Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA La inmigración irregular LUNES 7 s 1 s 2008 ABC Los cabezas de serpiente se refinan Quince redes de tráfico de seres humanos desmanteladas el año pasado, 60 cabecillas detenidos, casi 150 esclavos liberados. La mafias chinas ensayan métodos alternativos para no quemar rutas y eludir a la Policía POR CRUZ MORCILLO MADRID. Eran 113.922 con papeles en la mano a 30 de septiembre, asentados sobre todo en Madrid, Barcelona y Valencia. Sin papeles, o con los que les fabrican los mejores expertos del mundo, nadie se atreve a calcular cuántos son, entre otras razones porque los chinos que viven en España con frecuencia no se empadronan. Las redes de tráfico de personas descabezadas el año pasado por la Comisaría General de Extranjería y Documentación reproducen los esquemas habituales de estas organizaciones que se van reciclando; eso sí, cada año sube la cuota para las víctimas, que ya ronda los 30.000 euros, según fuentes policiales. Es el precio del billete- -dependiendo de la ruta aérea, terrestre o marítima, y el medio de transporte- -y la deuda que se contrae con los traficantes cabezas de serpiente en el argot) La mayoría de los chinos que llegan a nuestro país proceden de las regiones de Zhejiang y Fujian. La Tríada 14 K es la que introduce a casi todos los irregulares orientales a través de sus enlaces, que suelen tener relaciones personales con las víctimas. No hay falsas promesas de mejor vida. Los candidatos saben que vienen a dejarse el pellejo durante años en pos de su sueño: acabar en Estados Unidos o el Reino Unido después de una década de trabajo y de paso por España. La vía de entrada a través de Barajas sigue vigente. Los irregulares acuden provistos de pasaporte de Hong Kong, Macao o Japón, unos con la hoja biográfica alterada y otros con identidades usurpadas de documentos robados por delincuentes españoles. No es fácil detectarlos porque los falsificadores chinos no tienen competencia posible. Con ese tipo de pasaportes es imposible saber a cuántos chinos de verdad se rechaza. Una vez en nuestro país, al albur de las mafias, viven en Un policía muestra los discos piratas y las tostadoras intervenidos a una organización china en Madrid JAVIER PRIETO De China a Barajas y de ahí al casino de Torrelodones La afición desmedida de los chinos por el juego no es uno más de los mitos infundados que los persiguen, como el de los no enterramientos o la comida servida en sus negocios. Les gustan las tragaperras y se vuelven locos por las mesas de los casinos donde las apuestas se disparan. En 2007 la Policía lo ha vuelto a comprobar. En Cataluña se desmanteló en diciembre una peluquería cuyo piso superior funcionaba como un auténtico casino. No es la primera vez que un negocio de ese tipo esconde en la trastienda apuestas millonarias. Utilizan los almacenes de los restaurantes, los locutorios, las tiendas El sueño de Estados Unidos Todo a cien o los prostíbulos que antes eran para consumo propio y ahora se han puesto de moda. Pero no sólo eso, sino que los agentes tuvieron la oportunidad de grabar el hobby en vivo. La Comisaría General de Extranjería había montado un servicio en Barajas donde una mafia china trató de sobornar a un policía. Creyó haberlo logrado con el pago -no era tal- -de 3.000 euros por cada oriental que dejara colarse. Un miembro de la organización recogía a los recién llegados en el aeropuerto y los trasladaba a un piso de Alcobendas para luego buscar una vía de salida hacia el Reino Unido. Pero no fallaba: la primera parada de cada chino desde Barajas siempre era el casino de Torrelodones, el gran centro del juego en la Comunidad de Madrid. vivir en un sótano inmundo en el que se ha instalado el taller clandestino de turno para falsificar a destajo. Las ocupaciones principales de los irregulares son la venta de discos y películas piratas- -cada vez más combinados con flores y souvenirs imposibles- la construcción, los restaurantes y, por supuesto, las falsificaciones al por mayor. Son los que se encargan de montar una tienda, un local o un almacén en dos o tres días. Trabajan para ellos y no crean problemas. Si no fuera porque han tomado literalmente algunos barrios de Madrid o Barcelona, nadie repararía en su presencia. 114.000 chinos viven legalmente en España; se empadronan poco, por lo que se ignora cuántos ilegales hay Ofertas de trabajo falsas o reagrupaciones familiares sin ser tal conviven con las mejores falsificaciones régimen de semiesclavitud durante años. Las condiciones son durísimas. Les piden en torno al 40 por ciento del dinero por adelantado y luego se pueden pasar ocho años trabajando para la organización, que les da unos 30 euros a la semana para gastos, una casa- patera y un ki- lo de arroz al día. La explotación laboral es el pan nuestro pero ellos jamás denuncian a las mafias explica José Nieto, jefe de sección de la Brigada Central de Redes de Inmigración. Hasta 30 personas ha encontrado la Policía compartiendo un piso de 80 metros cuadrados; eso cuando no les toca La Brigada de Redes de Inmigración desmanteló hasta octubre del año pasado 15 organizaciones de este tipo- -detuvo a 60 responsables, entre ellos varios cabezas de serpiente -y llevó a cabo otros 108 servicios relacionados con documentos falsos, restaurantes o talleres clandestinos en los que se arrestó a 232 individuos. Los agentes liberaron además a 147 víctimas. Algunas trabajan hasta 18 horas al día: del taller al restaurante y de ahí otra vez al taller. Se han encontrado con chinos que llevan cinco años en España y no hablan una palabra de castellano; otros que dormían de pie. No hay escrúpulos para las mafias ni freno. Cuando las rutas se van quemando- -el idioma en el aeropuerto funciona como filtro eficaz- se refinan, recurren a las leyes y las adaptan. La falsa reagrupación familiar es una de las técnicas que les está dando resultados o el recurso a los visados de trabajo falsos por parte de empresarios que pertenecen a organizaciones delictivas. A veces llegan a regularizar a las víctimas sin que éstas se enteren para evitar denuncias en una inspección. ABC. es Grafico- flash sobre la inmigración en España en abc. es