Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Virulenta respuesta del PSOE a la Iglesia JUEVES 3 s 1 s 2008 ABC Edurne Uriarte ¿PUEDE OPINAR LA IGLESIA? egún el PSOE, no, si esa opinión es crítica con el Gobierno. Por los motivos que ya ha aplicado a las víctimas del terrorismo desde el inicio de la legislatura. El primero, si la Iglesia o las víctimas opinan sobre las decisiones políticas, hacen política, luego, les instan, formen ustedes un partido y preséntense a las elecciones. El segundo, todos ellos son de extrema derecha. Y el tercero, están manipulados por el PP y a su servicio. La segunda y tercera descalificación son tan burdas que ni siquiera merecen demasiados comentarios aunque sí constituyen un buen recordatorio de que también el PP cayó en un error comparable cuando desde el Gobierno descalificó el movimiento contra la guerra como de extrema izquierda y manipulado por el PSOE. Otra cosa es lo del derecho a opinar en lo que los socialistas han tenido deslices muy poco democráticos. Si para opinar contra el Gobierno hay que presentarse a las elecciones, habrá que aplicar la máxima a todo tipo de asociaciones ciudadanas y a cada uno de los ciudadanos. Señor ciudadano, si usted quiere hacer política, es decir, opinar contra el Gobierno, funde un partido y preséntese a las elecciones, Y, si no, cállese, que está haciendo política. Al PSOE se le ha olvidado que existe una cosa llamada sociedad civil, la sustancia de esa democracia participativa tan ensalzada por Zapatero. Y ha tenido un lapsus aún mayor con la Iglesia a la que ni siquiera es capaz de asociar a la sociedad civil, que es lo que es la Iglesia, al igual que las asociaciones de víctimas y cualesquiera otras que deseen opinar sobre política desde fuera del Estado. El olvido tiene mucho que ver con la permanente vuelta al franquismo que el PSOE practica cuando de la Iglesia se trata, respondiéndole, como si de la Iglesia franquista se tratara, con eso de que ninguna confesión puede tener carácter estatal. O con el no daremos un paso atrás ¿ante una horda fascista? Y hay otro desliz grave en la reacción socialista, las amenazas respecto a la financiación. Señor ciudadano, entérese, si opina contra el Gobierno, puedo quitarle la financiación que le doy con sus impuestos. S El responsable de Justicia del PP, Ignacio Astarloa, expresó el respeto de su partido por la concentración de las familias EFE El PP se quita de en medio La oposición sigue la consigna de no dar pretextos a Zapatero para mezclar Iglesia integrista y PP con el objetivo de movilizar a la izquierda y denuncia la reacción radical del PSOE contra los obispos POR ÁNGEL COLLADO MADRID. Si quieren, que se peleen con la Iglesia, pero no con el Partido Popular No hacen más que recoger lo que han sembrado y, encima, quieren sacarle partido a nuestra costa En la dirección del PP vieron desde el principio que los nervios del PSOE ante el acto de las familias organizado por la Iglesia derivaba en un intento de aprovecharlo para movilizar a la izquierda, no tanto contra los obispos como contra la oposición. La consigna a todos los dirigentes ha sido pues quitarse de en medio para no facilitar a los socialistas el siguiente paso en su campaña: unir jerarquía eclesiástica a PP, ponerlos el cartel del integrismo y llamar a sus bases anticlericales e incluso a los sectores más centrados pero recelosos de la influencia de la Iglesia en la política a responder... en las urnas y a favor de Zapatero. El Gobierno ha pasado del empeño en la provocación por las cuestiones ideológicas e incluso semánticas- matrimonio homosexual- -y las amenazas directas a la Iglesia Católica- -financiación- -en los tres primeros años de legislatura a un intento de apaciguamiento en los últimos meses que le da poco rédito electoral. Decepciona a la izquierda más radical y anticlerical que amenaza con quedarse en casa en las elecciones y no acaba de tranquilizar a las clases medias de inclinación más centrada Quedan poco más de dos meses para los comicios y sigue el pronóstico de empate técnico Cualquier movimiento es medido al milímetro. El PP no quiso estar en la celebración del pasado domingo y los contados dirigentes del partido que acudieron estaban a título particular. Sólo Jaime Mayor Oreja entre los destacados. Los obispos dijeron en el acto lo de siempre durante esta legislatura: denunciar las reformas legislativas que van contra su doctrina. El PP tiene presentado un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de matrimonio homosexual puso más pegas técnicas que de fondo al divorcio exprés -por sus consecuencias en los hijos del matrimonio afectado- -y se compromete a cambiar la asignatura de educación para la ciudadanía por la difusión en los colegios del contenido de la Constitución. Defiende sus posiciones como partido al margen de la Iglesia. De momento, en el PP no han caído en la trampa al no dar ni pretextos para que el PSOE sostenga que están detrás o delante de la jerarquía católica para desgastar al Gobierno. Los socialistas han tenido que forzar la máquina y cargar contra los mismos obispos con que llevaban meses en fase de reconciliación con la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, al frente de la operación. En el PP repiten que Zapatero recoge las consecuencias de unas políticas y unas medidas radicales y de choque contra la Iglesia que al PSOE no se le ocurrió acometer en tiempos de Felipe González. Pero eluden entrar en el debate. Por medio del responsable de Justicia del partido, Ignacio Astarloa, el PP se limitó ayer a anotar la reacción desmesurada y radical de los socialistas contra los obispos, expresar su máximo respeto por la concentración del domingo y anotar que el Gobierno se dedica a atacar a quienes expresan sus ideas con el objetivo de disimular su incapacidad para ocuparse de los problemas reales de los ciudadanos. El diputado del PP López- Medel deja la política El diputado del Partido Popular Jesús LópezMedel comunicó por carta el pasado mes de noviembre a Mariano Rajoy su intención de abandonar la política después de 12 años de actividad parlamentaria, según explicó él mismo en declaraciones a Europa Press. Su propósito es reincorporarse a su puesto de abogado del Estado y profesor universitario de Derecho. López- Medel se había desmarcado en los últimos años de algunas decisiones oficiales de su partido. Criticó la intervención en Irak y, tras hacerse pública la sentencia sobre los atentados del 11 de marzo, el pasado 31 de octubre, fue rotundo al defender la necesidad de que su partido respetara y acatara el fallo judicial frente a los sectores internos que habían alentado las teorías conspirativas El todavía diputado del Grupo Popular considera que hay que incidir en el centrismo y la moderación apostando por un mayor entendimiento y consenso entre los dos grandes partidos, el PP y PSOE, en los temas claves del Estado