Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN JUEVES 10 s 1 s 2008 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero LAS CRISIS Obispos y cristianos socialistas El pasado viernes 4 de enero su periódico empleó un titular que no se ajusta en modo alguno al contenido de la Nota de Prensa de Cristianos Socialistas, ni a la información subsiguiente. Dijo así: La corriente cristiana del PSOE pide a los católicos que se enfrenten a los obispos Al margen de que Cristianos Socialistas no es una corriente, es una falta a la verdad que este grupo de trabajo haya pedido tal enfrentamiento de los católicos a los obispos. Primero, la nota dice que animamos a tomar posición a los cristianos católicos que discrepan con sensatez esto es, con ecuanimidad y equilibrio, nada de enfrentamientos. Segundo. Entre estos católicos hay incluidos presbíteros, religiosos, laicos y parte de los obispos -luego no es de católicos contra obispos- que no comparten el espíritu de un acto en el que la visión cristiana sobre la familia en lugar de ser un ofrecimiento a la libertad por la vía del testimonio o de la declaración se usa- -por parte de representantes de la Iglesia- -como elemento de confrontación social y política, y, lo que es peor, de elocuente partidismo Tercero. El llamamiento es a salir del silencio para mostrar la disconformidad y el malestar existente en amplios espacios de Iglesia también institucional con el rumbo al que quieren llevar a la Iglesia un grupo de obispos y movimientos eclesiales. La lógica del enfrentamiento a los obispos no entra dentro de un grupo que es de cristianos socialistas católicos que respeta y aprecia el papel del ministerio episcopal en la Iglesia católica, lo que no exime de la discrepancia y el debate públicos. Los titulares deben reclamar la atención del lector pero nunca a costa de la verdad. Carlos García de Andoin, coordinador federal de Cristianos Socialistas Lo oportuno de la concentración A quienes critican la concentración de familias cristinas del día 30 de diciembre, tanto por su contenido como por la fecha de su celebración, hay que recordarles que ese domingo se celebró la festividad de la Sagrada Familia, el día más idóneo y acorde con el contenido del acto. En cuanto al contenido, ¿por qué se sorprenden de que haya malestar en la Iglesia y en los católicos practicantes? ¿No es este Gobierno el que se jacta de que en esta legislatura se haya aprobado la ley de matrimonio entre homosexuales- -situación que sólo se da en otros dos países- -y de haber modificado la ley para posibilitar el divorcio exprés sin olvidar la aprobación de la ley que permite la investigación con células embrionarias? Tampoco conviene olvidar que, aunque no se dice, está latente lo de legislar sobre la eutanasia, algo que el Gobierno no se ha atrevido a abordar en esta legislatura. También cabe recordar que España se ha convertido en un país de referencia para poder abortar sin control alguno- -de ahí que las clínicas abortistas presten también sus servicios a numerosas mujeres de otros países- -y estos días hemos podido ver a fetos descuartizados que ya estaban totalmente formados y muy próximos a salir del claustro materno. Todo ello mientras el Gobierno miraba para otro lado. ¿No cree este Gobierno y quienes le han aplaudido por sus iniciativas tan progresistas que hay motivos más que sobrados para que la Iglesia y muchos cristianos alcemos la voz pidiendo que cese esta locura? Pero no es sólo algo que no encaje en los principios cristianos, sino que valores que aquí son denostados tienen cobertura legal en muchas de las democracias más importantes del mundo. A quienes sostienen que no se obliga a nadie a hacer lo que no quiere y que debe haber libertad para que cada cual actúe según su conciencia o sus circunstancias, habría que preguntarles si verían con buenos ojos la legalización de los malos tratos a las mujeres, y si aprueban y defienden que aún siga vigente la pena de muerte en algunos países. Gloria Sabaniel Campaña. Majadahonda (Madrid) QUE VIENEN os fuegos artificiales del presidente Zapatero contrastan con la amarga crueldad de otras realidades por él precipitadas. Escalada de tensiones en el País Vasco afirma con laconismo la BBC, conclusión penúltima del proceso que comenzó dialogando con ETA y no concluyó con el derramamiento de sangre. Desde Burdeos, Le Journal du Pays Basque recuerda la otra cara del mismo problema de fondo: Vascos, catalanes y gallegos juegan al ataque contra