Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA MIÉRCOLES 9 s 1 s 2008 ABC España encara 2008 con una reserva de agua inferior a la media de los 10 últimos años El déficit de lluvias en el pasado otoño se ha dejado sentir especialmente en las cuencas del norte, que registran cifras de embalse sensiblemente inferiores a 2007 S. R. MADRID. España afronta 2008 con una reserva de agua embalsada bastante inferior a la media de los últimos diez años en prácticamente todas sus cuencas hidrográficas. A 1 de enero de 2008 el total de agua embalsada era de 22.466 hectómetros cúbicos, lo que supone el 41,49 por ciento de su capacidad total de embalse, que se eleva a 54.148 hectómetros cúbicos. La media de agua embalsada el pasado año a nivel nacional fue de 55,57 por ciento, es decir seis puntos por encima de los parámetros actuales, lo que viene a demostrar que las lluvias del pasado otoño no han sido tan copiosas como se esperaba, para situarnos al menos en torno a la media de los diez últimos años, en los que se ha registrado una media de 27.280 hectómetros cúbicos, o sea, un 50,38 por ciento de la capacidad total de acopio de agua en nuestro país. Un dato significativo es que mientras en los últimos años el déficit, prácticamente endémico, se registraba en la cuencas del sur y de Levante, los datos del año recién iniciado reflejan que las del norte registran unas mermas en sus reservas de agua muy superiores a las habituales. Por ejemplo el consejero de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, Manuel Vázquez, daba la voz de alarma días atrás ante los datos de pluvimetría registrados en la Comunidad el pasado otoño, que calificó como el más seco en la región desde 1958. Ni siquiera las últimas lluvias, que el consejero calificó de muy aparentes pero poco productivas han conseguido elevar sustancialmente la reserva de agua en Galicia, y ya anuncia una campaña de ahorro, que incidirá, sobre todo, en la concienciación ciudadana y en una más que urgente mejora de las infraestructuras y la gestión del agua. Un panorama similar ha saltado estos días a la palestra en Cataluña, al plantear el presidente de la Generalitat la necesidad de llevar agua en barco a Barcelona, ante la perspectiva de que la escasez pueda llegar a afectar al consumo. De hecho, en la cuenca interna de Cataluña la reserva de agua está al 24,73 por ciento de su capacidad, cuando la media del año pasado se situaba en un 48,11 por ciento, sensiblemente superior al 45,20 por ciento de la media de los últimos diez años. La cuenca del Ebro también ha comenzado el año con menos reservas. A 1 de enero el agua embalsada era del 41,62 por ciento, cifra sensiblemente inferior al 54,46 por ciento de media registrado en la última década y casi ocho puntos por debajo de los índices del pasado año, un 59,34 por ciento, que no fue especialmente malo, en general para casi todas las cuencas. Sin duda, las más deficitarias, como siempre, siguen siendo las cuencas del sur y Levante. En la atlántica de Andalucía los embalses se encuentran al 38,67 por ciento de su capacidad, casi diez puntos por debajo de la media del pasado año y a casi 18 de la media de los últimos diez. Datos similares se registran en la vertiente mediterránea de Andalucía. Sus embalses registran un 25,36 por ciento del total de su capacidad, frente al 29,59 de media del pasado año y el 38,12 de media de la última década. En la cuenca del Segura las últimas lluvias se han dejado sentir algo más que en otras zonas, de modo que a 1 de enero se encontraba al 15,15 por ciento de su capacidad total de embalse, es decir, casi cuatro puntos por encima de la media del pasado año y a uno por encima de la media de la última década. Estas cifras, sin embargo, siguen reflejando el déficit endémico que arrastra la cuenca del Segura, que tendrá que seguir dependiendo de una desalación que no termina de paliar ese déficit; del trasvase del Tajo, o de un hipotético trasvase del Ebro, que el Gobierno y los populares de la Comunidad Valenciana vuelven a reivindicar como solución para los graves problemas hídricos que padece su región, la de Murcia y la provincia de Almería. La cuenca del Tajo también sufre la falta de lluvia en otoño. Agua de riego para energías renovables en Andalucía La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) planteará al Ministerio de Medio Ambiente la posibilidad de que la industria de las energías renovables pueda usar las concesiones de agua destinadas al regadío, algo que no permite la actual Ley de Aguas. El presidente de la CHG, Francisco Tapia, señaló que la Junta de Gobierno de este organismo ha dado su visto bueno a plantear ante el Ministerio esta posibilidad que beneficiaría a todos Según Tapia, la actual Ley de Aguas establece que el primer uso del agua es el abastecimiento, seguido del uso agrícola y regadíos y de otro tipo, como el industrial. De este modo, se impide la posibilidad de que determinadas industrias de energías renovables, como las instalaciones termosolares, puedan usar agua, ya que no hay recursos disponibles Sin embargo, una solución sería destinar recursos que ahora recaen en la agricultura en las industrias denominadas verdes, aunque existen dificultades de tipo legal. Así, Tapia ejemplificó que se podría comprar una finca y usar sus concesiones de agua para el funcionamiento de una instalación termosolar. El presidente de la CHG entiende que esta opción es del interés de todos Menos reservas en el Ebro El más seco desde 1958 Embalse de Boadellas, en Gerona ABC AGUA EMBALSADA A 1- 1- 2008 En porcentaje Cuenca Actual 50,26 41,62 46,92 71,43 32,89 24,73 40,78 20,32 15,15 25,36 38,67 41,49 Media 2007 77,53 59,34 77,59 47,62 71,49 48,11 58,88 14,29 11,78 29,59 48,24 55,57 Media 10 años 55,46 54,46 58,98 70,48 58,22 45,20 49,05 21,54 14,53 38,12 56,86 50,38 Duero Ebro Norte País Vasco (interna) Galicia (costa) Cataluña (interna) Tajo Júcar Segura Med. Andaluza Atl. Andaluza TOTAL bicos, tres menos que la semana anterior, y dispone del 10,86 por ciento de su capacidad, mientras que el de Entrepeñas, en Guadalajara, tiene cuatro hectómetros cúbicos menos que la semana anterior, y embalsa 127 hectómetros, el 15,20 por ciento de su capacidad. Se da la circunstancia de que el Consejo de Ministros autorizó el pasado 28 de diciembre un trasvase de agua por el acueducto Tajo- Segura de 48,8 hectómetros cúbicos durante el primer trimestre de 2008, de los cuales once serán para regadío. El problema es que con menos de 240 hectómetros cúbicos de agua embalsada en la cabecera del Tajo la ley no permite el envío de agua a Levante. De modo, que este año tanto el norte como el sur peninsulares están especialmente esperanzados con el agua de mayo, o de primavera, da igual, para no tener que afrontar un verano, incluso con riesgos de abastecimiento. El último trasvase Déficit endémico En la actualidad registra un 40,78 por ciento de agua embalsada, frente al 58,88 con que contaba el pasado año y el 49 por ciento de media de los últimos 10 años. Lo peor es que los embalses de la Cabecera del Tajo- -Entrepeñas y Buendía- -de los que se nutre Murcia, siguen perdiendo reser- vas. Esta semana han registrado un descenso de siete hectómetros cúbicos y se sitúan en 305 hectómetros cúbicos, el 12,32 por ciento de su capacidad total, que es de 2.474. Según los datos facilitados por la Confederación del Tajo, el embalse de Buendía, en Cuenca, almacena 178 hectómetros cú- ABC