Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 s 1 s 2008 MADRID 53 La discoteca de Costa Polvoranca encerró a 20 clientes tras el asesinato La Policía detiene al encargado y a dos porteros del local s Intentaban que los agentes que hacían la inspección ocular no detectasen el incumplimiento del horario C. HIDALGO MADRID. La Policía Nacional ha detenido al encargado y a dos de los porteros del local El Rincón Latino de Alcorcón, del que salió Tarek Bouniafa, marroquí de 27 años, cuando un grupo de dominicanos le hirió de muerte en la mañana del día de Reyes. Los cargos que se les imputan son detención ilegal y encubrimiento, según detallaron fuentes de la investigación. Los detenidos responden a las iniciales de R. A. M. H. de 46 años, dominicano y encargado del local. Está acusado de detención ilegal y encubrimiento. Los dos porteros son F. P. M. de 29 años, y W. H. F. de 21, también dominicanos y acusados de encubrimiento. Estas detenciones no están directamente relacionadas con la autoría del crimen, aunque sí se produjeron a raíz de éste. Concretamente, cuando los agentes que llevan la investigación se personaron en el lugar de los hechos, procedieron a entrar en El Rincón Latino, ubicado en el problemático polígono Urtinsa II (Costa Polvoranca) de Alcorcón, donde se conocieron víctima y presuntos agresores, para realizar la inspección ocular. Sin embargo, cuál sería la sorpresa de los funcionarios cuando no lograron entrar en una de las salas del establecimiento, que estaba cerrada con llave. En su interior descubrieron a un grupo de entre 15 y 20 personas, clientes, que habían sido retenidos supuestamente por la gerencia del local y en contra de su voluntad. Al parecer, permanecieron en la sala más de una hora, para que los policías no se percataran de que la discoteca había incumplido el horario legal de apertura. Se espera que los detenidos pasen hoy a disposición judicial. Probablemente, queden en libertad. En cuanto a la investigación del crimen, parece constatado que la víctima acudió a altas horas de la madrugada a la discoteca con un compatriota y una chica. Ya en la entrada, su carácter agresivo y provocativo le llevó a tener un primer encontronazo con los porteros. Luego, en el interior, se enfrentó a varios clientes y, finalmente, con un grupo de cuatro dominicanos- -el establecimiento es frecuentado por latinos- -que le habrían esperado a la salida del local para darle una paliza. A pocos metros de la discoteca, sobre las 6.50, cuando la víctima la abandonó solo, le tendieron una celada los sospechosos, que le propinaron una brutal paliza. Luego, uno de ellos empuñó un arma blanca y le dio tres cuchilladas a Tarek, en la cara, un brazo y una tercera, mortal, en el corazón. La víctima, que residía en Navalcarnero, estaba en situación ilegal en España y tenía antecedentes por tráfico de drogas, según la Policía. Pero los investigadores creen que el asunto se debió a una pelea en la que la mezcla del alcohol y caracteres difíciles causaron la tragedia. Al cierre de esta edición no se habían producido más detenciones. Una de las pistas fundamentales para la resolución del caso pueden ser las grabaciones de las cámaras de seguridad. Un rumano intenta matar a cuchilladas a su mujer e hijo en Coslada C. H. MADRID. La Policía Local de Coslada detuvo la tarde del domingo a un rumano de 40 años, O. M. G. que acababa de intentar acuchillar mortalmente a su mujer, I. G. de 37 años, y a su hijo de 15, de la misma nacionalidad. La rápida detención del individuo abortó los planes homicidas que había expresado el presunto delincuente. A las 19.15 del día de Reyes, la mujer se presentaba en las dependencias de la Policía Local de Coslada. Explicó que, minutos antes, se encontraba con su hijo en la cocina del cercano piso en que residen junto a su marido y cinco compatriotas. Cuando el cabeza de familia llegó, borracho como cada día, ordenó al hijo que le dejara solo con su esposa. Así, se levantó la camiseta y empuñó un cuchillo negro y plateado, de 25 centímetros de hoja, que escondía en la cintura. Intentó acuchillar a la mujer, de arriba a abajo, pero ésta logró retener con su mano la agresión. A sus gritos de socorro acudió el adolescente, al que intentó acuchillar, sin éxito, el sospechoso. Varios compañeros de piso consiguieron arrebatar el arma al agresor, que amenazó a su mujer: ¡Esta noche te mato primero a ti, luego al niño y luego me mato yo! I. G. salió corriendo del piso con su hijo, y se presentó ante la Policía Local. Les atendieron varios agentes y los trasladaron a un centro de salud, para su evaluación. A la mujer le diagnosticaron ansiedad, taquicardia y cortes en la mano izquierda; el hijo presentaba heridas por arma blanca en la mano. Estando con los agentes, la víctima recibió una llamada de su marido, donde le decía que se encontraba en una plaza. Varias dotaciones de la Policía Local de Coslada peinaron el casco urbano, y en sólo cinco minutos encontraron al sospechoso en la plaza del Sol. Fue detenido y se espera que hoy pase a disposición judicial. I. G. manifestó a los agentes que, ya en Rumanía, su marido le había intentado matar en diversas ocasiones; la primera de ellas, le rompió la nariz. Siempre que intentaba separarse, él le decía que la mataría y luego se suicidaría. La mujer, empleada del hogar- -el marido está en paro- recibirá ayuda jurídica y psicológica del Ayuntamiento de Coslada. La Policía Nacional imputa a la gerencia del local los delitos de detención ilegal y encubrimiento El atracador de Corazón de María se dejó olvidados su revólver y el DNI C. H. MADRID. El atracador que asaltó a un matrimonio cuando salía de su casa de la calle del Corazón de María, 43 (Chamartín) se dejó olvidados su teléfono móvil, el DNI y su revólver, del calibre 38 milímetros. Como es lógico, el delincuente ya está identificado. Se trata de F. M. E. de 50 años y con numerosos antecedentes por hechos similares. Es, por lo tanto, un viejo conocido de la Policía. Al parecer, asaltó a las víctimas en el portal del inmueble, cuando se disponían a salir. Les amenazó con el arma y les obligó a que subieran a su domicilio, en la quinta planta. Sin embargo, se produjo un forcejeo, en el que el marido sufrió un disparo en el hombro, que le rompió la clavícula. Fue trasladado por el Summa al Hospital de la Princesa. El atracador consiguió huir, aunque antes se le cayó la cartera, con el DNI, y también el móvil y el revólver, que luego fueron recogidos por la Policía. 016 Teléfono de ayuda a la mujer maltratada