Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL La batalla de Iowa- -Los vencedores Barack Obama- -Senador demócrata por Illinois SÁBADO 5 s 1 s 2008 ABC LA URGENCIA DEL AHORA El joven y carismático político del Partido Demócrata, criado en Indonesia con un padre de Kenya y una madre de Kansas, logra trascender la cuestión racial en una carrera meteórica y sin precedentes en la política de Estados Unidos PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL DES MOINES (IOWA) Para justificar su limitada experiencia política, el senador Barack Obama suele citar al líder de los derechos civiles Martin Luther King para insistir en la feroz urgencia del ahora Sin haber terminado su primer mandato representando a Illinois en el Senado federal, este afro- americano de 46 años protagoniza una carrera meteórica y sin precedentes en la historia de Estados Unidos. Con el mérito especialísimo de haber ganado en uno de los Estados más blancos de la Unión como Iowa gracias a un entusiasmo y carisma no emulado por sus rivales. Su victoria ha sido recibida como una especie de bálsamo refrescante para los históricos problemas raciales de Estados Unidos. Y también como reflejo de un país donde el topicazo del crisol de razas ofrece cada vez como resultado mezclas más oscuras y variadas. El padre de Obama era de Kenya y su madre de Kansas, producto de un flechazo universitario mientras estudiaban en Hawai. Una mezcla perfecta de negro y blanco, completada con el hecho de haber pasado parte de su infancia en Indonesia. Pese a todo este mestizaje, Obama es curiosamente no percibido por muchos negros de Estados Unidos como uno de los suyos, quizá por un exceso de exotismo. Pero en cualquier caso, ningún otro político afroamericano en la historia del gigante americano ha logrado convertirse en un serio aspirante a la Casa Blanca. Además de haber puesto en aprietos a la maquinaria política de los Clinton. Licenciado en Derecho por Harvard, el candidato, casado y con dos hijas, ha utilizado la ciudad de Chicago como su base política, dentro de lo que se podría considerar como el sector más de izquierda del Partido Demócrata, más urbano y más en sintonía con minorías raciales. Desde su salto a la política nacional, Barack (que en suahili significa bendecido no ha dejado de generar nostálgicas comparaciones con Robert Kennedy en 1968. Entre continuas referencias a vuestros esperanzas y vuestros sueños la campaña de Barack Obama se ha centrado fundamentalmente en una promesa de cambio. Sin dejar de reiterar que el mismo librito viejo de las campañas de Washington no va a funcionar en esta elección Y con una plataforma dirigida a todos los americanos, al abarcar cuestiones como cobertura sanitaria universal o recortes de impuestos para la clase media. Su estilo refrescante se ve acompañado por una llamativa capacidad retórica sin perder nunca la espontaneidad de hacer campaña en mangas de camisa o bailar un poco con su atractiva mujer, Michelle Robinson, en el escenario de sus mítines políticos. A su juicio, ganar en Iowa ha sido el momento en el que finalmente hemos derrotado a las políticas del miedo, la duda y el cinismo Mientras que sus jóvenes seguidores repetían la consigna de Fire up, ready to go mensaje rítmico que denota su genuina disposición a convertirle en presidente. Si es verdad que en la carrera por la Casa Blanca gana al final el candidato que cuenta una mejor historia, la narrativa más depurada hasta el momento ha sido protagonizada por Barack Obama. La mejor historia Huckabee, en un plató de TV ayer en New Hampshire REUTERS Mike Huckabee- -Ex gobernador de Arkansas y pastor baptista EL OTRO POLÍTICO DE HOPE, ARKANSAS Del mismo pueblo de Bill Clinton en Arkansas, el inesperado y adelgazado ganador de Iowa ilustra el factor religioso en la política de EE. UU. P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL DES MOINES (IOWA) Tengo cara de ser uno de los que trabaja a diario junto a vosotros, no del que va a firmar vuestro despido La frase podría ser de Bill Clinton pero es de Mike Huckabee, la segunda parte de la sucesiva pareja de políticos procedentes del pueblecito de Hope, en Arkansas, y que pese a estar situados en las antípodas de la política de Estados Unidos comparten la misma trayectoria de orígenes humildes, haber sido gobernadores y tentar la suerte en la arena presidencial. Hijo de un bombero, Huckabee a sus 52 años no encaja exactamente dentro del perfil de político profesional al haber estudiado Teología y trabajar como popular reverendo baptista antes de empezar a subir peldaños en el gobierno estatal de Arkansas. Una ascensión que le llevaría a convertirse en gobernador tras la debacle de corrupciones expuestas por las diversas pesquisas federales abiertas durante el paso de los Clinton por la Casa Blanca. Casado y con tres hijos, afable, inteligente, con un peculiar sentido del humor, y bastante directo, Huckabee llamó curiosamente la atención de Estados Unidos al perder más de cincuenta kilos de sobrepeso durante su etapa final como gobernador. Una gesta de adelgazamiento, mantenido durante el tiempo, especialmente apreciada en un país donde el problema de la obesidad tiene dimensiones epidémicas. Durante casi un año, su candidatura presidencial era considerada una especie de broma por parte del propio establishment del Partido Republicano. Teniendo que hacer frente a toda clase de preguntas sobre su religión, historial público y privado. Y con la dificultad de competir sin apenas recursos con la multimillonaria maquinaria de Mitt Romney, con una diferencia de dinero de 17 contra 1. Pero su campaña sazonada con desconcertantes tonos populistas, críticas esporádicas a la Administración Bush, amable conservadurismo y múltiples apariciones junto al actor Chuck Norris ha terminado por convertirle en la estrella de Iowa contra todo pronóstico. Desde su salto a la política, no ha dejado de generar nostálgicas comparaciones con Robert Kennedy Chuck Norris Obama con sus abuelos en un parque de Nueva York cuando estudiaba en la Universidad de Columbia AP