Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 s 1 s 2008 Elecciones en EE. UU. -Segundo asalto INTERNACIONAL 33 El aspirante a la candidatura demócrata, Barack Obama, en el mitin que protagonizó ayer en Claremont, New Hampshire, ante las primarias de hoy AFP Las encuestas prevén un amplia victoria de Obama en las primarias de New Hampshire El candidato afroamericano saca diez puntos a la ex primera dama, mientras McCain se destaca entre los republicanos PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL NASHUA (NEW HAMPSHIRE) Cuando en política se recurre a distinciones literarias es que algo no va bien. Sirva como ejemplo la senadora Hillary Clinton, que destronada como candidata inevitable para las presidenciales del 2008, se ha visto obligada a repetir en vísperas de las primarias de New Hampshire la aseveración de que uno hace campaña en verso pero gobierna en prosa Con dosis de realismo nada mágico y ataques personales cada vez más intensos, la ex primera dama intenta contener la efervescencia de su rival Barack Obama, a quien el último tropel de encuestas sitúa con más de diez puntos de ventaja sobre la senadora por Nueva York. Durante sus respectivos carruseles de mítines en cadena por todo New Hampshire, los dos principales aspirantes a la nominación presidencial del Partido Demócrata se han encasillado en el debate sobre cambio (Obama) o experiencia (Hillary) Con la senadora por Nueva York animando a los votantes a que elijan como presidente a una persona capaz de hacer, no solo de hablar Y un Barack Obama, que hace poco más de tres años no era más que un legislador estatal en Illinois, argumentando que sus rivales están anclados en la política del pasado. En los actos de campaña de Hillary Clinton, menos concurridos con diferencia que los de Obama, la senadora por Nueva York insiste en que el electorado de New Hampshire debería ser capaz de diferenciar entre retórica y realidad y enviar a la Casa Blanca a alguien preparado para trabajar desde el primer día Solidez que según la ex primera dama es ahora más necesaria que nunca por los atisbos de graves problemas en la mayor economía del mundo. Sin dejar de recordar toda la prosperidad acumulada durante la presidencia de su marido, al que según Hillary ella tanto ayudó a gobernar. Por su parte, Barack Obama ha pasado al ataque repitiendo que la verdadera lotería en estas elecciones es hacer las mismas cosas, con la misma gente, repitiendo las mismas jugadas una y otra vez, con la esperanza de que de alguna forma se pueda obtener un resultado diferente Con los bomberos forzando los límites de aforo en sus desbordadas apariciones en New Hamsphire, el líder afro- americano insiste en que ha llegado el momento de pasar página en referencia no tanto a la dinastía Bush sino a los Clinton. Dentro de esta lucha a por todas, Hillary Clinton está desplegando a su esposo con intensidad pero por separado para cubrir más terreno. El hombre, pese a estar acatarrado, protagoniza tantos mítines como ella estos días en New Hampshire pero sin mucho éxito de público. Algo llamativo dada la reputación estelar y la gracia electoral que retiene el ex presidente de Estados Unidos, limitado ahora a repetir una y otra vez que Hillary es un agente de cambio a escala mundial y que ella tiene muy buenos planes para Estados Unidos. En sintonía con su esposa, y con la dificultad que supone atacar a una figura como la de Barack Obama, Bill Clinton también ha empezado a calificar al senador por Illinois como un político inconsistente, que dice una cosa y vota lo contrario desde su escaño. Tono que refleja el hecho de que, para los Clinton, New Hampshire es un crucial campo de batalla tanto de esperanzas presidenciales como de legado político. Con el agravante de que en 1992, el entonces gobernador de Arkansas fue capaz a estas alturas del ciclo electoral de superar su primer gran escándalo de cintura para abajo, quedar segundo en las primarias de New Hampshire y catapultarse hacia la Casa Blanca. rack Obama es el candidato que te va a dar helado de tres sabores diferentes Ante esta tesitura tan poco favorable, los responsables de la campaña de Hillary Clinton- -que durante el año pasado han operado con un notorio exceso de confianza cercano a la petulancia- -no acaban de creerse la actual situación. Para curarse en salud de un segundo fracaso este martes en New Hampshire, y entre reproches internos por no haber logrado humanizar y presentar mejor a su candidata, la campaña ha empezado a insistir en la importancia de las sucesivas primarias que culminarán en el súper- súper- martes previsto para el 5 de febrero. Con todo, el candidato republicano con más tracción en las encuestas de New Hampshire- -John McCain- -ya ha empezado a declararse como el conservador más cualificado para vencer a Obama en las elecciones generales de noviembre. Según el senador por Arizona, su historial de luchar contra los intereses especiales, la corrupción y a favor de una mejor estrategia en Irak son credenciales efectivas que no tienen otros de sus rivales. Vegetales o helados Los mensajes con la idea de cambio o experiencia centran el pulso en el campo demócrata Como indicio poco reconfortante para los Clinton, un reciente sondeo de opinión de la Universidad de New Hampshire ha detectado que seis de cada diez votantes del Partido Demócrata consideran más importante un candidato presidencial con ímpetu de cambio que un candidato con experiencia. Según ha explicado Andrew Smith, el director de este sondeo, Hillary puede destacar su experiencia pero es la candidata que te obliga a comer vegetales porque son buenos para ti, mientras que Ba- ABC. es Galería de imágenes de las primarias de Estados Unidos en abc. es internacional