Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5- -1- -2008 Mwai Kibaki El presidente de Kenia, abierto a formar un Gobierno con la oposición 29 Próxima parada, New Hampshire El pulso electoral de Estados Unidos salta de Iowa a las primarias del próximo martes P. RODRÍGUEZ DES MOINES (IOWA) Sin apenas tiempo ni para celebraciones ni para lamentos, las campañas presidenciales que durante el último año han cortejado al electorado de Iowa se han embarcado en un acelerado éxodo hacia New Hampshire, la otra jurisdicción que desde hace ya varias décadas sirve de cancerbero electoral para EE. UU. La partida en masa desde el Medio Oeste hacia la costa de Nueva Inglaterra confirma que el interés por Iowa es tan intenso como temporal. Con ayuda de aviones privados, los principales candidatos en liza han cubierto en vuelos nocturnos la distancia de dos mil kilómetros entre ambos Estados. Y a primera hora de la mañana han empezado a hacer campaña en New Hampshire de cara a las primarias del próximo martes. Calendario apretado que no deja mucho margen de maniobra para cambios sustanciales de estrategia o para plantear nuevos mensajes electorales. Los vencedores Obama y Huckabee se enfrentan a diferentes circunstancias ante la diferente audiencia de New Hampshire. Las encuestas indican que la abrumadora ventaja que tenía Hillary Clinton se ha desvanecido, incluso antes de que trascendiera su tercer puesto en los caucuses de Iowa. La campaña de la senadora por Nueva York es consciente de que esta derrota inicial ha dañado sus argumentos de candidatura inevitable. En un visible cambio de estilo, la senadora demócrata ha empezado a hacer mítines participativos en New Hampshire. Optando por contestar el mayor número posible de preguntas de la audiencia en lugar de su habitual discurso presumiendo de 35 años de servicio público. La ex primera dama también ha estrenado un nuevo eslogan electoral: Grandes retos, soluciones reales. El momento de elegir a un presidente Mientras tanto, los analistas políticos se entretienen rebuscando antecedentes para explicar el futuro de Hillary. Con la posibilidad de que Barack Obama, como Al Gore en el 2000 o John Kerry en el 2004, utilice el trampolín de Iowa pa- Juan Pedro Quiñonero WASHINGTON Y NOSOTROS spaña es el único país europeo que no ha tenido relaciones diplomáticas al más alto nivel con Washington durante una larga legislatura, llevando hasta sus últimas consecuencias una originalidad ideológica de insondable alcance estratégico para los intereses nacionales. Es necesario remontarse a los más oscuros años de la autarquía para encontrar una situación diplomática semejante: el presidente del gobierno español no es recibido ni escuchado en Washington, cuando los intereses de España en las Américas, en la lucha internacional contra el terrorismo, en la implantación internacional de las grandes empresas españolas, hacía más urgente que nunca un diálogo fluido con una Administración norteamericana que tanto puede influir, para bien o para mal, en los intereses españoles. A los últimos cinco años de ostracismo será necesario añadir otros diez, doce o dieciocho meses, hasta que comience a trabajar el equipo de la futura Administración de EE. UU. El ostracismo español en Washington no ha tenido para España ninguna ventaja o beneficio conocido. En Europa, Berlín, Londres y París sostienen con Washington un diálogo de fondo muy vivo, tratándose de cuestiones que afectan a España, cuando España solo puede hacer valer sus opiniones en un escalafón diplomático de segundo o tercer nivel. En las Américas, las iniciativas diplomáticas gubernamentales del último quinquenio (apoyos a Morales, Chávez, Fidel, etc. han deteriorado la antigua influencia, y han atizado con sonambulismo los fallidos intentos de integración del Cono Sur. En Oriente Medio y el Magreb, los intereses nacionales están en primera línea de crisis, haciendo más audible la ausencia de diálogo directo con Washington. Privado de diálogo directo, el presidente del gobierno español se ve forzado a escuchar la palabra de Washington, en la OTAN, la UE y las Américas, a través de segundos o terceros intermediarios. E Diferente audiencia Obama saluda a sus seguidores al término de un mitin electoral ayer en New Hampshire ra imponerse en New Hampshire. Pero con el precedente de la resurrección lograda por Bill Clinton en 1992, que en New Hampshire se hizo acreedor a su fama de incombustible al quedar bien parado pese al estallido de uno de sus primeros escándalos sexuales. Entre los republicanos, la si- REUTERS El senador por Illinois llega a la nueva cita electoral empatado con Hillary, mientras que McCain dominaría el voto republicano tuación de Mike Huckabee en New Hampshire es mucho más complicada que la de Obama. El candidato republicano victorioso en Iowa apenas ha hecho campaña en New Hampshire, con unos votantes republicanos menos religiosos y más proclives hacia alternativas como la del senador John McCain.