Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID MIÉRCOLES 2 s 1 s 2008 ABC Madrid cambia de nombre Las localidades están vivas y, en las últimas décadas, muchas han alterado su nombre. Anexiones, motivos históricos... hay diversas razones, incluso estéticas: Puebla de la Sierra se llamaba Puebla de la Mujer Muerta POR MARIO DÍAZ ILUSTRACIÓN: FERNANDO RUBIO MADRID. Corrían los años cuarenta del siglo pasado cuando la visita del gobernador de Madrid a un pueblecito de la sierra madrileña cambiaría para siempre su nombre, tan tétrico como histórico. Nuestro municipio se llamaba Puebla de la Mujer Muerta desde hacía siglos, porque la montaña hace la silueta de una mujer yaciente. El nombre sonaba un poco mal, y resulta que una vez vino el gobernador a una inauguración y decidió que se cambiaba explica su alcalde, Aurelio Bravo. Como el Ayuntamiento estuvo de acuerdo y la consulta a los vecinos también fue positiva, pese a algunas discrepancias, Puebla de la Mujer Muerta pasó a la historia, como antes lo fue su anterior nombre árabe, Puebla de Alfagor. A partir de entonces, y tras la sugerencia del gobernador, el municipio fue rebautizado como Puebla de la Sierra, hoy con poco más de cien vecinos censados actualmente. Las localidades madrileñas están vivas y han variado su nombre en multitud de ocasiones, más de una treintena en el último siglo. Normalmente estos cambios se deben a motivos históricos o geográficos, pero también a las lógicas variaciones tras unirse varios municipios, tras segregarse unos de otros, o debido a la anexión por localidades limítrofes, tal y como sucedió con tantos pueblos que perdieron su identidad para convertirse en distritos o barrios de la gran capital que se fue creando. Desde 1900 hasta 2005, el Instituto Regional de Estadística de la Comunidad de Madrid ha registrado 32 casos de modificación de nombres en las localidades madrileñas. De estos 32 cambios, 26 se debieron a motivos históricos o geográficos: a estas localidades se les han añadido normalmente algún sustantivo que reivindica su pertenencia a una comarca o zona determinada, o que los liga a sus accidentes geográficos más cercanos: ríos, montañas... Cubas, por ejemplo, incorporó en 1996 como apellido el nombre de su comarca: La Sagra. A partir de la década de los años veinte del siglo pasado, Pelayos se convirtió en Pelayos de la Presa, lo mismo que La Serna y Serranillos, por ejemplo, pasaron a ser La Serna del Monte y Serranillos del Valle. Los ríos, en todo caso, son los accidentes geográficos más recurrentes: a lo largo del siglo pasado, el Henares se incorporó al nombre de San Fernando; el Tajo se unió a Brea; el Jarama lo hizo a Fuente el Saz, Torremocha o Valdetorres; el Lozoya se adhirió a Villavieja, Gargantilla y Buitrago; y el río Tajuña, a su vez, se incorporó al nombre del municipio de Orusco. Otras localidades, en cambio, han variado su nombre sin guardar mucha- -más bien ninguna- -relación con su denominación original. De Manjirón a Puentes Viejas Así, Manjirón se convirtió en Puentes Viejas en 1975, y Chozas de la Sierra pasó a denominarse Soto del Real en 1959, tras una vota- ción popular en la que los vecinos eligieron entre ambos nombres e incluso un tercero: Alameda de la Sierra. Al igual que Puebla de la Mujer Muerta, Olmeda cambió radicalmente de apellido: de Ol- 32 cambios en un siglo meda de la Cebolla pasó a ser Olmeda de las Fuentes, por ser un nombre más eufónico y que responde a una realidad, dada la gran cantidad de fuentes existentes en el pueblo y en su término según justificó el alcalde al ministro de la Gobernación, en una petición por carta fechada en 1953. Una simple contracción también puede generar multitud de cambios de nombre. El nombre original de San Agustín, por ejemplo, se convirtió en San Agustín del Guadalix en los años veinte, De Guadalix en 1998 y de nuevo Del Guadalix en 2001. Algo parecido le ha sucedido a San Lorenzo del Escorial, según los datos del Instituto Regional de Estadística: en el último siglo pasó de San Lorenzo a San Lorenzo del Escorial, luego a San Lorenzo de El Escorial para recuperar, en 1998, la contracción Del En el Ayuntamiento de la localidad, en todo caso, sostienen que su denominación actual es San Lorenzo de El Escorial, tal y como consta en todos sus documentos. Una cosa es como cada Ayuntamiento llama a su localidad, incluso en sus membretes, y luego cómo figura en el Registro de Entidades Locales de la Administración del Estado; hay algunos ayuntamientos con litigios con su nombre y sus escudos, que no son legales, aunque a nosotros no se ha dirigido ningún municipio para decir que el nombre que tenemos registrado es incorrecto afirma Ángel Sánchez, subdirector general de Estadísticas Demográficas. Arganda del Rey, por ejemplo, figuró en los registros estadísticos regionales como Arganda hasta 1996, aunque el archivero de la localidad, Julio Cerdá, explica que desde que acabó la guerra civil se le volvió a añadir el apellido Real concedido por Felipe II en 1583, y que fue eliminado al proclamarse la II República A su juicio, todo se debe a que en 1939 no se volvió a restituir oficialmente el apellido de Arganda, aunque sí oficiosamente, y en 1996 se actualizaría en las estadísticas por una simple cuestión burocrática Durante el último siglo han desaparecido unos 20 pueblos. Algunos, al fusionarse entre sí, han mantenido sus nombres- -es el caso del actual Lozoyuela- Navas- Sieteiglesias o ¿San Lorenzo del Escorial? Los nuevos Por otra denominación. Se adopta por diferentes motivos y es el modo más frecuente de cambiar de nombre en la región. Lo hicieron Arganda del Rey, Brea de Tajo, Buitrago del Lozoya, Cadalso de los Vidrios, Cubas de la Sagra, Fresnedillas de la Oliva, Fuente el Saz de Jarama, Pinilla de Buitrago, Gargantilla del Lozoya, Navarredonda y San Mamés, Olmeda de las Fuentes, Orusco de Tajuña, Pelayos de la Presa, Piñuecar- Gandullas, Puebla de la Sierra, Rivas Vaciamadrid (el primero fue Ribas de Jarama) San Agustín del Guadalix, San Lorenzo del Escorial, San Fernando de Henares, La Serna del Monte, Serranillos del Valle, Soto del Real, Torremocha de Jarama, Torres de la Alameda, Villavieja del Lozoya, Valdeolmos- Alalpardo y Valdetorres de Jarama. Segregación de otro municipio. El Atazar surgió tras segregarse de Robledillo de la Jara, y Tres Cantos lo hizo de Colmenar Viejo. Agrupación de varios. Como Lozoyuela- Navas- Sieteiglesias, y Rivas y Vaciamadrid. Anexiones. Como Oteruelo del Valle a Rascafría, y muchos a la capital (Aravaca, Carabanchel... 20 desapariciones, 2 novedades