Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 s 1 s 2008 ESPAÑA 27 Investigan la muerte de la joven de Agost que apareció a 1.040 m de altitud Su cuerpo desnudo fue localizado el pasado día 31 sin signos de violencia, en una cumbre del Maigmó s El parapentista que lo encontró dijo que parecía que dormía A. A. ALICANTE. Los vecinos de la pequeña localidad alicantina de Agost, de poco más de 4.000 habitantes, siguen conmocionados ante el hallazgo, el pasado lunes 31 de diciembre, del cuerpo sin vida de María Dolores Yeste Herrera, desaparecida el pasado Día de Navidad. El Ayuntamiento decretó ayer tres días de luto y acordó suspender las celebraciones navideñas como señal de duelo ante el trágico final de esta vecina de 22 años, que abandonó su domicilio en pijama y de forma enigmática para, según explicó a sus padres, aparcar el coche. Tras una intensa búsqueda, que comenzó el miércoles pasado cuando los padres denunciaron su desaparición, el cadáver de María Dolores Yeste Herrera fue localizado desde el cielo por José Manuel, un parapentista que practicaba deporte. Alertado por la Cruz Roja del rastreo de la chica, observó, en un momento de su vuelo, lo que le pareció un cuerpo humano en una zona de difícil acceso, cerca de una cima de la sierra del Maigmó a unos 1.040 metros de altitud, y decidió aterrizar en las proximidades. Tras corroborar que se trataba de un cadáver alertó a la Guardia Civil, que pronto identificó el cadáver con el de la joven desaparecida. José Manuel relató que el cuerpo de la María Dolores parecía relajado y se encontraba en una posición en la que parecía durmiendo Las únicas muestras de golpes eran arañazos en las piernas relató. De momento, habrá que esperar al resultado de la autopsia, que se practicará hoy al cadáver de la joven de 22 años en el Instituto de Medicina Legal de Alicante, para conocer las causas de la muerte. El caso se encuentra bajo secreto de sumario en un juzgado de Novelda. Fuentes policiales confirmaron a ABC que el cadáver no presenta signos de violencia por lo que el resultado de la autopsia será decisivo para encaminar las investigaciones. En cualquier caso, confirmaron que la Guardia Civil ha abierto una línea de investigación para esclarecer las causas de la muerte, lo que significa que para los investigadores existen dudas razonables que hacen descartar la muerte natural o el suicidio. Uno de los extremos que intenta aclarar la Guardia Civil es cómo llegó la joven a lo alto de la roca, elevada a más de 1. 000 metros, sin su ropa. Además, varios amigos de la familia y el propio alcalde de Agost, Joaquín Castelló, se hicieron eco ayer de que la joven fallecida llamó por teléfono a dos amigas antes de desaparecer sin que éstas respondieran a su llamada. También desvelaron que las fuerzas de seguridad podrían estar investigando la relación de su desaparición con unos pasajes subrayados en una biblia que los familiares de María Dolores Yeste encontraron en su cuarto. Al parecer, en estos fragmentos se hace referencia a que la salvación está en la montaña comentó Joaquín Castelló, quien, no obstante, remarcó que la joven era una persona extrovertida y alegre y que, en principio, no se le conocían ni tendencias depresivas ni vinculaciones religiosas que pudieran considerarse extrañas y que pudieran explicar un caso como este. María Dolores Yeste desapareció el pasado 25 de diciembre de su domicilio de Agost cuando, vestida con un pijama, se dirigió a su coche. En días posteriores se localizó este vehículo en una zona conocida como El Palomaret en la sierra del Maigmó, así como su pijama, ropa interior y documentación. A pesar de ello, sus padres todavía mantenían la esperanza de que fuera encontrada con vida. Zona de la sierra de Maigmó (Alicante) donde se encontró el cadáver de la chica EFE El Supremo confirma la condena al ayuntamiento de Bilbao por el ruido de sus servicios de limpieza S. E. MADRID. El Tribunal Supremo ha confirmado una sentencia que obliga al Ayuntamiento de Bilbao a indemnizar con 10. 000 euros a un vecino del municipio que tuvo que soportar durante dos años los ruidos que provocaba en las inmediaciones de su domicilio el servicio municipal de limpieza, que acometía los trabajos todos los domingos entre las 6.30 y las 8.30 horas de la mañana El Alto tribunal, que rechaza el recurso de casación presentado por el Ayuntamiento, confirma la sentencia que en noviembre de 2003 dictó el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) al entender que con su actuación la Administración local vulneró los derechos de este ciudadano a la inviolabilidad del domicilio, la intimidad y la integridad física. Es evidente que la persistencia durante dos años de estos ruidos periódicos, siguiendo lo dicho por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, puede producir al ser humano un estado de crispación que a todas luces le altera psíquicamente con obvias repercusiones físicas reconoce el Tribunal Supremo. La sentencia del TSJ vasco recurrida por el Ayuntamiento de Bilbao señalaba que los trabajos de limpieza bajo la vivienda de este vecino eran acometidos por unas máquinas barredoras y un camión cisterna que, según reconoció un informe de la propia Concejalía de Medio Ambiente, producían ruidos superiores a los permitidos en zonas residenciales. Así lo atestiguaban también dos informes de la Policía Municipal que señalaban que en el interior de la vivienda del denunciante los ruidos superaban los límites establecidos. En esta situación, el vecino pidió en mayo de 2003 al Consistorio el cese de los ruidos y, al no conseguirlo, recurrió al TSJPV que le dio la razón en no, viembre de 2003 al considerar que el servicio municipal de limpieza debería haberse provisto de mecanismos silenciosos o, al menos, productores de menores emisiones de ruido En la sentencia del TS, se establece que escoger la solución más económica por las Administraciones Públicas no sólo es posible, sino aconsejable, pero no cuando dicha elección supone poner en riesgo la salud o la intimidad del domicilio de los ciudadanos, de tal suerte que es al Ayuntamiento a quien corresponde compatibilizar el servicio público que presta con estos derechos fundamentales Hoy, la autopsia