Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2- -1- -2008 DEPORTES www. abc. es deportes 85 La clase media llega tarde Mientras los clubes grandes se han puesto serios con los jugadores para evitar los retrasos, hacer novillos se ha trasladado a equipos de la clase media. Ahí están los casos de Alves, Savio, Matuzalem o Riga JULIÁN ÁVILA MADRID. Por estas fechas era moneda común en los vestuarios de los grandes hacer apuestas sobre qué jugador se saltaría la fecha acordada por el club para regresar de las Navidades. En los últimos años hemos visto y hemos escuchado historias rimbombantes, que iban desde el fallecimiento de una superabuela, que según el registro civil cumpliría en breve ciento veinte años; el secuestro de algún familiar cercano o la enfermedad repentina de alguien del entorno más íntimo. Este año la historia es bien distinta. En el Real Madrid el retraso de Robinho y de Baptista, en la víspera del partido contra el Español después de jugar con Brasil y divertirse en la fiesta de las camisinhas motivó la intervención del club. Encargaron a Javier Lozano la misión de chequear todos los vuelos de los jugadores para cazar a los trileros. Antes, los futbolistas encargaban los billetes de regreso a Madrid por su cuenta o bien pedían a las distintas Federaciones que apurasen hasta el último día. Pero ya no hay colchón en la casa blanca. Y este año, el equipo volvió al trabajo el día 31 y todos estaban a la hora prevista. Siempre fue más flexible el Barcelona con sus internacionales. Las vacaciones navideñas del año pasado fueron sonadísimas. Rijkaard concedió un descanso de casi dos semanas (12 días) y se montó un quilombo. Deco forzó la quinta amarilla en el último partido del 2006 para escabullirse del compromiso frente al Getafe (a primeros enero) y prorrogar de modo unilateral el descanso- -el portugués se escudó en problemas familiares- También Ronaldinho participó en la fuga porque también Daniel Alves, del Sevilla, es uno de los jugadores que ha llegado tarde tras las vacaciones de Navidad estaba sancionado. Llegó dos días tarde y fue criticado por un sector del vestuario. El brasileño es un maestro. Inició su carrera de novillero en el Paris Saint Germain francés cuando en las Navidades de 2002 se tomó cinco días extras porque estaba enfrentado a Luis Fernández, entonces técnico del PSG. Argumentó que visitó a un médico por un grave problema de mandíbula, pero el club replicó que esas dolencias no eran urgentes. Es más, desveló que el primer día de trabajo estuvo jugando un partido benéfico. También en el Barcelona se ha hecho el sordo. En su segundo mes como azulgrana, en septiembre de 2003, aterrizó en El Prat justo cuando sus compañeros se estaban entrenando. Pidió ir directamente al hotel a dormir y el Barça se lo concedió. El 15 de noviembre del mismo año, Ronaldinho alargó su estancia en Porto Alegre junto ROCÍO RUZ a su madre aduciendo que, un día más tarde, podría tomar enlaces aéreos menos engorrosos. Tampoco sucedió nada. Sin embargo esta temporada, con las vacaciones más cortas de los últimos años, en el Barcelona nadie ha llegado tarde (Eto o tenía permiso para llegar un día después por un partido benéfico) El ambiente no es el idóneo para aparecer en las portadas de los medios de comunicación como protagonista de algún escándalo. Curiosamente, los retrasos más sonados se registran este año en los equipos de la clase media. Alves, del Sevilla, llegó unas horas tarde pero pudo entrenarse el mismo día. Más incómoda es la situación en el Levante. Savio y Riga se han extraviado entre enlaces en algún aeropuerto. El africano es un experto. En la presentación del equipo llegó al descanso del partido. Otra caso es el de Matuzalem. El brasileño del Zaragoza avisó del retraso porque tenía que coger cinco aviones, billetes proporcionados por su agente. Pero para fenómeno, Romario. Ostenta el récord de absentismo en la Liga. Llegó con 23 días de retraso a Barcelona en el verano del año 1994. La odisea de Matuzalem Ronaldinho, un maestro Romario ostenta el récord de absentismo en la Liga: llegó con 23 días de retraso a Barcelona en 1994 Ronaldinho ha sido especialmente puntual este año AFP