Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MARTES 8- -1- -2008 ABC El Papa sale en defensa de la Iglesia española frente a los ataques de Zapatero Condena ante el cuerpo diplomático mundial los ataques preocupantes contra la integridad de la familia JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. En su discurso a los 180 embajadores acreditados ante la Santa Sede, que forman un foro diplomático verdaderamente mundial, Benedicto XVI condenó ayer los ataques preocupantes contra la integridad de la familia, fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer El Papa no mencionó por su nombre a ningún país, pero no era necesario, pues el ataque legislativo más grave contra el matrimonio ha tenido lugar en España, y tanto la prensa italiana como la internacional han informado en los últimos diez días sobre el notorio éxito del encuentro de las familias en Madrid y la polémica desatada por el Gobierno. El Santo Padre reforzó este mensaje en defensa de la familia sólo un día después de que el presidente Zapatero cargara contra los cardenales Rouco Varela y García- Gasco por sus declaraciones en el día de las familias. Zapatero elogió a monseñor Ricardo Blázquez, intentando así meter una cuña en la Iglesia española. Las palabras del Papa de ayer en el Vaticano cobran así una relevancia definitiva y se sitúan en el epicentro de la precampaña. El serio aviso de ayer es el tercero que Benedicto XVI lanza en diez días en foros que no se limitan a España, sino que plantean el caso español en un foro internacional. El pasado 30 de noviembre, el Papa escogió el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro para dirigir su mensaje al encuentro de las familias en Madrid. En esa cita dominical, que se retransmite a todo el mundo, recordó que la familia se funda en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer Junto con esa referencia al fundamento de la familia, el Papa insistió en que los padres tienen el derecho y la obligación fundamental de educar a sus hijos en la fe y en los valores que dignifican la existencia humana En su mensaje de primero de año, Benedicto XVI fue mucho más explícito sobre la gravedad del problema advirtiendo que quien debilita a la fami- Tercer aviso Benedicto XVI se dirige a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditados ante la Santa Sede lia pone en peligro la paz no sólo la paz hogareña y la paz ciudadana, sino también la paz internacional. En su análisis sobre la situación del mundo, el Papa constató que el clima de amor o de odio, de serenidad o de violencia, se aprende en el hogar. Según el Santo Padre, la familia es la principal agencia de paz y la negación o incluso la mera restricción de los derechos de la familia, oscureciendo la verdad sobre la persona humana, amenaza los fundamentos de la paz En ese cuadro de preocupación por el futuro del mundo y por el futuro de sociedades potencialmente conflictivas como es la española no es de extrañar que Benedicto XVI volviese ayer a mencionar el tema en su discurso a los 180 embajadores ante la Santa Sede, que representan a 176 países con relaciones diplomáticas plenas y cuatro entidades particulares: la UE, la OLP, la Orden de Malta y la Federación Rusa. Entre los embajadores se nota con toda claridad la firme decisión de Benedicto XVI de no cejar en la defensa del matrimonio heterosexual como base de la familia y, por lo tanto, de la sociedad hasta que las aguas legislativas vuelvan a su cauce en los poquísimos países en que se han salido. El reciente éxito en la campaña contra la pena de muerte se une a otras batallas ganadas, como la abolición de la esclavitud en el pasado, o a otras actuales en las que se gana terreno, como es la defensa de la vida humana en sus comienzos. El discurso del Papa se produce en un momento en que han arreciado en España las críticas del Gobierno y del PSOE contra la Iglesia tras la Fiesta de la Familia del 30 de diciembre. La estrategia de los so- REUTERS Ante los embajadores Benedicto XVI vuelve a subrayar que la familia se funda en el matrimonio entre un hombre y una mujer cialistas tiene un marcado sesgo electoralista, en busca de los votos más radicales, tratando de resucitar de manera artificial la cuestión religiosa cuando ese es un asunto que parece superado para la mayoría de los españoles. Zapatero, en los corrillos durante la Pascua Militar, dió un paso más en la estrategia que inició José Blanco un día después del éxito de la fiesta de las familias (se permitió recomendar a los obispos que crearan un partido político y que leyeran mejor la Biblia) e intentó además introducir una cuña entre los supuestos sectores de la Iglesia, que tendrían, a su entender, posiciones diferentes acerca de la política del Ejecutivo sobre la familia. Así, mos-