Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CIENCIAyFUTURO JUEVES 3 s 1 s 2008 ABC Investigadores españoles caracterizan el epigenoma del cáncer de colon ABC MADRID. Un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) dirigido por el investigador Manel Esteller, ha logrado caracterizar el epigenoma del cáncer de colon, un hallazgo que permitirá el desarrollo de nuevos fármacos con los que atacar esta enfermedad. Las conclusiones del trabajo, que aparecen publicadas en el último número de la revista Cancer Research revelan que los tumores de colon inactivan alrededor de unos 300 genes supresores de tumores mediante la metilación aberrante, un mecanismo que provoca cambios reversibles en el ADN. Esteller, que está especializado en estudios de epigenética- -las modificaciones químicas del ADN y de las proteínas que lo envuelven- ha logrado caracterizar el epigenoma del cáncer de colon y ha identificado las alteraciones que sufre el genoma a causa de su relación con el entorno. Durante la investigación, los científicos han empleado una técnica muy novedosa con la que han demostrado que el metiloma- -uno de los epigenomas- -de una célula intestinal sana es esencialmente distinto al de una célula de un cáncer de colon derivada del intestino. Según el CNIO, la importancia del hallazgo estriba en que el epigenoma actúa como el programa informático o software que controla el genoma humano, en su opinión, el ordenador o hardware del organismo. Gracias a este trabajo, en el que además se demuestra que los tumores de colon inactivan inhibidores de oncogenes y genes implicados en el desarrollo embrionario, la Unión Europea ha concedido al equipo de Esteller el liderazgo de un proyecto internacional, de tres años de duración, con el que se pretende completar el epigenoma humano. El objetivo de este estudio, denominado CANCER- DIP, es identificar los cambios que sufren los genes a lo largo de la vida de un individuo (metilación del ADN) además de encontrar nuevos marcadores de cáncer de colon en fluidos biológicos y de evaluar la respuesta celular de ciertas leucemias a fármacos epigenéticos. Recreación por ordenador de la estrella TW Hydrae, con su disco de acreción y el planeta orbitando a su alrededor NATURE Localizan el primer planeta extrasolar recién nacido Astrofísicos del Instituto Max Planck han observado en la galaxia de Hydra, en torno a la estrella joven TW Hydrae, un planeta con menos de diez millones de años en pleno proceso de formación dentro del disco de polvo y gas que rodea la estrella POR S. BASCO MADRID. En la inmensidad del Universo hay en la actualidad miles de millones de estrellas en formación, y otros miles de millones en extinción. Se están formando y están desapareciendo planetas sin pausa y en un número cuya magnitud es imposible de imaginar. Por eso, cabe afirmar que un equipo de astrofísicos acaba de hallar una aguja en un pajar: un planeta recién nacido. Por medio del telescopio de 2,2 metros de diámetro que el Instituto Max Planck tiene instalado en el observatorio chileno de La Silla, científicos alemanes han observado por primera vez el nacimiento de un planeta- -en la galaxia de Hydra- -dentro del disco de polvo y gas que todavía rodea a la joven estrella TW Hydrae, que cuenta apenas con entre 8 y 10 millones de años de vida. El equipo de astrofísicos, dirigido por John Setiawan, detalla hoy su hallazgo en la revista Nature Se trata del planeta bautizado como TW Hydrae b, diez veces más masivo que Júpiter, el más grande de nuestro Sistema Solar. Realiza una órbita completa en torno a su estrella en 3,56 días a una distancia media de 0,04 unidades astronómicas (UA) es decir, veinticinco veces menos que la distancia entre la Tierra y el Sol. La opinión extendida entre los astrofísicos es que las estrellas se forman de las nubes de polvo y gas interestelar. A partir de ellas y con el material sobrante, que forma un disco del mismo polvo y gas girando en torno a la estrella, se originan por acreción los protoplanetas- -también llamados planetesimales- Este proceso ocurre necesariamente en los primeros diez millones de años de vida de las estrellas, ya que a partir de ese tiempo el disco de Medio millón de años para formar un protoplaneta Hasta el presente, la idea más extendida entre los astrofísicos sobre el tiempo que tarda un planeta en formarse oscilaba entre los 50 y los 100 millones de años. Con el descubrimiento del planeta TW Hydrae b habrá que modificar esta escala temporal, ya que bastarían diez millones de años. En ellos, el proceso de acreción de masa sobre la estrella se frena y el disco de polvo y gas comienza a enfriarse, mientras sus partículas se unen unas sobre otras. A pesar de las turbulencias en el disco y de las múltiples colisiones, que disgregan las partículas en otras más pequeñas, el proceso dominante es el aglutinamiento de partículas en piedras cada vez mayores. Medio millón de años bastarían para la formación de protoplanetas con una masa apenas sesenta veces inferior a la de la Tierra, suficiente para dar lugar a los futuros planetas. Hacia el epigenoma humano Planetesimales acreción empieza a disiparse. A partir de esos protoplanetas se formarán los planetas al acumular en torno a sus núcleos ingentes cantidades de polvo y gases solidificados. Hasta el presente, aunque han sido descubiertos cerca de 270 planetas extrasolares, jamás se había observado un planeta en torno a una estrella con menos de cien millones de años de vida. Una muestra de veteranía la da la Tierra, con sus 4.570 millones de años girando en torno al Sol, una estrella de 5.000 millones de años que puede encontrarese en el ecuador de su vida. A partir de motas de polvo de un micrometro- -millonésima parte de un metro- -se originarían, por acreción debida a las colisiones sucesivas, los embriones de planetesimales. A medida que aumentan de tamaño se vuelven lo suficientemente masivos para retener otras partículas de polvo y de gas. A este proceso de formación de los planetas contribuyen, según los astrofísicos, determinadas inestabilidades gravitacionales que favorecen el proceso de acreción. Más información en: http: www. cnio. es Más información sobre la investigación: http: www. nature. com pdf press files nature 03- 01- 2008 06426. pdf