Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ECONOMÍA MIÉRCOLES 2 s 1 s 2008 ABC La Eurozona se amplía a 15 países con la entrada de Chipre y Malta Dinamarca revisa su postura sobre la moneda única y podría adoptarla MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Eurozona se hace más grande. Desde ayer se ha ampliado de los actuales 13 miembros a 15, tras la incorporación de Chipre y Malta, casualmente las dos economías más pequeñas de la Unión Europea. En estos momentos sus bancos, tiendas y consumidores en general están viviendo el excitante, y al mismo tiempo agobiante, cambio de moneda por el que ya pasó España hace exactamente seis años. El cambio oficial que se ha establecido es que una libra chipriota será equivalente a 1,7 euros y una lira maltesa a 2,33 euros. Los líderes de Chipre y Malta intercambiaron mensajes de felicitación en la noche del 31 de diciembre, en medio de la euforia por la hazaña conseguida: Si nuestra adhesión en la UE se considera como un gran éxito, entonces nuestra entrada en la Eurozona puede considerarse una hazaña aseguró el presidente chipriota Tassos Papadopoulos, y el primer ministro de Malta, Lawrence Gonzi la definía como una ocasión histórica que marca el retorno europeo de Chipre y de Malta Chipre, con 778.000 habitantes, representa el 0,17 del PIB europeo. Sus monedas de euro están denominadas tanto en griego como en turco, el segundo idioma oficial de la isla. Los chipriotas aseguraban que acostumbrarse al euro no será una tarea fácil. Y en Malta también hay cierto temor a que se generen tensiones inflacionistas entre sus 407.000 habitantes, cuya economía representa el 0,06 del PIB de la UE. Con esta incorporación a partir de ahora son más los países europeos que están en el euro, quince, que los que se quedan fuera, doce, lo que no se había producido hasta ahora. En total, el euro es ya la moneda de 318 millones de ciudadanos europeos, de los 493 millones de europeos que pertenecen a la Unión Europea, ampliada de 15 a 25 miembros en mayo de 2004 y a 27 con Rumania y Bulgaria en enero del año pasado. La ampliación de la circulación de la moneda única a Chi- Los nuevos países, con menos presión fiscal Los sistemas fiscales de los nuevos países miembros de la Unión Europea tienen un nivel de presión fiscal muy por debajo de la UE- 15, según un informe elaborado por Funcas. De acuerdo con el estudio, los ingresos fiscales en porcentaje del PIB han ido disminuyendo en los nuevos países miembros, frente a los de la UE- 15 que se han mantenido constantes. La excepción está en Eslovenia y Hungría, que siguen manteniendo una fiscalidad elevada. Además, destaca que el peso de la imposición directa es menor en los nuevos miembros que en la UE- 15, informa Efe. En cambio, las cotizaciones sociales y, sobre todo, los impuestos indirectos tienen un porcentaje mayor de los ingresos fiscales en las economías del Europa del Este. Funcas subraya la progresiva adaptación de los nuevos países a la legislación comunitaria en materia de IVA y la importancia de la recaudación de este impuesto. El presidente Tassos Papadopoulus muestra los nuevos billetes de euro que ya circulan en Chipre pre y a Malta es la segunda de la Eurozona. La anterior fue en enero del año pasado, con la entrada de Eslovenia en este club y además por la puerta grande, ya que este país preside la UE el primer semestre de este año, lo que supone el hito histórico de que un país de la ampliación de 2004 lleve en cierto modo las riendas de Europa durante seis meses. Esta buena noticia para la moneda única, su ampliación, será observada muy de cerca por los daneses que, a pesar de que dijeron un no rotundo en el año 2000 a integrarse, ahora empiezan a cambiar de opinión. El mes pasado el por tercera vez primer ministro de Dinamarca, Anders Fogf Rasmussen, anunció su intención de organizar un referéndum sobre el euro en 2008. La realidad es que a medida que el euro se amplía a los que se quedan fuera, de manera voluntaria como es el caso de Dinamarca, les sale caro ya que el cambio de divisa le cuesta dinero a las empresas, además de penalizar sus exportaciones. Tras Chipre y Malta todo apunta a que en 2009 será Eslovaquia la que se una al club del euro aunque, eso sí, una vez que cumpla con los criterios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, recuerdan desde la Comisión Europea. Incluso en la tradicionalista Polonia, tras el reciente triunfo electoral de los liberales, el nuevo Gobierno ya ha mostrado su intención de adherirse al euro cuanto antes, en contra de la opinión del Gobierno saliente. AP Los ausentes Todo apunta a que en 2009 será Eslovaquia la que se una al club del euro si cumple el Pacto de Estabilidad Cuestión de identidad Sin embargo, todos estos nuevos fichajes para la moneda única parece que no han movido ni un ápice la actitud de Suecia y Reino Unido, que tienen un opt- out o derogaciones en esta materia, y no tanto por sus Gobiernos, sobre todo en el caso sueco, sino por sus ciudadanos, que se aferran a sus monedas nacionales como una señal de identidad a la que no están dispuestos a renunciar en pro de una Europa en la que tampoco creen demasiado. Sólo un dato para el análisis: el 56 de los suecos dijo no al euro en un referéndum en 2003. Un hipotético sí de los daneses podría quizás animar a británicos y suecos a entrar en el club del euro, habida cuenta además de que la política monetaria de los suecos y daneses está un poco supeditada, aunque de manera oficiosa, a la que decide el Banco Central Europeo (BCE) En todo caso, la CE prevé que el euro siga su ampliación, y tras la de 2008, la siguiente será la de los países bálticos, entre 2011 y 2014, en función de que se acerquen o no a los criterios del Pacto de Estabilidad o Crecimiento, sobre todo en materia de inflación. Más dentro que fuera del euro El marco sigue vivo: un tercio de los alemanes guarda 14.000 millones El marco alemán sigue vivo. Seis años después de su teórica extinción a favor del euro, uno de cada tres alemanes afirma conservar algo de la vieja moneda, mientras que el Bundesbank calcula que siguen en circulación 14.000 millones de marcos (unos 7.000 millones de euros) Más de un 34 de los ciudadanos germanos guarda viejos billetes o monedas, en general en cantidades de unos 20 marcos, aunque también de 50 y 100 marcos (12 un 10 entre 100 y 500 marcos y sólo un 2 dice tener por encima de los 500 marcos. El banco central alemán cambia cada mes unos 300.000 marcos en 150.000 euros, que generalmente se trata de dinero olvidado en huchas, monederos o cajas de caudales domésticas. El Bundesbank da por hecho que aproximadamente la mitad de los 14.000 millones de marcos citados nunca reaparecerá o será cambiado por euros.