Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5- -1- -2008 27 El padre Kolvenbach saluda a Benedicto XVI en un acto celebrado en el Vaticano nar la Curia general ni mantener correspondencia alguna con el exterior. Se trata, a todas luces, de un cónclave Tras la elección del nuevo General, dará comienzo la segunda parte de la Congregación. Entre los temas más relevantes a tratar, destacan la promoción de la justicia, la ecología, la colaboración con los laicos o el diálogo interreligioso. Del mismo modo, y en clave más interna, también se debatirá sobre la nueva configuración en el gobierno de la Compañía. Aunque por expreso deseo de Benedicto XVI, los jesuitas no plantearán modificaciones en el carácter vitalicio del general de la Compañía- -como se llegó a plantear en el futuro, tras la ausencia, por enfermedad, de Pedro Arrupe durante casi una década- sí se planteará la creación de una especie de consejo de asesores del padre general, que estaría compuesto por una nueva figura. Se trataría de varios presidentes (uno por continente) que representarían a las provincias jesuíticas de todo el mundo, y que tendrían voz- -tal vez REUTERS Temas En el proceso de elección de un General no hay candidaturas ni campañas La Compañía de Jesús es la primera orden religiosa masculina, con 19.216 miembros también voto- -en hipotéticas discusiones sobre la organización y futuro de la orden entre congregaciones generales. La Congregación General es el órgano supremo de gobierno de la Compañía de Jesús que sólo se convoca para tratar asuntos de especial importancia o elegir a un nuevo Superior General. En ella participan jesuitas de todo el mundo. De los 225 28 españoles participantes, 217 podrán votar en la elección del nuevo General, mientras que los 8 restantes intervendrán sólo en la discusión de los diferentes temas. Entre ellos, se encuentran 28 jesuitas españoles, de los cuales 16 representan a las 5 provincias jesuíticas de nuestro país. La celebración de una Congregación General es un acontecimiento excepcional para la Compañía de Jesús. Además del trabajo que en ella se desarrolla y que marcará el futuro de esta orden religiosa, posee el valor de ser un encuentro de personas procedentes de contextos geográficos, sociales, culturales e incluso religiosos muy diferentes. Como ejemplo de esta diversidad, señalar que, entre los 225 participantes, se encontrarán más de 45 lenguas maternas diferentes. Todos ellos, unidos en la Compañía de Jesús, compartirán sus análisis, inquietudes, retos y tomarán decisiones para afrontarlos. La Compañía de Jesús es la primera orden religiosa masculina del mundo en cuanto a número de miembros, con un total de 19.216, seguida de los salesianos y de los franciscanos. De ellos, los sacerdotes son 13.491, los escolares (se preparan para el sacerdocio) 3.049, los hermanos (jesuitas no sacerdotes) 1.810, y los novicios, 866. Los jesuitas se extienden por 127 países de los cinco continentes. Estados Unidos, con 2.952, es el país con más seguidores de San Ignacio de Loyola. En España, existen 1.534 jesuitas, agrupados en cinco provincias: Castilla, Bética, Aragón, Tarraconense y Loyola. Aunque, por norma, los jesuitas no acceden a honores, hoy existen 92 obispos de la Compañía, cinco de ellos españoles. Además, 10 jesuitas son cardenales, aunque sólo dos (Bergoglio, de Buenos Aires, y Darmaatmadja, de Indonesia) serían electores en un hipotético cónclave. LA MISIÓN Jesús Higueras SOLDADOS DE CRISTO an Agustín definía a la Iglesia como un jardín en el que crecían múltiples plantas y flores, simbolizando así los diferentes carismas y caminos que en ella suscita el Espíritu Santo para que los cristianos lleguemos mejor al Cielo. Sin duda ninguna, uno de los árboles que mejores frutos de santidad han provocado en la Iglesia es la Compañía de Jesús, más comunmente conocida como los jesuitas. Ellos siempre se han caracterizado por un amor apasionado a Dios, a la Iglesia y a todos los hombres, llevando el nombre de Jesús a todos los rincones de la tierra. Quería San Ignacio de Loyola un ejército de soldados de Cristo que con fe y atrevimiento llevaran a los lugares más difíciles el anuncio de la verdadera Salvación que Cristo nos conquistó con su muerte en la cruz. Es la mayor gloria de Dios el motivo que ha impulsado durante siglos a miles de miembros de la Compañía a entregar su vida en fidelidad al Señor, pero de un modo especial en comunión con la Iglesia y el Romano Pontífice, al cual algunos miembros se vinculan con el famoso cuarto voto Ahora que comienza la Compañía su Congreso General, todos debemos acompañarles con nuestra oración y gratitud, pues son tantas las obras apostólicas que han sembrado en la Iglesia y en el mundo, que de un modo u otro todos nos hemos beneficiado de ellas, pues además de la misión llevada a todas las partes del mundo, el cuidado de la educación en colegios y universidades, así como la atención de la dirección espiritual a todos los miembros de la Iglesia y el trato con la humanidad de Jesucristo a través de la devoción al Sagrado Corazón, han sido una metodología apostólica probadamente eficaz. En especial la práctica de los ejercicios espirituales inaugurada por San Ignacio ha sido y sigue siendo un instrumento inmejorable para que las almas se encuentren cara a cara con Dios y puedan conocer de un modo más claro su vocación y destino. En definitiva, todos debemos pedir que la Compañía continúe su trabajo con fidelidad al espíritu que San Ignacio quiso para sus hijos. S Teología del pluralismo religioso un libro especialmente dañino para la fe ABC MADRID. La Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española emitió ayer una nota sobre el libro del religioso claretiano José María Vigil, Teología del pluralismo religioso (Ediciones El Almendro) en la que califica la obra como un instrumento especialmente dañino para la fe de los sencillos sobre todo teniendo en cuenta la gravedad de los errores contenidos en este libro, unida a su carácter divulgativo En la nota, Doctrina de la Fe sostiene que el padre Vigil utiliza presupuestos metodológicos que llevan a afirmaciones incompatibles con la fe de la Iglesia católica, como son, entre otras: la negación del realismo de la Encarnación En el fondo de estas afirmaciones- -prosigue el documento episcopal- -se encuentra la negación de la verdad sobre Cristo, el Hijo de Dios encarnado, y de la originalidad del cristianismo, que no es una expresión más del esfuerzo del hombre por llegar a la divinidad, sino el testimonio gozoso de que ha sido Dios mismo, en Jesucristo, quien, al encarnarse, ha salido al encuentro del hombre