Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6- -1- -2008 Carlos Álvarez actuará en la inauguración de la Eurocopa de Fútbol en Austria 77 bocado apetitoso les personales, de correspondencia. El Met ha aprovechado la ocasión para comprar a la Fraenkel Gallery de San Francisco algunas de las fotos más emblemáticas de Arbus. Arbus es como una Gerda Taro que hubiera sobrevivido, por lo menos un rato. Nacida en Nueva York en el seno de una familia judía acomodada y hasta intelectualmente significada, irritó a sus parientes casándose con el futuro actor Allan Arbus a la edad de 18 años. Allan no se convirtió precisamente en el astro del cine que esperaba, y en cambio empezó a ganarse la vida como fotógrafo. Socializó sus estudios de fotografía con su mujer y ambos empezaron a funcionar como una cámara con dos cabezas, como Robert Capa y Gerda Taro al principio. Sólo que se bifurcaron de otra manera: Diane llegaría a ser una fotógrafa mucho más conocida y respetada que Allan, particularmente después de su divorcio, que es cuando más evoluciona de la foto de moda a un tipo de fotoperiodismo muy moroso, muy personal. Le podía llevar años una sola foto. Rápidamente destaca por su temática- -le interesan los personajes disonantes, desde enanos a travestidos hasta niños raritos le interesan sobre todo los freaks- -como por su técnica. A partir de los 60 abandona el formato de 35 mm para pasarse a las rollei. Trabaja pues con fotos cuadradas, usa el flash de día para aislar figuras de su contexto, busca una hipervisión, un ángulo, que desafía la perspectiva común, provocando a un tiempo familiaridad y extrañamiento. A partir de 1963 se suceden los premios, los reconocimientos, la entronización como icono cultural neoyorquino. El personaje de Diane Keaton en Manhattan cita las fotos de Diane Arbus como un referente inevitable, Stanley Kubrick se inspira en algunas de sus fotos para secuencias de El resplandor y más recientemente Nicole Kidman protagoniza una película basada- -muy libremente- -en su biografía. De todos los museos que la han honrado, ninguno con tanto cariño como el Met, que le ha dedicado intensas retrospectivas, codiciando sin duda este precioso legado. El que la sigue la consigue. Legados en apuros Camilo José Cela Siempre hubo tensiones entre su segunda mujer, Marina Castaño, y el hijo del escritor, Camilo Cela Conde. Uno de los puntos culminantes fueron más de 70 cartas de amor del Nobel a su primera esposa, Rosario Conde, cuya publicación detuvo la viuda. Los problemas entre Cela Conde, Castaño y la Fundación nunca han dejado de existir y aún en 2004 éste afirmaba: La mitad del patrimonio fundacional lo aportó mi madre, que no figura mencionada ni en un solo lugar en Iria Flavia, cosa que lamento Miguel de Unamuno El legado Miguel de Unamuno tuvo en 2006 un sobresalto al sacarse a subasta 130 cartas que estaban en poder del editor Manuel Villén y por las que litigó, con éxito, la Universidad de Salamanca. Resulta que el epistolario del que fuera rector de esa institución fue adquirido en 1968 por el Estado, el cual lo cedió a la Casa Museo Unamuno, de la que por entonces era directora Felisa Unamuno, hija del filósofo, quien puso esas cartas en manos de la editorial Escélicer para la edición del tomo XI de sus obras completas, dedicado al epistolario. Un juzgado de primera instancia de Córdoba sentenció que Villén tenía que devolver esas cartas al Estado, por entender que éste es su legítimo propietario. Woman with veil on Fifth REUTERS Avenue, N. Y. C. 1968 de Arbus El legado de Diane Arbus descansa en el Met A. G. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El Metropolitan Museum of Art de Nueva York, el popular Met, se ha hecho con un nuevo tesoro: el archivo fotográfico- -y no sólo- -de Diane Arbus, una de las artistas más inquietantes del siglo XX. Sus hijas Amy y Doon, que administran su legado, han elegido el Met como destino final de la obra y casi de la vida de su madre, que se suicidó en julio de 1971. Diane Arbus tenía 48 años cuando se suicidó en su casa de Greenwich Village, ingiriendo una gran cantidad de barbitúricos y cortándose las venas a continuación. La leyenda dice que lo planeó todo para fotografiar su propia muerte. La versión oficial dice que la policía no encontró ninguna foto de este tipo en su casa. Sus herederos sí encontraron este legado que ahora donan al Met. Hablamos de habitaciones enteras llenas de material. Negativos y contactos de 7.500 rollos de película. Cientos de fotos primerizas, de pape- Camilo José Cela GONZALO CRUZ Rafael Alberti Aitana Alberti, hija de María Teresa León, siempre discutió el testamento de su padre en favor de su segunda esposa, María Asunción Mateo. Lo conflictivo- -decía en su día la hija del poeta- -es el testamento en sí mismo. Soy heredera forzosa El caso es que la viuda constituyó con sus propios hijos una sociedad, El alba del Alhelí para la explotación de los derechos de autor. No menos problemas trajo la constitución de la fundación del poeta, en el Puerto de Santa María, con la llegada de Roma de las pertenenecias del poeta y de su primera mujer, pues a la muerte de María Teresa León, ocurrida en 1988, no se hizo declaración de herederos y entonces Aitana no quiso litigar con su padre mientras viviera. Remedios Varo El conflicto por el legado de la gran pintora surrealista Remedios Varo, española exiliada en México, tuvo tres bandas: el Estado (que había declarado 38 pinturas que se exhiben en su Museo de Arte Contemporáneo como patrimonio de la nación) su compañero Walter Gruñe, que las había legado (no pudo demostrarse legalmente matrimonio o concubinato) y AP la sobrina de la artista, Beatriz Varo. El problema de fondo es que esas 38 obras habían sido declaradas como Monumento Artístico cuando su propiedad aún se encontraba en litigio. El abogado de Varo sostenía que tendrá que determinarse si fue correcto o no realizar la declaratoria cuando las obras estaban en pleito. Si no había una certeza de cuál sería el destino de esas obras, se debió haber esperado, pero no se hizo