Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9- -1- -2008 Bush tacha de provocador el incidente con Irán, antes de llegar a Jerusalén 35 cato hostelero de las Vegas tentado de respaldar a Obama- -y Carolina del Sur- -con su preponderante voto afro- americano- -no favorecen a la ex primera dama. Lo que estaría dibujando un plan de batalla para la senadora centrado en el súper- súper- martes del 5 de febrero, donde se pronunciarán grandes y costosos Estados como Nueva York y California. Hillary Clinton también se enfrenta ahora a graves problemas de dinero, con especulaciones de que ahora solo tiene entre 15 a 25 millones de dólares de presupuesto disponible pese al record de un centenar de millones reunidos durante el año 2007. De hecho, su campaña se ha embarcado en un nuevo esfuerzo para buscar donaciones pero con el problema de que el dinero político suele querer apostar a ganador. Como prueba de estos temores de estampida, varios senadores del Partido Demócrata que hasta ahora han evitado expresar sus preferencias presidenciales han empezado a ponerse a contacto con la campaña de Barack Obama. Sin que tampoco falten elogios destacados como el emitido por el republicano Colin Powell o encuestas con indicios de un cierto contagio de obamanía a nivel nacional. Ante este panorama, la senadora por Nueva York y su esposo no han dudado en aumentar el tono de sus ataques contra Obama. El ex presidente Bill Clinton ha llegado a calificar la emergencia del carismático senador como el mayor cuento de hadas nunca visto fomentado con el partidista beneplácito de los medios de comunicación hacia el líder afroamericano. Por su parte, Hillary sigue cuestionando las cualificaciones de su rival para ser presidente. Un tono negativo que pronto va a ser amplificado con anuncios de televisión. En este contexto tan reñido también han empezado a trascender reproches internos dentro de la campaña de la senadora por Nueva York, famosa por su disciplina y discreción, contra su principal responsable Mark Penn. Estas críticas cuestionan un exceso de arrogancia y porqué se han subestimado de forma tan costosa las profundas ganas electorales de cambio político. La clave, los independientes Ni republicanos ni demócratas. La mayor parte de los votantes registrados en New Hampshire se declaran formalmente como independientes, lo que les da derecho a respaldar a cualquier candidato, sea cual sea el partido al que represente P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL CONCORD (NEW HAMPSHIRE) Los más influyentes votantes en las primarias de New Hampshire- -que desde 1920 disfrutan de la prerrogativa de ser las primeras en el ciclo presidencial de Estados Unidos- -no son ni republicanos ni demócratas. Bajo un peculiar sistema electoral, los ciudadanos interesados en votar tienen que estar registrados con sus inclinaciones políticas. Pero de los 850.000 votantes registrados en New Hampshire, un 44 por ciento figura como independiente, lo cual les permite votar por cualquiera de los candidatos de los dos grandes partidos. El procedimiento implica acudir a su respectivo precinto electoral el día de las primarias, declararse republicano o demócrata y votar. Con la salvaguardia de poder volver rápidamente a su estatus original de independientes. Y la peculiaridad de que los votantes registrados como republicanos (30 por ciento) y demócratas (26 por ciento) no pueden hacer estos cambio de registro el día de las primarias, sino con meses de antelación. Por lo que quedan limitados a expresar sus preferencias solamente entre el elenco del partido por el que están registrados. Bajo estas reglas del juego, se entiende que las campañas electorales en New Hampshire no estén dominadas por debates extremos sino por el centrismo asociado con este gran bloque de votantes dispuestos a dejarse convencer. Y las encuestas indican que este año, los independientes de New Hampshire están mucho más predispuestos a respaldar a los demócratas que a los republicanos, en parte por la impopularidad de la guerra en Irak. El electorado de New Hampshire también tiene fama de presentar un alto porcentaje de indecisos, lo cual complica las predicciones de resultados. Se estima que más de la mitad de los votantes que ayer participaron en las primarias acotaron su voto durante el plazo de la última semana. Improvisación que no ha malogrado su récord de haber anticipado siempre el futuro presidente, salvo las excepciones del senador Paul Tsongas en 1992 y John McCain en el 2000. Durante el maratón de mítines de los últimos días, ha sido posible escuchar conversaciones entre amigos repasando diferentes opciones, con una llamativa ausencia de ideas preconcebidas. Según ha explicado William Gardner, el secretario de Estado de New Hampshire y organizador de los comicios, todo esto es producto de nuestra única cultura política, siempre estamos en modo de elección, cada vez la gente se implica más, realmente somos un lugar único Con el formato actual de voto popular y secreto fijado en 1952, las primarias de New Hampshire deben su estatus de punto de arrancada, junto a los caucuses de Iowa, a la decisión de convocarlas en la jornada de asambleas municipales (town meeting day) foros de democracia participativa a nivel municipal que tradicionalmente se celebraban durante el segundo martes de marzo. Pero la envidia de otras jurisdicciones ha obligado a adelantar esta fecha para cumplir con la legislación estatal que ahora obliga a New Hampshire a celebrar las primeras primarias en Estados Unidos. Mensajes a Washington Cuento de hadas New Hampshire ha anticipado el futuro presidente de EE. UU. salvo Tsongas en 1992 y McCain en 2000 Como parte de su influyente historial hiper- politizado, los habitantes de New Hampshire son famosos por aprovechar las primarias para enviar mensajes a Washington. En 1968 y 1992 lo hicieron con los presidentes Lyndon Johnson y George H. W. Bush al dar abultados porcentajes a candidatos alternativos como Eugene McCarthy y Pat Buchanan. De hecho, al ver ese tipo de resultado en mitad del fiasco de Vietnam, el presidente Johnson decidió no pensarse la reelección. New Hampshire también es famoso por humillar a candidatos favoritos, con respaldo nacional o muchos recursos económicos. Tal y como ocurrió con Walter Mondale en 1984 y Bush hijo, declarándose a favor de insurgentes como Gary Hart o John McCaine. ABC. es Vídeo Hillary al borde de las lágrimas en abc. es y fotos de las primarias en abc. es internacional El republicano John McCain, en compañía de su mujer Cindy, ayer, en Nashua (New Hampshire) era el favorito en ese Estado REUTERS