Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍA MIÉRCOLES 9 s 1 s 2008 ABC Alierta califica de invento el posible interés de Telefónica sobre la holandesa KPN ABC MADRID. El presidente de Telefónica, César Alierta, negó ayer de forma rotunda que la compañía esté interesada en la operadora holandesa KPN. En los últimos días habían circulado rumores sobre una posible fusión entre los dos gigantes de las telecomunicaciones. Quién se ha inventado eso? Normalmente no desmentimos rumores, pero en este caso yo os digo que no. Que eso es mentira afirmó Alierta, visiblemente molesto, a un reducido grupo de periodistas, tras la firma de un convenio con el Ministerio de Industria para impulsar la Sociedad la Información en España. Minutos antes, durante la rueda de prensa, Alierta subrayó la importancia de las inversiones de su compañía en el desarrollo de la Sociedad de Información en España (9.500 millones en los próximos cuatro años) y exigió que se flexibilice la legislación que limita la expansión de antenas de telefonía móvil en España, informa Servimedia. El café, ¿en Starbucks o en McDonald s? McDonald s quiere empezar a vender todo tipos de cafés, zumos y batidos en Estados Unidos. La decisión ha movilizado a Starbucks, principal afectado ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Starbucks tiene el café caliente pero los pies fríos: la gigantesca compañía americana, con más de 8.500 establecimientos repartidos por todo el mundo, ha dado muestras de nerviosismo prescindiendo del que era su consejero delegado y máximo ejecutivo, Jim Donald. Le sustituirá Howard actual presidente, que suele constar como fundador de la compañía, aunque en realidad no se incorporó a ella hasta doce años después de su creación. Este relevo es un movimiento defensivo, oficialmente ante la decisión de la cadena McDonald s de ofrecer en sus locales café espresso al estilo italiano, todo tipo de bebidas a él asociadas, té, batidos y zumos de fruta, en suma, lo que vende Starbucks. La amenaza de McDonald s resulta más preocupante si se tiene en cuenta que las acciones de Starbucks bajaron un 42 el año pasado. También disminuye inexorablemente el número de sus clientes. Y el de nuevos cafés de la marca que aparecen en el mundo. Cuando entró en este negocio, allá por 1982, Starbucks era casi un contubernio de amiguetes: dos maestros y un escritor de Seattle se asociaron para vender café en grano. El empuje y el ingenio de Schul- Fernando González Urbaneja PETRÓLEO, TERCER CHOQUE l coste del petróleo se ha instalado en los 100 dólares barril y parece que para quedarse un buen rato. Dicen los que saben que, al menos, hasta la primavera avanzada. Una cifra que conviene matizar para poder comparar, ajustarla con la tasa de inflación y con el tipo de cambio, para apreciar su influencia. Aun con esos ajustes, con dólares deflactados y desvalorizados, el precio del petróleo se sitúa en la cota más alta de la historia. Hubo dos momentos semejantes que concluyeron en dos crisis. El primero en 1973, cuando los grandes exportadores del Golfo utilizaron el petróleo como arma política y económica, multiplicando los precios de forma arbitraria. El segundo en 1980, cuando la revolución iraní provocó un riesgo de desabastecimiento. En ambas ocasiones la elevación desmedida de los precios aceleró sendas crisis económicas y dos períodos de recesión en las economías, especialmente las más dependientes en materia energética. Ahora asistimos al que puede ser el tercer choque, con precios mayores de lo previsto y una demanda inelástica, sin alternativa a corto y medio plazo. Aunque el petróleo hoy no es tan determinante como en las dos crisis anteriores, sigue siendo materia prima decisiva que condiciona el crecimiento. La actual crisis es multicausal, como casi todo ahora, y por eso resulta más complejo arbitrar alternativas efectivas. En Europa, las últimos Consejos de los jefes de gobierno han aprobado declaraciones enfáticas sobre el problema energético y la urgencia de alternativas y estrategias conjuntas. Pero han ido poco más allá de las palabras. Con carácter inmediato lo único que puede hacerse es desvincular los precios energéticos de la escalada de costes de producción, asumir ese mayor coste y abordar procedimientos urgentes de ahorro y de sustitución. Pero a día de hoy no parece que sean esas las preocupaciones de quienes regentan las responsabilidades energéticas, del ministerio de la materia que anda desparecido sin entrar en combate. E Vueling se dispara un 32,8 en Bolsa tras cerrar 2007 mejor de lo previsto A. P. MADRID. Vueling se ganó ayer la confianza del mercado tras comunicar a la CNMV que durante el pasado año transportó a 6,2 millones de pasajeros, cifra que supone un crecimiento interanual del 77,2 y un nivel medio de ocupación del 73 3,61 puntos más que en 2006. Al cierre de la sesión los títulos de la aerolínea catalana lideraron el mercado continuo con una subida del 32,88 hasta los 10,75 euros. Después de un año convulso marcado por la guerra de precios sectorial, los cambios accionariales y la reestructuración del equipo directivo, la compañía presentó unos resultados mejores de los previstos en términos de pasajeros, únicamente ensombrecidos por la tasa de ocupación correspondiente al mes de diciembre, que retrocedió un 6,75 No obstante, los analistas aún esperan conocer los resultados financieros de 2007 para completar un cuadro clínico que apunta trazas de enfermedad. Howard presidente y fundador de Starbucks tz italianizaron el café, lo vendieron ya humeante dentro de la taza, y elevaron la marca a la gloria nacional y mundial. En Estados Unidos revolucionaron los hábitos de consumo: introdujeron masivamente el café a la europea, que se toma sentado en un sofá. Incluso pusieron el sofá, desarrollan- AFP do una estética propia con tanto mimo como Coca- Cola. La masiva proliferación de Starbucks pretendía, y consiguió, crear más que una necesidad: generó una obsesión. Una obsesión que luego imitó todo el mundo, claro. Ya no cuesta tanto encontrar buen café en los Estados Unidos, incluso en un entorno bonito Y así llegamos a la tercera b, que es en la queStarbucks ha patinado: casi cualquiera puede ofrecer café quizás no tan bueno, pero sí decente, mucho más barato. Es lo que siempre ha hecho McDonald s: en un país donde las hamburguesas son un arte, un bocado verdaderamente noble, ellos han acuñado una versión ínfima y bastante insustancial, pero considerablemente más económica. Si hacen lo mismo con los cafés de capricho, Starbucks puede tener muchos problemas. A no ser que se las arregle para volver a conectar con un público quizás ya un poco cansado de ver siempre las mismas lámparas, las mismas sillas y los mismos delantales verdes.