la selección española Y una dimensión internacional del mismo problema y de esta escalada de tensiones que Les Echos, en París, plantea de este modo, abordando el problema de Kosovo: ¿Qué ocurrirá si Cataluña proclama su independencia mañana? Liberación insiste en la misma llaga abierta: ¿Cómo rechazar mañana a Cataluña, el País Vasco, Escocia, Córcega o Flandes lo que pudiera concederse a Kosovo? Si la cuestión territorial es víctima de tal escalada de tensiones la cuestión económica se percibe caída en un pozo de negras incertidumbres. Financial Times destaca un análisis muy amargo de Leslie Crawford, que comienza considerando ilusoria la euforia del presidente Zapatero. La analista de Financial Times cita a varios banqueros, que prefieren el anonimato, afirmando que el Gobierno está maquillando, si no ocultando, las verdaderas cifras de la incertidumbre inmobiliaria, en una coyuntura que pudiera agravarse con más inflación y problemas crecientes. Un banquero comenta la crisis del crédito inmobiliario: No había visto algo tan dramático desde hace veintiocho años Crawford añade: De repente, los socialistas están menos confiados en ganar las próximas elecciones En Berlín, Die Welt consagra a Fernando Savater y su partido, Unión, Progreso y Democracia, un artículo estimulante, titulado El filósofo y el poder Die Welt valora el intento de modernización política que pudiera encarnar UPD si consigue sus propósitos. En un terreno puramente turístico, Victoria Burnett publica en el International Herald Tribune un agridulce comentario sobre Madrid y el aeropuerto de Barajas. L lia. Voy a tratar de definir cómo es mi familia, por si le sirve de luz al señor Blanco para entender cómo somos las familias cristianas. Tengo 41 años y soy doctora en Medicina y Cirugía. Tengo cuatro hijos de edades comprendidas entre los tres y los ocho años, y trabajo fuera de casa (aunque por supuesto también soy ama de casa) Soy creyente y practicante, voy a misa todos los domingos (y muchos días más) y en mi casa se reza. Pues bien, siempre he trabajado fuera de casa desde que acabé mi carrera de Medicina, nunca me he planteado dejar de trabajar y, es más, creo que el que la mujer trabaje o no fuera de casa es una opción personal que nada tiene que ver con las ideas religiosas, al menos con las cristianas. Nunca jamás he pensado, ni me ha parecido ver en las enseñanzas de la Iglesia- -de las cuales tengo un profundo conocimiento, puesto que trato de conocer lo que la Iglesia dice en su Magisterio- que sea bueno que la mujer se quede en casa. Por favor, un poco más de seriedad y rigor. Una última salvedad, señor Blanco: tengo amigas que no trabajan fuera de casa, porque no quieren o no lo necesitan, y curiosamente ninguna es cristiana. Qué paradoja para usted, ¿verdad? Marta Simón Vázquez Madrid Un año sin resultados palpables Escribo para expresarle mi malestar ante la parsimonia La familia tradicional Formo parte de una familia tradicional cristiana, aunque no me gusta la acepción de famila tradicional puesto que considero que el término familia ya incluye las características que le puede añadir el adjetivo tradicional por tanto, me parece una redundancia utilizar este adjetivo para complementar al sustantivo fami- con la que se aplica una ley que debe mejorar la dignidad de muchas personas que viven discriminadas por su condición física, psíquica y sensorial. La pésima gestión de la Ley de Dependencia ha provocado retrasos masivos, aún no resueltos tras más de un año de su débil vigencia. Se llega a situaciones de caos, descoordinación, informaciones contradictorias y en algunos casos inexistentes. Mientras, los insuficientes recursos económicos son evidentes. El orden establecido de las prioridades a cubrir resulta sorprendente e indignante: ante todo, prima la creación de puestos de trabajo. Mucho después se considera de forma desigual el impagable y necesario bienestar de las familias. Pero lo más irritante es la ínfima mejora, que sólo algunos pocos han experimentado, en la calidad de vida de las personas que malviven vejadas por su situación de dependencia, a quienes realmente afecta e incumbe esta ley. Lo único novedoso que presenta el catálogo de servicios y prestaciones es la Asistencia Personal, figura nada nueva fuera de España, pero que no está regulada en absoluto laboralmente, y sólo se la menciona de pasada. Seguro que el nuevo año trae incontables mejoras a esta ley. Creo que no será difícil. César Giménez Sánchez Málaga