Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 s 1 s 2008 Fútbol DEPORTES 87 El Barcelona maquilla con el resultado otra noche de sopor Márquez y Eto o resolvieron en la segunda mitad un partido infumable Mallorca Barcelona 0 2 ro. Lo de la primera mitad fue un drama, para olvidar, horrible. Tres cuartos de hora de letargo y de castigo en los que no pasó nada de nada. Veintidós tipos completamente quietos y sin la más mínima intención de entrar en calor en una noche supuestamente de ilusión. Si alguien hizo más fue el Mallorca, aunque se contagió de la desidia azulgrana y pactó con su oponente dejarse llevar hasta el descanso. No cambia absolutamente nada en este Barça y la cosa ya empieza a mosquear. Ayer, en la enésima noche sin Ronaldinho, Frank Rijkaard quiso demostrar que está para asumir responsabilidades y tomar decisiones comprometidas. Sentó a Deco para dar entrada a Gudjohnsen, lo que todo el mundo esperaba contra el Madrid en aquella velada de infausto recuerdo para los catalanes. Por entonces no se atrevió, pero en el Ono Estadi prefirió al islandés en la medular y sorprendió también al colocar a Giovani dos Santos por la izquierda. Curiosa decisión ya que las apuestas señalaban a Henry o a Bojan como socio de ataque de Eto o e Iniesta, y más teniendo en cuenta que Krkic es el único que ilusiona en este equipo caduco. Cómo debería ver las cosas Rijkaard que tiró de él desde el primer minuto de la reanudación. Mallorca (4- 2- 3- 1) Lux; Varela, David Navarro, Nunes, F. Navarro; Basinas (Trejo, m. 71) Pereira; Jonás, Ibagaza (Borja, m. 78) Arango; y Güiza (Víctor, m. 48) Barcelona (4- 3- 3) Valdés, Puyol, Márquez, Milito, Abidal; Xavi, Touré Yayá (Edmilson, m. 70) Gudjohnsen (Bojan, m. 46) Giovani (Henry, m. 63) Eto o e Iniesta. Árbitro: Ramírez Domínguez. Amarilla a Trejo, Giovani, Touré, Puyol. Goles: 0- 1, m. 63: Márquez. 0- 2, m. 90: Eto o. Rijkaard sí se atreve en Palma Samuel Eto o anotó el segundo gol del conjunto azulgrana en Mallorca Hasta entonces, el Barcelona se perdió entre la nada. Empezó el encuentro con una empanada impropia y lo peor es que da la sensación de que no tiene ganas de jugar. Estático, apenas creó peligro y sólo una jugada aislada con remate desviado de Xavi merece mención. Cierto que tampoco sufrió en exceso, pero el Mallorca le dio un buen susto a las primeras de cambio con Güiza llevando de cabeza a la zaga. Y poco más, sobredosis de toque horizontal y a esperar el intermedio, seguramente el momento más divertido para los aficionados que se rascaron el bolsillo y vieron in situ el partidito que regalaron bermellones y azulgrana. Arrancó el segundo acto con Jonás hurgando en las mi- REUTERS ENRIQUE YUNTA Ha calado hondo el mensaje de Samuel Eto o. Parece que tiene más peso el camerunés que Rijkaard y el Barcelona ofreció en Palma la versión más resultadista jamás conocida. Ganar, ganar y ganar, esa era la consigna, y con tres puntos oxigenantes abandonó la isla el conjunto azulgrana. Mejor recordar sólo eso, pues la imagen que dio merece capítulo aparte. Nueva entrega de mezquindad que alimenta el debate sobre la perdida de identidad de este endiosado grupo que ha enterrado definitivamente el jogo bonito y que recurre al estilo capelliano tan criticado por los que ahora suspiran por él. Cuesta arrancar con la crónica de un partido tan soporífe- Gritos racistas contra Touré Al término del partido, el árbitro Rafael Ramírez Domínguez reflejó en el acta que se escucharon, en un sector de las gradas, gritos racistas contra el azulgrana Touré Yayá cuando éste era sustituido por Emildson en el minuto 70. El colegiado explica que desde un sector del público se gritaba: negro, negro, negro. hasta que abandonó el terreno de juego Este comportamiento podría acarrearle al club alguna sanción por parte de Antiviolencia. serias del Barcelona, asustando con un par de embestidas por el flanco diestro que murieron por la falta de mordiente del Mallorca. Y seguía el Barça hipnotizado, completamente ido, pero, el fútbol así, tomó ventaja sin querer a la salida de un saque de esquina que encontró la cabeza de Márquez. El resultadismo por encima de todo, sí señor. Moría el partido sin mayores sobresaltos, ilusionando Henry con algún destello que recordó a Henry, pero entró en escena Eto o para finiquitar a su Mallorca del alma con un trallazo inalcanzable para Lux después de la mejor triangulación de la contienda. Su lección resultadista ya se la ha aprendido el equipo.