Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 9 s 1 s 2008 ABC El presidente francés, Nicolas Sarkozy, habló ayer de sus proyectos políticos y sentimentales en una anunciada y multitudinaria rueda de prensa Sarkozy intenta frenar su caída en los sondeos con el anuncio de grandes planes El presidente galo pasó revista a un largo rosario de proyectos que quiere inscribir en una nueva política de civilización JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Acosado por los sondeos a la baja y una cierta impaciencia de la opinión pública, Nicolas Sarkozy se lanzó ayer a paso de carga en su campo de batalla preferido, la conferencia de prensa enarbolando los estandartes de su nueva escudería, la política de civilización que utiliza contra los fantasmas y adversarios que duden de su buena fortuna. El presidente pasó revista a un largo rosario de cuestiones de fondo y de forma en torno a todos los temas personales y públicos, incluso un posible cambio de gobierno. Tras el fragor de la orquestación audiovisual, los matices también fueron un vertiginoso fuego de artificio sin riesgos: solo pudieron preguntar unos poquísimos periodistas franceses. Sarkozy centró sus intervenciones en el recentraje de sus muy distintas políticas, para hacerlas visibles, responder a la opinión pública que espera comprender, confirmar la ruptura anunciada Con la excepción de su posible matrimonio con Carla Bruni y una revelación sobre Zapatero, el presidente francés no dio grandes noticias pero sí avanzó muchas matizaciones. En materia institucional confirmó una reforma de la Constitución, que abre muchos otros frentes de trabajo: Se garantizará la igualdad de hombres y mujeres, para asegurar el respeto de la diversidad y hacer posibles verdaderas políticas de integración sin olvidar los desafíos de la bioética Sobre el crecimiento económico, una reforma imprevisible. Sarkozy ha pedido a dos premios Nobel, Joseph Stiglitz y Amartya Sen, que le propongan nuevos instrumentos de medición del crecimiento, no solo aritmético o contable Por el contrario, el presidente evitó cualquier respuesta vagamente concreta sobre incremento inmediato del poder adquisitivo: No puedo decretar que los empresarios suban los sueldos, ni puedo dar la orden de que bajen los productos energéticos A la espera de que den fruto las reformas en marcha, el presidente anuncia nuevos proyectos: Los trabajadores deben beneficiarse del éxito y los beneficios de las empresas donde trabajan Sobre las 35, una defunción anunciada: Espero que 2008 sea el fin de la semana laboral de 35 horas En materia educativa grandes proyectos para matizar más tarde. Debemos ser capaces de construir una universidad donde dé gusto trabajar y estudiar. Universidades que sean centros de expansión, ofreciendo a los estudiantes unas posibilidades y un marco de vida Reforma universitaria acorde con la idea que nos hacemos de nuestra cultura sentenció Sarkozy. A caballo entre la educación y el recreo público, los medios audiovisuales del Estado... Sarkozy anunció una reflexión que permita la supresión de la publicidad en las cadenas públicas de tv De momento no hay nada concreto, pero el presidente anuncia la reflexión y estudio de nuevas tasas sobre los ingresos publi- Crecimiento económico El mandatario francés asegura que va en serio su boda con Bruni J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Nicolas Sarkozy afirma que su relación con Carla Bruni va en serio y augura que su matrimonio solo será conocido por la prensa cuando ya se haya producido Más allá del aspecto rosa pasión de tales relaciones, la orquestación de sus relaciones sentimentales forma parte de una profunda ruptura política. Quienes esperaban acosar a Sarkozy agitando su caída en los sondeos, sus vacaciones pagadas por millonarios amigos y sus fotografías con su previsible futura esposa, tuvieron que sufrir el fuego graneado de un presidente agresivo, irónico y feroz contra la hipocresía y las mentiras de sus antecesores, la gran prensa los cronistas políticos y los medios a quienes dice ofrecer transparencia donde otros cultivaban los más negros hábitos. Carla y yo hemos elegido la transparencia. No tenemos nada que ocultar comenzó diciendo Sarkozy a preguntas de una periodista de un semanario popular, agregando: Puesto que ustedes critican que me exponga, estoy seguro de que su redactor jefe no volverá a enviar a ningún fotógrafo para obtener fotos con las que intenta ganar lectores. Mi conducta es limpia, transparente. Nadie ha podido acusarme jamás de haber mentido a lo largo de toda mi carrera política. No podría decirse lo mismo de algu-