Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 DEPORTES www. abc. es deportes DOMINGO 6- -1- -2008 ABC Lo ideal sería mezclar el juego de Barcelona y Valencia Bernd Schuster s Entrenador del Real Madrid Poco a poco, sin expresarlo excesivamente, se siente cada partido más orgulloso de su equipo, precisamente porque está funcionando como un bloque compacto, solidario con ramalazos de gran juego POR ENRIQUE ORTEGO J. ÁVILA FOTO: IGNACIO GIL MADRID. Le cuesta arrancarse porque es extremadamente tímido, pero cuando lo hace es una fuente de conocimientos, anécdotas y chascarrillos posiblemente pensados en alemán y traducidos mentalmente al castellano. Es evidente que hay dos Schuster el de las conferencias de Prensa de antes y después de los partidos- -el momento que más odia de su trabajo- -y el que rompe a hablar en una conversación sosegada y futbolística. Después de la comida- charla con Ramón Calderón y Pedja Mijatovic, se somete a un tercer grado más propio de un entrenador. No rechaza preguntas, ni nombres propios. Es el otro Bernardo. El de las distancias cortas. nutos espectaculares. Fue un baño de juego, hicimos jugadas preciosas, estuvimos a un nivel impresionante. Dicen que el Valencia no era nadie, pero entonces tengo que recordar que estaba a cuatro puntos y si nos hubiera ganado se hubiera puesto a uno. No estaba en esta crisis de ahora. Habían echado a Quique cuatro días antes, pero a veces esas destituciones crean una motivación añadida. Fue la mejor media hora de la temporada. Ese es otro fútbol. Si pudiéramos mezclar los dos, sería lo ideal. En Sevilla, cuatro días después, comenzamos igual, fuimos a por ellos, jugamos en su campo. De verdad que en el banquillo pensé por fin hemos encontrado el nivel que quiero, pero nos marcaron los dos goles muy rápidos y no pudo ser. Ese día estaba muy cabreado por cómo habíamos perdido. Tenemos un buen banquillo y eso va a ser muy importante a lo largo de la temporada. No hay que olvidar que en Bilbao jugó Torres y estuvo a un gran nivel, Balboa estuvo muy bien contra el Alicante. Si quitas a Guti y entra Baptista, no está mal, como se ha demostrado. Y si sale Robinho y entra Robben, tampoco es mal cambio. Gago también cumple cuando sale... a Sergio Ramos de medio centro. ¿Va a probarlo ahí? -No en un principio. Está Gago. Si ahora que se va Diarra no le pongo, ¿qué pensará? Es una posibilidad la de Sergio, pero tiene que llegar obligada por una situación extrema. -Gago debe demostrar su valía (Diarra se va a la Copa de África) y tiene su gran oportunidad de decir quién es... -Y la aprovechará. No estoy de acuerdo con los que dicen que le pesa la camiseta del Madrid. Lo que tiene que hacer es olvidarse de cómo jugaba en Argentina, como un cinco de allá, y jugar como se juega en España. Lo va haciendo. Estoy contento con él. -Hay quien, como Di Stéfano, ve -Usted, que reconoce ser raroraro, ¿con qué Madrid se queda, con el que goleó en Valencia jugando estéticamente bien o el que ganó por la mínima en San Mamés y el Camp Nou de forma más práctica? -El equipo comenzó bien, titubeó después y ahora parece haber recuperado el nivel. -Pero seguro que le gustó más la demostración de Valencia, incluso la segunda parte de Villarreal se ajusta más a sus creencias. -En Valencia hicimos 35 mi- -Lo ideal sería una mezcla de esos partidos. Después del encuentro de Barcelona, hablaba con los amigos que tengo allí y me decían que no les habíamos dejado ni crear ocasiones. No estaban ni enfadados porque no les habíamos dado opciones, nunca pensaron durante el partido que nos podían ganar. Fuimos muy superiores. Y si hubiéramos aprovechado los contragolpes del principio del segundo tiempo, les metemos cuatro. Podía haber sido algo escandaloso. Y en Bilbao fue algo parecido. Allí es difícil jugar. Te presionan, te dan caña, pero el equipo siempre dio la sensación de serenidad, de control, de ser superior... -En eso estamos, tenemos que mejorar. Seguro. Estamos trabajando para ello. Tenemos mucha calidad desde la portería hasta Ruud y Raúl. Además, somos un equipo solidario. Los jugadores se apoyan más y piensan más en el compañero. Nuestra ventaja es que no sólo tenemos doce, trece, catorce... Contra el Barça, si aprovechamos las contras del segundo tiempo podíamos haber conseguido un resultado escandaloso Nuestra gran ventaja es que tenemos un gran banquillo. Podemos cambiar sin que se resienta el equipo -Con esos cuatro me parece a mí que se puede ir al fin del mundo. Heinze aporta mucho defensivamente. Va bien por alto. Tiene carácter. Manda, chilla. Es de esos jugadores que hacen mucho bien a un vestuario. Pepe también es de los que habla mucho. Hemos ganado mucho con los cuatro en el juego aéreo. Son una garantía para ir por Europa, y por supuesto para la Liga. Hemos adelantado la defensa bastante. Jugamos más arriba. A Cannavaro le cuesta salir, pero Pepe y Heinze le ayudaran, son rápidos. Antes tenía que estar muy atento a hacer las coberturas a Marcelo... Y si un día uno tiene que descansar, descansa; está Metzelder. O Marcelo, que lo ha hecho bien cuando ha jugado. Es un chaval por hacer. -No tenemos un especialista para esa banda y además siempre me ha gustado jugar con un extremo bien abierto y otro que entre para dentro. Dejamos esa banda libre para que entre Sergio Ramos con su fuerza, o bien caigan Sneijder, Ruud, Raúl... Nos ofrece una variedad que muchas veces descontrola y desconcierta al defensa. No sabe si le entrará uno rápido por fuera u otro por dentro. Por eso a Robinho le digo que cambie de banda cuando -Lo que ya ha encontrado es una defensa para que Casillas no tenga que ser siempre el mejor. -Explique lo de la banda derecha ciega o muerta. Hablo lo justo con los jugadores: poco y claro -Me parece fenomenal que lo digan. No me molesta. Hablo lo que tengo que hablar. Desde luego, no doy palizones. Hablo lo suficiente. Poco y claro. El jugador sabe lo que hay. Mi charla, la tarde de los partidos, no pasa de siete minutos. Diez ya me parecen mucho. Yo les digo lo que tienen que saber de ellos y del contrario. ¿Para qué más? Por experiencia, a mí los entrenadores me hablaban muy poco. Muchas veces los compañeros me preguntaban: alemán, -Dicen que habla poco con los jugadores. ¿para dónde voy, para allá o para acá? Y yo les daba el balón y les decía que me dejaran en paz. Es mi forma de ser. Yo no soy hablador como los argentinos o algunos españoles. Hablo lo justo. Al jugador de hoy no le hacen falta muchas charlas porque les complicas la vida. No les puedes dar una paliza táctica porque no quieren mucha complicación. En el fútbol la inteligencia existe y saben lo que tienen que hacer con que se lo repita una vez. En Barcelona cambiamos de sistema de juego, jugamos un 4- 4- 2, con Robinho y Ruud en punta, y Raúl en la punta del rombo. Era un cambio y lo hicieron bien. Se lo expliqué una vez. Lo importante es decirlo claro y que lo entiendan.