Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 s 1 s 2008 INTERNACIONAL 37 Huckabee se recrea en la idea de que lo mejor de los Estados Unidos no es su gobierno, sino sus gentes sus palabras el lema de New Hampshire, que aparece en las matrículas de todos los coches y que con orgullo revolucionario proclama: Vivir libre o morir bajo la arrobada y asentidora mirada de Chuck. Aunque Huckabee domina el podio con un discurso original- -a veces con tono de sermón, a veces con mucha retranca de pueblo pero casi siempre efectivo- -da paso a su Chuck Norris al que presenta como un gran americano Entonces, en la más pura tradición politiquera de Hollywood, el actor termina por hablar casi tanto como el candidato y recibir más ovaciones. No importa que carezca de un buen guión o de una capacidad retórica sureña como la del ex gobernador. En su intervención, Chuck presenta a su atractiva esposa, pero habla sobre todo de su tema favorito: él mismo. De su fundación para enseñar artes marciales a niños difíciles y sin recursos, de su rancho en Dallas, de sus películas y de sus giras para dar moral a las tropas en Irak. Y casi como si fuera una secuencia de una de sus películas, también narra cómo uno de sus hermanos murió en la guerra de Vietnam. La emboscada del Viet Cong no deja de conmover a la audiencia congregada en Londonderry. Al final, Mike y Chuck se aplican el precepto de que el espectáculo debe continuar a toda costa. Y mientras Norris firma autógrafos sin parar, el candidato se despide tocando el bajo con una banda de jóvenes estudiantes. La función matinal ha tenido un tremendo éxito. Dominio de la escena Mike Huckabee bromea en Des Moines con Chuck Norris, actor de películas de acción, y la esposa de éste, Gena O Kelley AFP Campaña con Chuck Norris El candidato republicano Mike Huckabee utiliza a Chuck Norris, famoso actor de malas pero populares películas de acción, campeón de kickboxing y practicante de artes marciales, como talismán patriótico en sus mítines de New Hampshire PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL LONDONDERRY (EE. UU. Antes de las diez de la mañana, la más bien orientativa hora de la convocatoria, ya no cabe más gente dentro del desangelado salón de actos de un colegio público en Londonderry, una pequeña localidad en el sur de New Hampshire y en pleno campo de batalla por las nominaciones presidenciales de Estados Unidos. El récord histórico de nieve desde el siglo pasado no impide que la audiencia se congregue con interés para presenciar uno de los shows electorales más genuinos de cara a las primarias del martes: Mike Huckabee combinado con Chuck Norris. Y es que el ex gobernador de Arkansas como nuevo paladín de la derecha religiosa- -victorioso en los caucuses de Iowa pero un candidato de tercera en la realidad política más laica de New Hampshire- -utiliza al famoso actor de malas pero populares películas de acción como gancho para su candidatura. Después de haber protagonizado juntos un célebre vídeo de internet sobre la necesidad de proteger la porosa frontera sur de Estados Unidos, la gira del reverendo baptista metido a político y del patriótico actor no defrauda. Cuando finalmente los dos salen al escenario, se puede escuchar la consigna coreada de Chuck, Chuck, Chuck... como si el barbudo protagonista de Walker, Texas ranger fuera el aspirante a la Casa Blanca. Hasta el propio Huckabee bromea con que la gente tiene más interés por ver el actor especializado en papeles heroicos que por su candidatura. Sin dejar de confirmar el diagnóstico que le hizo Bill Clinton: Huckabee es el único de los candidatos republicanos que es capaz de contar chistes divertidos y hacer un buen discurso al mismo tiempo. Vestido con un jersey rojo bombero, bastante chillón para el look más temperado de Nueva Inglaterra pero a tono con su peculiar tono de populismo conservador, Mike Huckabee se recrea en la idea de que lo mejor de Estados Unidos no es su gobierno, sino sus gentes, empezando por los voluntarios dedicados a causas filantrópicas y los militares que sirven en lugares como Irak. Según el candidato republicano, una de las cosas que hacen este país grande es que siempre ha sido reconocido no por lo que recibimos, sino por lo que damos Sin olvidarse de incluir entre Buena oratoria Republicanos y demócratas ajustan sus mensajes y sus cuentas en las primarias de New Hampshire P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL MANCHESTER (EE. UU. Sin tiempo que perder para las primarias de mañana en el hiperpolitizado Estado de New Hampshire, republicanos y demócratas se han embarcado en un maratón de campaña con tácticas mucho más agresivas y un tono mucho más intenso. Presión que refleja la posibilidad de resultados diferentes a los obtenidos en los caucuses de Iowa. La cadena ABC ha brindado su programación nocturna para dilucidar todas estas rivalidades en dos debates consecutivos de noventa minutos cada uno. Un formato con menos voces pero más sustancia, ya que el tiempo para la elegancia se ha terminado con candidaturas que literalmente dependen de lo que ocurra este martes en New Hampshire. El cara a cara de los republicanos fue dominado, no siempre a su favor, por Mitt Romney. El ex gobernador del vecino Massachussets está gastando más que nadie, incluso dinero de su multimillonario patrimonio personal, para imponerse en New Hampshire. En uno de los múltiples roces del debate republicano, McCain llegó a calificar a Romney como un mentiroso con más dinero que honestidad. De acuerdo con las últimas encuestas, la ventaja de dos dígitos que la candidata demócrata Hillary Clinton tenía en New Hampshire se ha difuminado para dar paso a una situación de empate con Barack Obama. En el tenso foro televisivo de los demócratas, el ex senador John Edwards llegó a unir fuerzas con Obama en una comentada alianza de conveniencia al calificar a los dos como agentes de cambio frente a la fuerza del status quo que representa la ex primera dama.