Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8- -1- -2008 La ofensiva etarra s La estrategia proetarra ESPAÑA 17 Sin presunción de inocencia Los nacionalistas vascos y navarros reaccionaron ayer al ingreso en el hospital del etarra Igor Portu exigiendo una investigación y dando por consumada la versión de los proetarras sin esperar a las conclusiones del juez que trabaja en el caso POR A. LARDIÉS PAMPLONA. El victimismo es una de las señas de identidad de la izquierda abertzale al que tampoco hacen ascos los partidos nacionalistas. Los mismos que se niegan a condenar los asesinatos de ETA, pero también algunos partidos nacionalistas, hablan de tortura en cuanto un terrorista resulta herido, no importa si como consecuencia de haber opuesto resistencia a su detención; o muerto al estallarle el artefacto que manipulaba. Los proetarras usan estratégicamente las bajas de algunos de los suyos en provecho propio. Así pues, era previsible que el ingreso en el hospital de San Sebastián del etarra Igor Portu, tras ser detenido el día anterior junto a otro legal de ETA, Martín Sarasola, en Mondragón, provocara un rosario de reacciones de políticos nacionalistas que, cuando menos, resultaban contradictorias. Reacciones que no se produjeron con motivo de la detención de los etarras, puesto que no hubo el día anterior ningún comunicado o declaración pública de igual magnitud que se congratulara de la pronta puesta a disposición judicial de dos individuos armados con pistolas para cometer asesinatos. Ayer, los citados políticos pedían que se abriera una investigación al tiempo que daban por hecho el resultado de la misma, ya que juzgaban de antemano a los agentes del orden como torturadores sin darles el beneficio de la duda, sin esperar a que la investigación abierta por un juez concluya y esclarezca lo ocurrido. Así, por ejemplo, la formación nacionalista Aralar, una escisión de Batasuna creada por Patxi Zabaleta, que condena la violencia etarra y que está en el núcleo de la coalición nacionalista Nafarroa Bai, emitió un comunicado en el que mientras exigía una investigación urgente afirmaba, en una acusación feroz, que el ingreso en la UVI durante la pasada noche del vecino de Lesaca muestra una vez más que las Fuerzas de Seguridad del Estado siguen torturando Resulta inadmisible- -añadía la formación- -que estas prácticas se sigan llevando a cabo en las comisarías ante la permisividad de los responsables políticos En una línea similar se manifestó el dirigente de EA- -partido que hace poco jaleó al batasuno Pernando Barrena en su congreso- Maiorga Ramírez, que también emitió un comunicado en el que señalaba que es evidente que no se ha cumplido el debido respeto a los derechos y las garantías a los detenidos, hecho que denunciamos y cuya investigación exigiremos En este sentido, Maiorga Ramírez afirmaba que es una situación que requiere una respuesta política inmediata por lo que solicitó la convocatoria urgente de la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra. Por su parte, el PNV tras pe, dir la comparecencia del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba en el Congreso. exigió al Gobierno que esclarezca cuanto antes las circunstancias que rodearon la detención del terrorista. La legitimidad y credibilidad de las instituciones de un Estado democrático sólo pueden asentarse a través de un escrupuloso respeto a los derechos humanos y, en este caso, a los derechos y garantías que amparan a todas las personas detenidas afirmaba el PNV Finalmente, su socio en el Ejecutivo de Ibarretxe, EB, consideró muy grave el ingreso del etarra en el hospital. Sin presunción de inocencia En cualquier caso, sobre las once de la noche del domingo, ambos etarras fueron trasladados a Lesaca (Navarra) para que asistieran al registro, con mandamiento judicial, de sus respectivos domicilios. Se realizaron tres. Una vez concluida la diligencia, que fue practicada en presencia de una comisión judicial, regresaron a Inchaurrondo. Cuando terminó el registro, sobre las dos de la madrugada del lunes, Portu fue llevado al hospital y allí el forense dictó que se quedara ingresado. Eran las tres. Mientras, Martín Sarasola, al no presentar lesiones, fue conducido a Madrid. El parte médico del Servicio Vasco de Salud señala que el paciente refiere haber sido golpeado con puños y patadas en cara, tórax y extremidades inferiores. Refiere importante dolor torácico bilateral, disnea, con disfonia y dolor cervical y lumbosacro Portu entró caminando por su propio pie, consciente, orientado, bien hidratado y perfundido En la exploración médica se le apreció un hematoma en la zona del ojo izquierdo con hemorragia subconjuntival, hematomas incipientes en región costal bilateral, fractura de la novena costilla con importan- En el juzgado te neumotórax izquierdo, enfisema subcutáneo y derrame pleural izquierdo. El diagnóstico señala que presentaba fractura de arco costal posterior de novena costilla izquierda importante neumediatino y neumotórax izquierdo, pequeño foco de contusión pulmonar y gran enfisema subcutáneo Una vez notificados los hechos al Juzgado de Guardia de San Sebastián, éste abrió una investigación y envió al forense para examinar al detenido y corroborar los extremos del parte médico de urgencias. El ministro del Interior afirmó que, tanto su departamento como la Guardia Civil, colaborará con la Justicia porque somos los más interesados en que se sepa la verdad También pidió prudencia a las fuerzas políticas, ya que algunas, como Aralar, EA e IU, se han lanzado a acusar de vulneración de derechos. Por ello, el ministro aclaró que los dos terroristas están incomunicados por decisión del juez. El ministro Pérez Rubalcaba insistió en que los arrestados no se quejaron en ningún momento y que no hubo nada que pudiera hacer sospechar que tenían daños o lesiones distintas a las que se corresponde con una detención como la descrita, con fuerza y forcejeos Ni Aralar, ni EA ni Izquierda Unida han esperado a saber qué dice la investigación y han tirado de comunicado para acusar a la Guardia Civil de torturas Unas 200 personas convocadas por Askatasuna se concentraron frente al hospital Donostia EFE