Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MIÉRCOLES 9 s 1 s 2008 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Benedicto XVI defiende a la familia Ayuda al pueblo saharaui Las personas que firmamos este documento trabajamos desde hace años en los campamentos de refugiados saharauis. Aunque la mayoría somos profesionales de la salud, nuestro objetivo principal no es el asistencial, sino el de trabajar reforzando el sistema de salud pública. Conseguir una motivación para desarrollar la actividad laboral en un campamento de refugiados, en el que todas las personas que lo habitan desean y esperan regresar a su tierra, es muy difícil. Probablemente la ayuda sanitaria se haya ido incrementando año tras año, pero las personas que trabajamos en los campamentos vamos constatando que el sistema de salud pública va deteriorándose poco a poco... La solución a todo esto no es sanitaria, ni económica, es política. No se puede tener a una población abandonada durante más de treinta años en un terreno cedido por Argelia, en lo más inhóspito e improductivo del desierto, a 1.800 kilómetros de Argel y a doscientos kilómetros de su tierra. La comunidad internacional lava su conciencia con una aportación periódica de ayumanos en favor de quienes los arrancan de cuajo acabando con la vida. Si ahora bajamos la cabeza y comenzamos a musitar en tono contrito excusas vanas por la hospitalización del vecino de Lesaca tal y como lo denomina el comunicado de Aralar, dando a entender que el angelito había salido a comprar el pan en vez de a perpetrar a sangre fría, premeditada y alevosamente un asesinato; si ahora nos compungimos porque se ha llevado una somanta de palos, apaga y vámonos. Otra vez perdería la justicia. Horas después de las detenciones, la Guardia Civil ha incautado 125 kilos de explosivos, no creo que dispuestos a salvaguardar la integridad física de nadie. El asesino hospitalizado podrá contarlo y le veremos reír en su jaula de cristal. No así quienes recibieron un tida humanitaria que les tapa la boca que les mantiene como población dependiente a pesar de los esfuerzos propios por desarrollarse como un estado independiente. La comunidad internacional prorroga esta situación año tras año recomendando a las partes algo imposible: que se pongan de acuerdo. Esto es una llamada de socorro a la comunidad internacional: en el desierto del Sahara argelino hay casi doscientas mil personas condenadas a morir esperando que nuestros gobiernos decidan devolverle la soberanía de su territorio. El conflicto del Sahara Occidental responde a un problema de descolonización, a un proceso de descolonización inconcluso y en el que España tiene, como potencia colonizadora, la mayor responsabilidad y la clave de la solución, haciendo cumplir la promesa que, en su día, hizo a la población saharaui: la celebración de un referéndum de autodeterminación. Jesús Martínez de Dios, Sara Carbonero, Inmaculada Caubet, Nekane Pardo, Cristina Valdor y Mariló Murua LA CIENCIOLOGÍA L mal ejemplo español se percibe amenazante para el euro, las Américas y las relaciones religiosas. En Londres, el Telegraph afirma a toda página que España e Italia son una amenaza para la estabilidad del euro. Ambrose Evans- Pritchard destaca un análisis de coyuntura europea de la BNP Paribas afirmando que la inflación, las cuentas corrientes y el coste de la mano de obra española se están convirtiendo en un problema de mala convergencia con la zona euro. Hans Redeker, jefe de estrategia monetaria de la BNP, afirma: Los políticos españoles e italianos no parecen comprender hasta qué punto son graves y profundos los problemas. Los mercados los obligarán a tomar decisiones más duras y desagradables, como el recorte de los salarios En Buenos Aires, La Nación destaca un análisis de Joaquín Morales Solá que comienza por temer que España haya dejado de ser un modelo envidiable para transformarse en un país imprevisible y crispado, si no algo peor: España vive hoy en un clima crispado, con renuencia al diálogo y la construcción de consensos, enturbiándose lo que en otros momentos fue un ejemplo de civilización política que tanto inspiró a los argentinos A partir de tan amarga constatación, el analista de La Nación resume la coyuntura con esta frase: Mariano Rajoy, al ataque Morales Solá presenta a un líder del PP combativo ante un Zapatero a la defensiva. A juicio del analista argentino, el Rey añora tiempos mejores cuando las luchas partidistas no tenían el encono actual. En París, Le Monde destaca a cuatro columnas un artículo