Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 DEPORTES Las polémicas del deporte en 2007 LUNES 31 s 12 s 2007 ABC Míreme usted a los ojitos Se cierra un año que, más que nunca en el deporte, deja un reguero de enfrentamientos, malos entendidos y luchas de egos. La ausencia de Raúl en la selección española, la convivencia de Alonso en McLaren y el choque entre Ronaldinho y Eto o marcaron 2007 POR JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Egos incontrolables en el fútbol, espías y la inevitable FIA en la Fórmula 1, el mundo del dopaje que separa la realidad de la ficción en el atletismo y el ciclismo, una estrella de la natación desnudada en internet. 2007 ha dado para todo. negra que traduce los actos heroicos en engaños. Así se ha sentido la opinión pública y las autoridades deportivas. Marion Jones confesó haberse dopado después del proceloso caso Balco, un asunto policial que fue destapado por un despecho amoroso. Aceptó haber consumido THG, un anabolizante sintético fabricado en exclusiva por el laboratorio Balco de San Francisco. La Federación Internacional ha retirado sus marcas del palmarés y el COI la obligó a devolver las cinco medallas de Sidney. Los tres oros de 100, 200 y el relevo 4 x 400, y los dos bronces de salto de longitud y 4 x 100. La sentencia deja una inquietante nebulosa sobre los resultados de las últimas competiciones. El título olímpico de 100 metros recae por carambola en la griega Thanou, sancionada dos años por no presentarse a un control el día antes de comenzar los Juegos de Atenas. chicos. España fue plata. A Garbajosa, sin embargo, le esperaba otro mal trago. El técnico de Toronto Raptors, Sam Mitchell, retiró tiempo de juego al español y el club adujo que la lesión no estaba curada. El alero ha tenido que ser operado nuevamente y su restablecimiento definitivo es ahora una incógnita. Pereiro Prudhomme Un año después, el Tour La amenaza pendía sobre Óscar Pereiro como un pájaro de mal agüero. El Tour estaba decidido a dejar desierto en su palmarés el casillero de ganador en 2006. Al limbo su tenaz defensa del amarillo después del regalo de 30 minutos en una escapada consentida, al limbo los recuerdos de Floyd Landis destrozando la carrera camino de Morzine. Pero llegó el otoño de 2007 y compensó al gallego. La Agencia Antidopaje Americana consideró probado que Landis consumió testosterona sintética y la dirección del Tour entregó el triunfo a Pereiro. Ha esperado demasiado tiempo aseguró Christian Prudhomme, director del Tour. El ciclismo sigue con un pie en la carretera y otro en los laboratorios. Raúl Luis Aragonés Eto o Ronaldinho Ego entre estrellas El barro de la galactización trajo los lodos que ahora enfangan al Barcelona. A Eto o se le calentó la boca en Vilafranca del Penedés y destapó el cisma que anidaba en el vestuario. Dijo que Rijkaard era mala persona que Ronaldinho era un vago- yo siempre entreno con el grupo -y que el club estaba dividido entre el presidente Laporta y el ex vicepresidente Rossell. Perdono, pero no olvido sentenció el camerunés. El Barcelona entregó la Liga en bandeja al Madrid y los problemas no se han resuelto. Ronaldinho, el mejor jugador del mundo, ha dejado de ser el fetiche del Camp Nou y el Milán parece su destino. Garbajosa Sam Mitchell El tobillo de la discordia El idilio de Jorge Garbajosa con la NBA se partió como una sandía a finales del pasado marzo en el Boston Garden de los legendarios Celtics, ahora resucitados. El alero de Torrejón se fracturó el tobillo izquierdo en una imagen de escalofrío al intentar poner un tapón a Al Jefferson. Fue operado en Estados Unidos, pero su primer pensamiento consistió en no renunciar al Europeo de España. Alentado por el título mundial que la selección consiguió en Japón, por la fascinación que este grupo ejerce sobre los aficionados, Garbajosa protagonizó una recuperación récord y alcanzó su objetivo. Llegó a tiempo de lucir su tiro al servicio de Pepu Hernández y sus tre McLaren y Ferrari marcó la temporada. Todo empezó en una tienda de fotocopiadoras cercana a Woking, con la mujer de un ingeniero de McLaren (Mike Coughlan) solicitando copias a través de un lápiz de memoria. Un empleado de Ferrari, Nigel Stepney, le pasó documentación del monoplaza de Raikkonen y Massa. El asunto se enredó en los tribunales deportivos por la enemistad recalcitrante entre los jefes del cotarro. Todt (Ferrari) Dennis (McLaren) y el último personaje llegado a la opinión pública española, Max Mosley, el presidente de la inefable FIA. Todo acabó con la mayor multa conocida en el deporte: 72 millones a McLaren y la pérdida de todos los puntos del Mundial de constructores. McLaren Ferrari Espías en la Fórmula 1 Aquella mañana de junio en que saltó la escandalera, nadie se rasgó las vestiduras en la Fórmula 1. Ingenieros rivales que comparten información teóricamente confidencial sobre los entresijos de los coches. Todo el mundo sabe lo que hace el otro en el paddock dijeron unos y otros. Sin embargo, por política, intereses o vaya usted saber que tipo de motivaciones, el caso de espionaje en- Marion Jones Jacques Rogge Dopaje de una campeona Hace siete años fue la reina de los Juegos Olímpicos de Sidney. Hoy es una apestada más cuya memoria nadie honrará en el deporte. Nadie quiere relaciones con el dopaje, la sombra Beckham Capello Adiós a la galaxia El Madrid galáctico se consumió al fin en un castigo de malas trazas. El que aplicó Fabio Capello, ahora seleccionador inglés, a David Beckham. El italiano amigo de la cultura del látigo apartó de la plantilla al inglés cuando éste declaró en un vídeo promocional que dejaba el Real Madrid para marcharse a la estrambótica liga estadounidense, al desconocido Los Ángeles Galaxy. Por Capello, por la dirección del club, o por los dos, Beckham se pasó unos cuantos meses en la grada, entrenando durante la semana y comiendo pipas en su palco el domingo, mientras el equipo adolecía de recursos. El entrenador aseguró en su descargo que no se podía admitir a un jugador en el equipo que había firmado ya por otra entidad La respuesta del británico fue señorial. No hubo respuesta. Calló y entrenó. Se tragó el orgullo y esperó que amaneciese. La afición blanca se decantó mayoritariamente por el jugador, cuya reaparición en Anoeta sin que nada hubiese cambiado (mantenía su compromiso con los Galaxy) dejó en mal lugar a Capello. Marcó un gol de falta y no hubo revancha en la celebración, Beckham metió la pierna hasta el final. Su adiós, unido al de Roberto Carlos, fue el fin de una época, el Real Madrid galáctico construido por Florentino Pérez. Sólo queda Raúl.