Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El desafío nacionalista MIÉRCOLES 2 s 1 s 2008 ABC César Alonso de los Ríos Independencia tributaria Montilla inaugura hoy la Agencia Tributaria de Cataluña, núcleo duro del capítulo de financiación del Estatuto recurrido ante el Tribunal Constitucional s Su objetivo es eliminar la administración tributaria nacional en esta comunidad POR MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. El gran deseo del presidente José Montilla para este año que empieza es lograr un nuevo sistema de financiación. Un deseo que comparten el resto de comunidades autónomas pero que Cataluña pretende ver realizado de forma unilateral, es decir, negociando de tú a tú con el Gobierno español un modelo que permita en última instancia liquidar la administración tributaria nacional en el territorio catalán. Conceder la independencia financiera no es, desde luego, la prioridad del Gobierno del PSOE. Sí lo es en cambio afrontar unas elecciones generales sin excesivas presiones territoriales. De ahí el bloqueo de la comisión bilateral Estado- Generalitat encargada de traspasar otras competencias supuestamente menos conflictivas. Ante esta resistencia del ministro de Economía, Pedro Solbes, a hacer distingos autonómicos en materia de financiación, Montilla ha optado por andar para hacer camino, o lo que es lo mismo, por aplicar una política de hechos consumados mediante la puesta en funcionamiento de la Agencia Tributaria de Cataluña, la primera institución en materia de autogobierno que se crea gracias al nuevo Estatuto, después de que el Parlamento diera luz verde a su creación el pasado mes de julio, gracias a un acuerdo entre los partidos que forman el tripartito (PSC, ERC e ICV) y CiU. La Agencia comenzó a funcionar ayer, pero será inaugurada hoy por el propio Montilla. En aquel acuerdo socioconvergente hubo un cierto intercambio de papeles, pues mientras el consejero de Economía, el socialista Antoni Castells, hacía ostentación de la vocación secesionista de la nueva Agencia: No escondemos que pretendemos ir más allá del propio Estatuto comentó entonces en los pasillos del hemiciclo; el jefe de la oposición, Artur Mas, renunciaba al concierto económico para apoyar la creación de un organismo que constituye el núcleo duro del texto estatutario y que, según el PP, rebasa con creces los principios constitucionales de coordinación y solidaridad, pues a la larga, aspira a convertirse en el único órgano de gestión de los impuestos recaudados en Cataluña. De momento, esta Agencia contará con un presupuesto de 32,8 millones de euros y tramitará este año un volumen de gestión de tributos propios y cedidos de 5.000 millones de euros. Dispone de una plantilla de 347 personas. Con la finalidad de convertirse en la única administración tributaria en Cataluña el Estatuto prevé que antes de agosto de este año, la Agencia se transforme en un Consorcio en el que participen de forma paritaria el Gobierno y la Generalitat. El primer objetivo de este Consorcio será la gestión del IRPF. Plasmación práctica del capítulo del Estatuto dedicado a la financiación, la Agencia Tributaria de Cataluña forma parte de los artículos recurridos por los populares y por el Defensor del Pueblo ante el Tribunal Constitucional. Sin esperar a la sentencia del Alto Tribunal, el Gobierno de Montilla comienza 2008 con un gran golpe de efecto por parte de un PSC doblao y casi partío como diría la ministra Magdalena Álvarez, por las promesas incumplidas de Zapatero. Pero la cruda realidad es que la Agencia catalana no es nada sin el traspaso de determinadas competencias por parte del Ejecutivo español y sin la reforma de la Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) Sin la buena voluntad del PSOE, no se podrá dotar de contenido a esta Agencia, cuyo funcionamiento inicial no difiere mucho de la actual Dirección General de Tributos de la Generalitat. Al presidente Zapatero se le acumula el trabajo en materia de financiación. Es poco probable que haga distingos, dada la traumática experiencia estatutaria. Y mucho menos posible es que, antes de las elecciones de marzo, el Gobierno español dé algún paso en este sentido. Eso sí, comienza el festival de inauguraciones. LA IGLESIA, DIOS Y ZAPATERO os intelectuales progresistas están de uñas con la ofensiva católica en relación con el aborto, la eutanasia y las intervenciones estatales en la educación. A gentes como Juan Goytisolo, estremecedoramente seco de ideas, les ha venido de perlas el debate. Gracias a la nueva cruzada han podido escribir el artículo de siempre. En esta ocasión, algunos liberales se han sumado a la izquierda en el frente neo- progre. Y no porque a unos y a otros les preocupe distiguir entre lo que hay que dar a Dios y lo que hay que darle al César, sino porque para ellos nada de lo cultural y de lo político puede corresponderle a Áquel. Por ejemplo, para ellos, la Iglesia no tiene derecho a promover un clima contrario a determinadas leyes, ni puede tratar de crear climas de opinión frente a la que mayoritariamente ha podido expresarse en el Parlamento. No aceptan, por tanto, que la Iglesia trate de influir democráticamente en la sociedad y, de ese modo, pueda crear un estado de opinión favorable a sus concepciones. Por esa razón, estos días hemos podido leer críticas a la manifestación de la Iglesia en defensa de la familia. No admiten que la Iglesia critique al Gobierno. Y aún menos en la calle y con los cardenales por delante. El frente neo- pro deberá acostumbrarse a la lucha de los católicos españoles en contra de determinadas leyes y prácticas. Afortunadamente. Si no hubiera sido por las denuncias que se vienen haciendo desde las filas de la Iglesia ¿se habría detenido el exterminio de miles de niños; se habría parado la acción de las trituradoras de seres humanos en Barcelona y habría terminado la liquidación expeditiva de vidas humanas por la vía dedicada a la basura? Ahora queda una tarea más difícil. Hay que devolver a la sociedad española la estima por la vida, el sentido de la responsabilidad por los propios actos personales... El frente de laicistas y agnósticos liberales se ha encontrado, al fin, con la respuesta de los católicos, es decir, de gentes que no consideran incompatibles la Fe y la Razón. Pascal escribía en la arena sus ecuaciones pero veía con el corazón. Es nuestra civilización. L Hacia el futuro Consorcio Montilla, presidente del Gobierno catalán, rodeado del consejero de Economía y de Carod- Rovira ABC Setenta pasajeros quedan atrapados durante dos horas en un tren en Lérida ABC BARCELONA. El día de Año Nuevo se convirtió en una auténtica tortura para los setenta pasajeros que viajaban en un tren que cubre la línea entre Barcelona y Puigcerdá. Durante dos horas, permanecieron atrapados, hasta que se consiguió remolcar el convoy. Al parecer, la causa del incidente fue una avería mecánica. Según informó a Efe un portavoz de Renfe, la pesadilla de estas setenta personas comenzó a las 20.21, cuando el tren se paró súbitamente en una zona de vía única y de difícil acceso situada entre Alp y La Molina, en la provincia de Lérida. Los responsables de Renfe activaron el protocolo previsto y se pusieron en contacto con los Mossos d Esquadra y los Bomberos de la Generalitat, que finalmente acordaron que la mejor manera de rescatar a los pasajeros era remolcar el convoy hasta Puigcerdá, lo que se produjo a las 22.22, dos horas después de la avería. Según el mismo portavoz de la compañía ferroviaria, la avería mecánica de este convoy no provocó demoras en otros trenes de la misma línea,