Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 s 1 s 2008 Primera división s Decimoctava jornada DEPORTES 89 Así jugó el Deportivo Munúa: mal. Barragán: mal. Piscu: mal. Coloccini: bien. Luis Filipe: regular. Lafita: regular. Sergio: mal. De Guzmán: mal. Guardado: mal. Rubén: mal. Bodipo: regular. Adrián: mal. Verdú: mal. Riki: regular. El técnico: Miguel Ángel Lotina: Mal. No aparenta tener soluciones y el equipo es una pura tristeza. Lo mejor: La labor de Coloccini. Lo peor: Ni conjunción ni ideas. Así jugó el Atlético Abbiatti: regular. Perea: bien. Pablo: notable. Eller: bien. A. López: bien. Maxi: regular. Raúl García: regular. Jurado: regular. Simao: bien. Agüero: bien. Forlán: bien. Cleber Santana: regular. Luis García: regular. Reyes: regular. El técnico. Aguirre: Regular. Un actitud la del equipo demasiado contemplativa, pero con pegada. Lo mejor: Ataque letal. Bien Pablo. Agüero marca el segundo gol del Atlético después de una gran jugada EFE Lo peor: Poco mandón en el juego. El Atlético derriba al aire El letal ataque de los rojiblancos destrozó a un triste y lacónico Deportivo en un partido sin gran juego, en el que los de Aguirre hicieron valer sus individualidades Deportivo Atlético 0 3 tentación más, que era la de alabar el buen juego del Atlético, sólido, rocoso, etcétera. Pues tampoco. No hizo mucho el equipo de Aguirre, sólo dejarse ir, contemporizar y, eso sí, pegar en el momento oportuno como si tuviera mazos en los pies, o en las manos, según se mire. De hecho, la mayor parte del primer tiempo transcurrió en naderías, en entregas al contrario, poco juego, pocas entradas, poco de todo y mucho de nada. El Atlético, mirando al rival fijamente, a ver de qué era capaz. Y el Depor... El Deportivo es un triste, un equipo que genera dudas en todas las líneas, sin pegada, sin enlace y sin defensa. Sólo Coloccini mantuvo el tipo, cruzándose, plegándose con rapidez y acudiendo a apagar fuegos, porque aquello era un puro incendio forestal. Casi sin querer, el Atlético se encontró cerca de Munúa, sin apenas intentarlo, sólo con el juego de sus individualidades que, evidentemente, es muy superior al del Deportivo. En una de esas, Antonio López dobló a Simao y el Deportivo comenzó a romperse por la mitad. El centro del lateral pasó por la zaga local como si de un balón invisible se tratara. Agüero, chico listo, chico pillo, la dejó pasar y por atrás llegó Forlán con ese instinto asesino que tiene. Un toque, no más. Un toque, un gol. Un toque, adentro y punto. Fin de la historia. Porque el Deportivo, es cierto, hizo un intento, leve, pero voluntarioso. Y apoyado por algunas pifias defensivas del Atlético (irregular Abbiati) por el escaso afán defensivo de sus extremos y porque Jurado crea lo que no crea Maniche, pero Maniche defendía lo que no defiende Jurado. Así que en el comienzo de la segunda mitad los madrileños andaban reculando, buscando Deportivo (4- 4- 2) Munúa; Barragán, Piscu, Coloccini, Luis Filipe; Lafita (Riki, m. 73) Sergio (Verdú, m. 61) De Guzmán, Guardado; Rubén (Adrián, m. 61) y Bodipo. Atlético (4- 4- 2) Abbiati; Perea, Pablo, Eller, Antonio López; Maxi, Raúl García, Jurado (Luis García, m. 73) Simao (Reyes, m. 75) Agüero (Cleber Santana, m. 67) y Forlán. Árbitro: Teixeira Vitienes, del Comité cántabro. Tarjeta amarilla a Barragán, Pablo, Lafita Goles: 0- 1, m. 39: Forlán. 0- 2, m. 52: Agüero. 0- 3, m. 64: Jurado. Lotina: Debe de hacer años que el Atlético no gana un partido tan cómodamente ABC LA CORUÑA. Lo que fue el partido lo definió Lotina, técnico del Deportivo, con rotundidad: Imagino que hace mucho tiempo que el Atlético no ganaba un partido de forma tan cómoda. Para mí, la clave ha sido la intensidad con la que han jugado ellos y con la que no hemos jugado nosotros Respecto a la reacción de Riazor, fue sincero: Es lógico que el público saque el pañuelo. Bastante ha aguantado. Yo lo hubiese sacado antes. Pero ahora tenemos que estar unidos. La distancia no es preocupante, aunque sí es importante si jugamos como hoy, pero estoy convencido de que lo vamos a sacar adelante Por su parte, Javier Aguirre destacó la seriedad con la que afrontaron sus futbolistas el encuentro: El único momento en el que el partido pudo ir por otros derroteros fue cuando el Deportivo tuvo la oportunidad de conseguir el 1- 1, porque de ahí vino el 0- 2. El equipo estuvo muy serio, aprovechó las ocasiones y nos vamos contentos porque no podemos descolgarnos de los equipos de arriba indicó. juntar camisetas y ansiando colores similares para cerrar huecos. En esas estaban, un poco achuchados, cuando Agüero inventó. Un saque largo de Abbiati fue todo lo que necesitó, controló, aceleró, frenó, volvió a acelerar y todo el Deportivo se quedó atrás, atontolinado. El disparo cruzado dejó a los gallegos listos para el abismo, con todas sus carencias al desnudo. Y son muchas. Con el encuentro cuesta arriba, el Deportivo tuvo una apariencia francamente mala, muy, muy mala. Vamos, de equipo de Segunda hablando claro. No tuvo nada a que aferrarse, ningún jugador sobresaliente que emergiera para agarrarse a él cual clavo ardiendo. Le llegó el tercer gol y fue de traca. Un córner que rechazó la zaga de aquella manera y casi en la frontal llegó Jurado para meter un cabezazo, lejano y bombeado, que Munúa se tragó cuan largo es. Luego, todo fue un sin sentido. El Atlético se dedicó a tocar y a adornarse, como si su juego, corto y algo ramplón, le diese licencia para farolear. Y el Deportivo, triste y lacónico, miraba a la banda, donde su entrenador, triste y lacónico, devolvía la mirada sin soluciones, sin remedio. Una mirada al vacío. Haría mal el Atlético en refugiarse en la euforia. Con la pegada le llegó para la victoria, fácil y sencilla, pero golpeó a la nada, un papirotazo que derribó al aire. Melancolía y tristeza JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Con un resultado así se suele caer en la tentación de pensar que uno jugó muy bien y el otro muy mal. Pero, esta vez, de esas dos afirmaciones sólo una resultó ser cierta, y es que el Deportivo fue un desastre, de arriba abajo, de un lado al otro. También se podría caer en otra