sintomático, en tiempos de poco entendimiento entre Zapatero y la Iglesia. A juicio de Le Monde, el todavía reciente estatuto de religión concedido a la cienciología, en España, ofrece a la secta un estatuto de respetabilidad a una multinacional comercial Detalle que no puede olvidarse en el Vaticano. ZP, EL EURO Y E El Papa Benedicto XVI ha defendido la familia ante el cuerpo diplomático acreditado, y lo hace por tercera vez en pocos días, avalando el encuentro en la Plaza de Colón y las palabras de los obispos. En cambio, el presidente Zapatero ha criticado el acto en Madrid aprovechando de modo improcedente la Pascual Militar. No sabe ni quiere guardar las formas. Porque esta oleada de críticas a la jerarquía eclesiástica desde la jornada de las familias en Madrid se entiende por motivos estratégicos del Gobierno. En primer lugar es una cortina de humo para que los ciudadanos nos olvidemos de los problemas reales: crisis económica, aumento del paro, terrorismo fortalecido por una negociación clandestina, violencia doméstica creciente o la formación en el espíritu socialista mediante la Educación para la Ciudadanía. Y el segundo motivo sería despertar a muchos votantes de izquierda descontentos con la errática política de Rodríguez Zapatero para evitar que se abstengan el 9- M. Ahora bien, decir que las palabras a favor de los derechos de la familia de Rouco, GarcíaGasco y Blázquez son antidemocráticas equivale a secuestrar la democracia por parte de este Gobierno, que no ha dudado utilizar todos los resortes del poder para acallar las voces de la libertad, como viene haciendo con las familias y las víctimas del terrorismo. Laura Briones Ocejo León ro en la nuca, explosionaron al arrancar un coche o, tras varios días de agonía en un agujero, fueron ejecutados de rodillas. Contra todo eso, no hay manos blancas que valgan. Que la ETA perciba que millones de ciudadanos respaldan a nuestras Fuerzas de Seguridad, es un paso crucial en su derrota. Jaime Royo- Villanova Escritor Médicos y verdugos En los próximos días New England Journal of Medicine, revista médica norteamericana considerada como una de las más prestigiosas del mundo, publicará una mesa redonda en vídeo y un editorial titulados Los médicos y la ejecución En primavera, el tribunal Supremo de EE. UU resolverá si la actual pauta de ejecu- Hablando en plata Si tiene que haber bajas, que no sean nuestras ¡Qué gusto da oír hablar en plata! Bono ha salido en defensa de la Guardia Civil para acallar las voces de EA, Aralar, PNV y el resto de almas farisaicas que se llevan las manos a la cabeza y rasgan las vestiduras en defensa de los terroristas. Alega el PNV y con el PNV algún que otro ciudadano con secuelas del bambismo ilustrado que ha regido España esta legislatura, que la legitimidad y la credibilidad de las instituciones de un Estado democrático sólo pueden asentarse a través de un escrupuloso respeto a los derechos humanos y a los derechos y garantías que amparan a todas las personas detenidas ¡Pero qué demonios es esto de velar por la integridad física del asesino profesional! Ya basta de esgrimir Derechos Hu- ción de reos mediante una inyección letal de tres fármacos se ajusta a unos mínimos aceptables para la decencia humana y si es o no constitucional. La duda sobre la inyección letal se genera porque supuestamente no proporciona esa muerte sin sufrimiento que los jueces norteamericanos buscan en un gesto de clemencia y por ello se ha venido requiriendo la participación y el asesoramiento de médicos y otros profesionales de la salud. En este punto se plantea el debate acerca de dicha participación, y la revista no deja lugar a la duda sobre su posicionamiento: los médicos no deberían tomar parte en nada que tenga que ver con las ejecuciones. Como persona tengo la suerte de vivir en España, un país en el que la pena de muerte está abolida desde hace años, pero hay otros muchos en los que no es así, y resulta paradójico que un referente mundial para muchas materias como es EE. UU sólo sea capaz de debatir sobre la conveniencia de una u otra forma de ejecución en lugar de sobre la raíz del problema, que es la propia brutalidad de la pena de muerte en sí misma. Como médico, la situación debería ser aún más clara: los médicos, y todos los profesionales sanitarios, tenemos la obligación de velar por la salud de las personas, y en ningún caso deberíamos implicarnos en cuestiones relacionadas con la ejecución de los reos, pues nos estaríamos convirtiendo en cómplices de los verdugos. Napoleón Pérez Farinós Madrid