Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La política exterior de España MIÉRCOLES 2 s 1 s 2008 ABC El Gobierno sigue a la espera de que vuelva el embajador de Marruecos Hace dos meses que Rabat le llamó a consultas por la visita real a Ceuta y Melilla LUIS AYLLÓN MADRID. Hoy hace dos meses que el embajador marroquí en Madrid, Omar Azziman, tuvo que abandonar España obedeciendo las órdenes de Mohamed VI, molesto por el anuncio del Gobierno español de que Sus Majestades los Reyes se disponían a visitar oficialmente Ceuta y Melilla. Pese a todo, el Ejecutivo considera que las relaciones entre los dos países no se han deteriorado y asegura en el balance de legislatura difundido hace unos días que la relación con Marruecos se caracteriza por su madurez y su denso contenido Lo cierto es que, al menos desde el punto de vista diplomático, las autoridades de Rabat no muestran mucho interés en confirmar estas proclamas de amistad. La reacción marroquí al anuncio de la visita real cogió por sorpresa al Gobierno español, que esperaba simplemente unas declaraciones casi de oficio para protestar. Así fue en los primeros instantes, pero la cosa no terminó ahí y, según supo ABC de fuentes diplomáticas, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que se encontraba precisamente de visita en Essauira, en Marruecos, no pudo disimular su sorpresa y contrariedad cuando conoció que Azziman había sido llamado a consultas por tiempo indefinido una medida bastante seria en términos diplomáticos. A primeros de diciembre, responsables de Exteriores cancelaciones, como una cumbre bilateral en Polonia, porque Zapatero estaba cansado tras un debate sobre el 11- M, o a retrasos continuados como la visita a Marruecos, para la que Mohamed VI no encontró fechas hasta la cumbre bilateral de marzo de 2007. Un dato curioso es que Zapatero ha viajado cuatro veces a Estados Unidos, pero siempre lo ha hecho a Nueva York, para asistir a actos en la ONU, remarcando así su apuesta por el multilateralismo, pero, a la vez, dejando más al descubierto su enfrentamiento personal con George Bush, lo que ha hecho que sea el único mandatario europeo que no ha pisado la Casa Blanca. En los últimos meses de 2007, Zapatero ha realizado un sprint final de viajes al extranjero, que continuará a lo largo del mes de enero, para quedarse prácticamente libre de compromisos internacionales durante el mes de febrero y la primera semana de marzo, fechas en las que estará centrado en la campaña electoral. En diciembre, Zapatero estuvo en Nápoles, Lisboa, Bruselas y Roma, y, en enero tiene programadas visitas a París, el día 10, para la cumbre hispanofrancesa; a Braga, el día 18, para la cumbre hispano- portuguesa; y a Palma de Mallorca, el día 31, para la cumbre hispano- alemana. Ésta debía celebrarse en septiembre, hace cuatro meses, pero no pudo tener lugar antes de que concluyera 2007, pese a los intentos y las promesas del Ejecutivo español, porque la canciller Ángela Merkel tenía asuntos más importantes de los que ocuparse. Además, para los días 15 y 16 de enero está convocado en Madrid el primer foro anual de la Alianza de Civilizaciones y Zapatero prevé visitar este mes a las tropas en El Líbano. Sprint final Zapatero conversa con Mohamed VI durante la cumbre bilateral del pasado mes de marzo confiaban en que Azziman volviera a casa antes de Navidad. Sin embargo, el día 19, Moratinos reconocía ante un grupo de periodistas en Madrid que esa expectativa no se iba a hacer realidad. El Ejecutivo no termina de entender por qué Marruecos aún no ha decidido la vuelta del embajador, sobre todo porque algunas autoridades marroquíes han hablado de la crisis como algo pasado. hacer justo lo contrario de lo que hacía el Ejecutivo de José María Aznar. Con una escasa implicación personal del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la política exterior parece ir a trompicones, sin conseguir dar la imagen de España como un país al que se debe respeto. ABC A trompicones Pero la realidad es que la crisis permanece y es uno más de los numerosos episodios conflictivos de una política exterior que el Gobierno ha desarrollado basándose muchas veces en El desprecio de Mohamed VI, una muestra más de la debilidad de la política exterior de Zapatero Según el balance de legislatura elaborado por Moncloa, Zapatero realizó 81 viajes internacionales en estos cuatro años y, aunque no lo especifica, la mayoría de ellos tuvieron como objetivo participar en cumbres multilaterales- -sobre todo Consejos Europeos- -o en cumbres bilaterales con otros países establecidas desde hace tiempo. Los viajes oficiales con destino expreso a un país fueron muy pocos: en concreto el pasado año sólo a México y Panamá, después de haber cancelado, por tercera vez, su proyectado viaje a Japón, tras el atentado de la T- 4. Como la de Japón, en estos años hemos asistido a varias