Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL La incógnita paquistaní DOMINGO 6 s 1 s 2008 ABC El heredero que no quería Benazir El apellido Bhutto sigue vivo. Bilawal- -cuyo nombre significa sin igual hijo de Benazir, cumple una semana al frente del Partido Popular de Pakistán, tras recoger el testigo dejado por su madre POR MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL ISLAMABAD. Con tan solo diecinueve años ha asumido un cargo que ha llevado a sus dos antecesores- -su abuelo y su madre- -a la muerte y se dispone a finalizar sus estudios para regresar a Pakistán e intentar ayudar al país Su madre no quería mezclarle en temas políticos, pero la marcha de los acontecimientos le han obligado a dar este paso señalaron responsables del PPP minutos después de hacer público el testamento político de Benazir. La intención de la ex primera ministra era delegar en su marido, Asif Zardari. Pero éste decidió exponer al partido el nombrar presidente a Bilawal, y la decisión fue unánime. El joven cambió el orden de sus apellidos- -en Pakistán sólo se hereda el del padre- -para ser Bilawal Bhutto. La muerte de Benazir ha llenado Pakistán de libros sobre su vida. Uno de los más vendidos es su autobiografía La hija del Este donde hace alusión a Bilawal al que define como el bebé más celebrado y políticamente controvertido de la historia de este país ya que nació el 21 de septiembre de 1988, apenas tres meses antes de que su madre se convirtiera en primera ministra. El primogénito y único hijo varón de Benazir y Asif, que tiene también dos hermanas menores, Bakhtawar y Aasifa, se ha convertido en siete días en el protagonista de la vida política de Pakistán. Su debut ante las cámaras se produjo el pasado día 30. Vistiendo el tradicional salvar kameez de negro riguroso, y con sus inseparables gafas de Armani el nuevo presidente del PPP asumió el cargo escoltado de su padre- -será temporalmente presidente hasta que su hijo complete sus estudios- -y Makhdoom Amin Fahim, la persona que ha guiado la política interna del partido durante los ocho largos años de exilio de Benazir y que se postula para primer ministro en las elecciones del próximo 18 de febrero. Mi madre siempre decía que la democracia es la mejor venganza Esta fue su primera y casi única declaración en una rueda de prensa multitudinaria. Después, su padre asumió el protagonismo y Bilawal, tras visitar la tumba de su madre por última vez, salió del país a última hora de la tarde rumbo a Dubai. Su perfil es el de miles de pakistaníes que han tenido que abandonar el país, aunque en su caso no haya sido por motivos económicos. Tras vivir en Karachi hasta los once años, acompañó a su madre a su exilio voluntario y desde hace ocho vive entre Dubai y Londres. En este tiempo apenas ha pasado unos meses en su país de nacimiento, a donde se trasladó de urgencia el 27 de diciembre tras recibir la noticia de la muerte de su madre. Entiende el urdu, aunque no lo habla con soltura, y se expresa perfectamente en árabe e inglés, que es la que habla en su casa. Siempre ha disfrutado de los mejores colegios. En Dubai fue alumno del centro de la casa real, la escuela Rashid, y ahora, siguiendo los pasos de su abuelo y de su madre, es alumno de primer curso de Historia en Oxford. Los medios de Pakistán apenas le habían prestado atención hasta ahora. El poder de atracción de su madre era tan fuerte que eclipsaba a toda su familia. En 2004 viajó a Karachi para visitar a su padre- -que salía de la cárcel tras ocho años de condena- -y concedió una entrevista al periodista Arshad Kamal, del diario local Dawn En esta presentación ante el pueblo de Pakistán, el joven Bhutto hablaba de su afición al críquet, taekwondo (es cinturón negro) y a la hípica, y se mostraba orgulloso de contar con tres ejemplos tan cercanos como su abuelo, su padre y su madre. En estos días no ha habido entrevistas. Bilawal apura su descanso navideño en Dubai antes de partir hacia Londres, donde sus compañeros de carrera le conocían hasta ahora como Bilawal Lawalib Este juego Hípica y criquet Bilawal Bhutto, durante un servicio religioso por su madre el martes pasado en Dubai de letras, lawalib es su nombre en sentido inverso, de poco le servirá después de haberse convertido en el sucesor directo del legado político de su madre. Los altos cargos del partido ya trabajan en un nuevo sistema que le proporcione la seguridad necesaria en su vida diaria. El objetivo final es que regrese a Pakistán a los veinticinco años, edad mínima marcada por la ley para ejercer un cargo político, y de esta forma se ponga al frente de un partido que su madre ya empezó a dirigir cuando apenas contaba con 26 recién cumplidos. AFP Entiende el urdu, aunque no lo habla con soltura, y asumió el cargo de líder del PPP de la mano de su padre y con sus inseparables gafas de Armani Lo más natural Hablan mucho de democracia, pero dirigen su partido como un estado feudal critican los miembros del PML- Q, partido en el poder y fiel al presidente Musharraf. Entre los seguidores del PPP, la mayoría de los cuales proviene de las zonas rurales, que suponen el 70 del país, ese debate, sin embargo, no está abierto y la llegada de un Bhutto es lo más natural ya que suyo es el poder desde la creación de este partido por parte de Zulfikar Ali, padre de Benazir, en los años setenta. Los cuarenta días de luto por Benazir se siguen con rigor en su localidad natal de Naudero, una pequeña aldea rural al sur del país. Políticos de todos los partidos se van acercando para presentar sus respetos al viudo y rezar ante la tumba en el mausoleo familiar. Falta Bilawal, que a partir de ahora tendrá que seguir muy de cerca el complicado mapa político de un país en el que ser un Bhutto supone casi haber firmado tu sentencia de muerte.