Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4 s 1 s 2008 CIENCIAyFUTURO 89 La informática y los nuevos telescopios desentrañarán la araña cósmica ABC MADRID. Los científicos dedicados a la Astrofísica consideran que la edad de oro de su especialidad está a punto de llegar. El gran salto cualitativo que experimentará la informática, con potencias y velocidades de cálculo impensables en el presente, y el desarrollo de la próxima generación de poderosos nuevos telescopios permitirán desentrañar pronto la telaraña cósmica una teoría según la cual el Universo está unido y entrelazado por hilos invisibles de materia oscura. En una serie de artículos divulgados en Science prestigiosos astrofísicos explican cómo las nuevas tecnologías que serán lanzadas los próximos años abrirán una nueva ventana hacia los orígenes y complejidades del Universo. Las herramientas con las que ahora contamos han permitido tener una idea sobre cómo nació el Universo tras el Big Bang, y cómo se mantiene unido por la fuerza gravitacional de la misteriosa materia oscura Pero no bastan para hacer un mapa real de la telaraña cósmica que mantiene unidas las miles de millones de galaxias, o para revelar cómo se forman e interactúan dichas galaxias. Identifican una mutación genética que pudo dar origen al hombre de Flores Una disfunción en el gen PCNT, en el cromosoma 21, provoca este tipo de enanismo S. BASCO MADRID. Un equipo multidisciplinar dirigido por científicos de la Universidad de Erlangen- Nuremberg, en Alemania, ha identificado una mutación genética, localizada en el cromosoma 21, que provoca un tipo de enanismo microcefálico que se corresponde en todas y cada una de sus características morfológicas principales con las del Homo floresiensis. Se trata de una mutación identificada en el cromosoma 21, más en concreto en la localización 21 q 22.3, que afecta al gen PCNT, que se expresa a través de la proteína pericentrina- -identificada en 1983 por técnicas de inmunofluorescencia- uno de los componentes principales del centrosoma (centro regulador de la progresión del ciclo celular) Esta mutación genética entraña una pérdida de función bialélica que da lugar a una incorrecta separación de los cromosomas durante la división celular. Los efectos morfológicos de esta mutación corresponden a un tipo de enanismo de carácter hereditario, conocido como enanismo primordial microcefálico y osteodisplásico del tipo II (MOPD II) que origina individuos adultos de una talla no superior a un metro, cuyo cerebro presenta un tamaño similar al de un bebé de tres meses- -su circunferencia no supera los 40 centímetros- -pero con una capacidad intelectual y cognitiva muy cercana a la inteligencia de una persona normal. Por sus características, difieren sensiblemente de los individuos aquejados de microcefalia primaria y del síndrome de Seckel. Las personas afectadas por el MOPD II pesan al nacer a término no más de 1,5 kilos y presentan una mayor predisposición a desarrollar determinados cánceres, así como diabetes del tipo 2, además de pigmentación irregular en la piel, obesidad truncal, ginecomastia y adelanto puberal. Suelen presentar también una menor esperanza de vida por su alto riesgo de accidentes cerebrovasculares Se trata de un tipo de enanismo hereditario muy peculiar que lleva a pensar a los investigadores, cuyo trabajo publica hoy la revista Science que sus características responden esencialmente a las del Homo El cráneo de un Homo floresiensis (izquierda) hallado en Liang Bua, junto al de un hombre moderno AFP Proyectos en marcha La polémica en torno al Homo floresiensis Desde que un equipo de paleontólogos descubrió en 2003, en el yacimiento indonesio de Liang Bua, los restos fósiles de un homínido de escasa talla y muy reducida capacidad craneal, no ha cesado la polémica científica sobre si el denominado Homo floresiensis es una especie separada y distinta del género Homo, o si se trata de un Homo sapiens afectado por algún tipo de enanismo. Sus descubridores, encabezados por el paleontólogo australiano Richard Roberts, manienen la primera hipótesis. En esta línea se han pronunciado la mayoría de los estudios más recientes, elaborados sobre las características morfológicas de los restos óseos del cráneo, la muñeca... de los siete individuos hallados hasta ahora. Enfrente, profesores como Robert Martin o Teuku Jacob sostienen que el pretendido hombre de Flores no es sino un pigmeo afectado de microcefalia. La disputa, en cualquier caso sigue abierta desde que Nature diera cuenta del hallazgo en 2004. Varios proyectos en marcha ayudarán a cambiar esta percepción incompleta. Los astrofísicos podrán utilizar pronto las ondas de radio para mirar atrás en el tiempo y ver la imagen de los días oscuros del Universo antes que surgieran las primeras luces de las estrellas y los planetas. Los observatorios de baja frecuencia que están siendo construidos y el poderoso telescopio espacial James Webb- -sucesor del Hubble- -que se lanzará en 2013, explorarán el cosmos remontándose hasta etapas muy tempranas. Si se logra mirar lo suficientemente lejos como para encontrar trazas del hidrógeno neutro, los astrofísicos probarán que su teoría de la formación del Universo es correcta. Un terreno en el que se esperan grandes avances es la búsqueda de los bariones faltantes misteriosos hadrones o partículas subatómicas presentes en las estrellas, los planetas y hasta en las personas, que permitirían explicar la totalidad de la masa bariónica que se le supone al Universo. Algunos de los pacientes objeto del presente estudio floresiensis, el homínido cuyos restos fósiles fueron descubiertos en la isla de Flores (Indonesia) Hasta la fecha han sido hallados restos pertenecientes a siete individuos distintos. Sin tomar partido de manera declarada en la polémica antropológica sobre si se trata de una especie diferente dentro del género Homo, o de un Homo sapiens afectado de enanismo, los autores de la investigación, dirigida por Anita Rauch, señalan que los individuos afectados por el MOPD II presentan elementos comunes esenciales con el Homo floresiensis: talla adulta no superior a cien centímetros, inteligencia normal a pesar del reducido tamaño de su cerebro, ausencia de morfología microcefálica... así como numerosos detalles de menor SCIENCE Problemas asociados calado, como asimetría facial, mentón pequeño, dientes anormalmente situados, anomalías óseas en mano y muñeca Los investigadores, sin embargo, van un paso más allá en las conclusiones de su estudio, al afirmar que teniendo en cuenta estas semejanzas, cabe la tentación de lanzar la hipótesis de que aquellos diminutos homínidos de Indonesia fuesen en realidad hombres modernos afectados por enanismo del tipo MOPD II... con la identificación de las bases genéticas de la enfermedad podría verificarse esta hipótesis Más información en: http: www. eurekalert. org jrnls sci Más información sobre la investigación: http: www. eurekalert. org jrnls sci emb scipak Rauch- 01- 04- 08. pdf