico de la Mancomunidad de Servicios Sociales de la zona de Cinco Villas, en la que se enmarcan entre otros los municipios de Lesaca y Vera. El pasado mes de diciembre, un tribunal le proponía, como ganador de una plaza fija a media jornada, para atender a personas dependientes. Como deportista aficionado, había competido en varias clásicas ciclistas amateurs. Diego Armando Estacio Nunca pudo cumplir a sus 19 años su sueño de formalizar su relación con Verónica, comprar una casa en España y seguir cosechando amigos en su barrio, donde le llamaban el Bombero porque era un tipo de fiar. Hacía tres años que, cargado de un equipaje con poca ropa y mucha voluntad y esperanza, había llegado a España para trabajar en la construcción. Se da la circunstancia de que tras romper la tregua de Estella, en diciembre de 1998, ETA envió una caravana de la muerte para sembrar el terror en esa misma zona, con un atentado de envergadura contra la Torre Picasso. Afortunadamente, también la Benemérita frustró la matanza. Años después, el 1 de mayo de 2002, la banda hizo estallar un coche bomba frente al estadio Santiago Bernabéu. En el momento de su detención, en Mondragón, los terroristas podrían estar preparando un nuevo viaje a Madrid. De Fijación por la zona momento, no habían fijado fecha para cometer el atentado, pero, al parecer, la dirección de ETA ya había dado luz verde y, por tanto, podría ser en cuestión de días. La pretensión de la banda de Ternera con esta acción indiscriminada, al estilo del IRA cuando rompió la tregua, era meter presión al Ejecutivo de Zapatero cara a las próximas elecciones generales. Además, según explicó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, Sarasola ha confesado con pelos y señales cómo el comando del que formaba parte, junto a Igor Portu, Mikel San Sebastián y José Iturbide (los dos últimos huidos) preparó la salvajada de Barajas, o el atentado frustrado de Castellón, mediante una caravana bomba. Según fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC, Portu, San Sebastián- -en paradero desconocido- -y el propio Sarasola, tras recibir la orden de la dirección de ETA, se trasladaron el pasado verano a Madrid, y sobre el terreno estudiaron la forma de perpetrar el atentado de la T- 4, con el objetivo de provocar el mayor daño posible. Ayer se supo que existe una grabación de una de las cámaras del aeropuerto en la que apare- Grabado con una muleta Portu y Sarasola visitaron la zona de ocio y comercial de Azca en diciembre para recabar información ce un individuo con una muleta y tirando de una maleta tipo trolley cuyas características físicas se corresponden con las del etarra Sarasola. La banda de Ternera ya había decidido entonces dinamitar el proceso de paz pese a que por aquellas fechas PSE, PNV y Batasuna avanzaban hacia un principio de acuerdo sobre un cambio del marco político del País Vasco, en la mesa política que contemplaba la oferta de Anoeta En el último de estos encuentros, celebrados en el Santuario de Loyola, socialistas, nacionalistas y batasunos se las prometieron felices, seguros ya de estar a las puertas de un pacto sellado. A partir de ese momento, sin embargo, Batasuna endureció inesperadamente sus posiciones y las negociaciones se interrumpieron. PNV y PSE lo achacaron a que ETA había exigido a la coalición que subiera el listón para abortar el pacto. De regreso a Navarra, Portu, Sarasola y San Sebastián informaron a la dirección de ETA de sus indagaciones en torno a la T- 4, y recibieron el visto bueno para consumar la salvajada. Así pues, a finales de diciembre de 2006 se trasladaron a Francia, donde recogieron la furgoneta que, tras ser robada en el vecino país a un ciudadano de Orio por otros etarras en los Pirineos franceses, ya había sido montada como coche bomba en el taller de Cahors, desmantelado hace unos meses. El atentado, perpetrado el 30 de diciembre de 2006, causó la muerte de Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate. El comando ahora desarticulado fue constituido en 2001 por José Antonio Araníbar, un