Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 8 s 1 s 2008 ABC AD LIBITUM LATIFUNDISMO L poder, en cualquiera de sus formas, siempre parece dispuesto a confundir peso con volumen y aspira al latifundismo. Trata de ampliar su territorio, más que su influencia y eficacia, tal y como una mancha de aceite lo hace sobre el papel, y así, cuando los controles no son enérgicos, cuando la austeridad no es virtud exigida a los gestores de la cosa pública, sus ámbitos se desmadran y los ciudadanos dejamos de ser objetivo preferente de la Nación en beneficio de quienes dicen ser nuestros representantes; pero que, en razón de un insostenible sistema electoral, representan a una sigla y a quien manM. MARTÍN da en ella. FERRAND Después de treinta años de vida constitucional seguimos sin tener muy clara la función del Senado. Es, dicen, una Cámara territorial, pero eso no se advierte en sus hechos. Más bien parece que los cocineros de la Transición quisieron que no nos faltase de nada y metieron en el saco, un poco de allá y otro tanto de acullá, todas las formas democráticas y las instituciones que se llevan por el mundo. Así, tenemos un innecesario Tribunal Constitucional que, de haber instalado su función en una sala especial del Supremo, nos hubiera ahorrado conflictos. Tenemos un Defensor del Pueblo, con sus correspondientes clones autonómicos, y Tribunales Superiores allí donde brilla un Estatuto, aunque sea para menos de medio millón de personas. Complejidad y gasto a manos llenas. Instituciones huecas sin el mínimo aval de la tradición o la demanda social. Los senadores, para no ser menos que los diputados, quieren vivir en la ampliación perpetua y, lejos de buscarse una tarea benéfica para los demás, andan a la caza de despachos e instalaciones. Así, ya en el final de una legislatura en la que han vuelto a brillar por su escasez, el Patrimonio Nacional se ha gastado un pellizco de nuestros impuestos en comprarle a las Reparadoras su viejo convento de la calle Torija para que sus señorías solacen su espíritu y, ya que no ganan prestigio ante los ciudadanos, crezcan en metros cuadrados disponibles para sus posaderas. Siempre hay que sospechar un poco, aunque sean fruto de nuestra voluntad electoral, de quienes buscan su realización personal y cívica mandando sobre los demás. De ahí que los mecanismos de control de la función pública que salvaguardan una democracia deban ser férreos, pero aquí vale todo. La unanimidad con la que, tanto en el Congreso como en el Senado, nuestros representantes bajan la guardia para acordar ampliaciones y bicocas resulta ya irritante. Un paseo por las calles más céntricas de Madrid conduce al pasmo de la ocupación de los más nobles edificios capitalinos por oficinas y dependencias municipales, autonómicas y estatales. Demos por bueno que hemos de albergar a dos millones y medios de funcionarios y servidores públicos; pero, ¿no podrían sentarse más juntitos? PODER Y PERSPECTIVA ACERTAR CON EL DIAGNÓSTICO do la presión fiscal casi tres puntos. Con la desaceleración OLVEMOSdevacaciones con lacerteza de queestadelcrecimientohasta el entorno del 2,5 por ciento quepredimos en otro ciclo económico, de que la etapa bajista ce el consenso de los economistas, entran en juego los estaserá larga y dura y de que nos pilla con el pie cambilizadores automáticos. Crece el gasto en desempleo con biado por haber confiado excesivamente en las bondades el número de perceptores, aumentan las pensiones no conpermanentes del modelo español. Es hora de preguntarse tributivas y los complementos de mínimos, cae la recaudaqué puede y debe hacer la política económica. Es un buen ción de la Seguridad Social, diminuyen los ingresos impomomento porque los partidos están terminando de redacsitivos directos e indirectos. Si añadimos los gastos discretar sus propuestas electorales y quizás sean sensibles a la cionales pero recurrentes queelEjecutivo ha introopinión publicada. Como sabe todo analista, un ducido en los presupuestos para satisfacer a su pobuen diagnósticoes condición necesaria para acertencial clientela, es inevitable en mi opinión que tar en el tratamiento. Por eso llama tanto la atenlas cuentas públicas se salden con déficit en 2008. ción que el presidente se empeñe en quedarse solo No hay nada especialmente grave en ello, porque en el enfermizo optimismo exhibido en la Pascua es cierto que la deuda pública ha venido cayendo Militar. Sin pretender conocer las profundidades progresivamente desde antes de nuestra entrada deunamente tan compleja, semeocurren tres razoen la Unión Monetaria hasta situarse a niveles del nes para ello, y ninguna es tranquilizadora. Empe 37 del PIB (el 15 por ciento es ya de las Autonomías) zando por las menos plausibles, aunque no descarFERNANDO y hay portantociertomargen paraendeudarseaditables, la primera es que Rodríguez Zapatero realFERNÁNDEZ cionalmente. mente no sepa nada de economía y crea que todo esPero hay tres problemas con este argumento. El coste to del aterrizaje brusco es una conjura de la derecha mediádel endeudamiento público será creciente y en momentos tica. Lasegunda es que sus asesores dela Oficina Económide escasez y restricción de fondos prestables encarece y exca de Presidencia le tengan mal aconsejado y le hayan conpulsa actividad privada, aunquepuedaservirpara estabilivencido de que estamos ante un simple episodio pasajero zar el sistema financiero. El déficitpúblicoes depor síinflade turbulencia financiera. No es la tesis del vicepresidente cionista y agrava la pérdida de competitividad de nuestra Solbes pero ya se sabe que éste es un cenizo con más utilieconomía, sobre todo este déficit que va dirigido a consudad electoral que predicamento. La tercera es que crea ZP mo y no a mejorar la capacidad de producción. Por último, que reconocer la realidad le cuesta votos y no andan las eny lo que me parece más importante, este deslizamiento pacuestas para alegrías. Es la menos mala de las alternatisivo no deja espacio para hacer políticas activas que permivas, pero tiene el problema de que entonces también hay tan superar la crisis. No queda dinero para engrasar la maquecamuflar los hechos en el programa electoral y diseñar quinaria de las reformas de oferta que habrán de ser necey prometer medidas alegres, populistas, inconsistentes sariamente acometidas. Se puede complicar mucho el pacon lasituación previsible dela economía. Políticas deespenorama socialo enquistar la crisis por falta decoraje polítijo retrovisor que alargarán e intensificarán el ciclo bajista. co o mayoría suficiente para no perder otra legislatura. La Se habla mucho del superávit fiscal con el que ha acabaFrancia de Sarkozy es una buena referencia para lo que do la legislatura. Aunque no tanto de que se ha debido a la nos espera, y no estoy hablando obviamente de los espectáextraordinaria fortaleza de la recaudación fiscal alentada culos mediático sentimentales del presidente, Es sin duda por un consumo privado en máximos, unas importaciones un mejor ejemplo que el estancamiento italiano al que Rodescontroladas y unas ingentes plusvalías inmobiliarias, mano Prodi, y el encallado sistema político electoral, no y no por un control riguroso del gasto público que no ha dehan sido capaces de dar respuesta. jado de crecer por encima del PIB nominal. Por eso ha subi- E V