Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL El asesinato de Bhutto sume a Pakistán en el caos LUNES 31 s 12 s 2007 ABC AFGANISTÁN, HACIA UNA ESTRATEGIA REGIONAL El asesinato de la dirigente de la oposición paquistaní, Benazir Bhutto, arroja nuevos interrogantes sobre el futuro de Afganistán y el fundamentalismo quier caso, ninguna opción parece alentadora para que una política antiterrorista más eficaz en Pakistán y Afganistán vea la luz. En Estados Unidos, con independencia del partido que gane, el próximo (o la próxima) presidente deberá decidir qué hacer con las 165.000 tropas que actualmente luchan en Irak (en Afganistán hay 27.000) Con la crisis en Pakistán latente, está por ver hasta qué punto Irak seguirá centrando las miras de Washington. La nueva estrategia de la Casa Blanca para Irak tendrá gran repercusión en cuanto a los recursos que queden disponibles para Afganistán y Pakistán. En Afganistán, donde se celebrarán elecciones en 2009, el proyecto occidental de construcción de Estado está en grave peligro de fracasar. Tras unos primeros años excesivamente triunfalistas en los que se celebraron elecciones y se crearon instituciones locales, Afganistán ha vuelto a caer en el abismo: la violencia se extiende a zonas antes seguras, el cultivo de opio ha subido un 59 en el 2006 y el gobierno de Hamid Karzai no consigue hacer llegar servicios básicos a sus ciudadanos. Aparte del santuario talibán en Pakistán y el flujo logístico terrorista que éste permite, la principal razón que explica la situación actual en Afganistán es la descoordinación flagrante entre los 39 países ahí presentes. Por un lado, ciertos países se resisten a aceptar unas normas de juego comunes para enfrentarse al resurgimiento talibán, al igual que en 2001 cuando se tardó más de dos años en lograr que las fuerzas de la OTAN- ISAF ampliaran su zona de despliegue más allá de Kabul. Y por otro lado, Washington insiste en llevar a cabo políticas ineficaces como la erradicación de la amapola que sólo consiguen acercar la población local hacia la insurgencia. Ha llegado la hora de que la comunidad internacional desarrolle una nueva estrategia para Afganistán. El enfoque de esta estrategia debe ser asegurar el apoyo de la población contra la insurgencia talibán. Esto significa invertir más recursos en las zonas más inestables del país y elaborar una estrategia regional con Pakistán en el punto de mira. No habrá problemas cuando se instaure de verdad la sharia Mulana Amir Siddique s Máxima autoridad de la Mezquita Roja ¿Cree al Gobierno cuando dice que Al Qaida asesinó a Bhutto? -Los alumnos intentaron imponer la sharia en este barrio y no funcionó. ¿Cómo pretende que funcione en todo el país? Juan Garrigues Investigador de Paz y Seguridad en la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (FRIDE) E l año 2008 será un año decisivo para Afganistán. Por un lado, la comunidad internacional se verá obligada a replantearse su estrategia tras seis años en los que la situación en el país no ha hecho más que empeorar. Por otro, en 2008 se celebrarán elecciones en los dos países que más influencia tienen sobre el futuro de Afganistán: Estados Unidos y Pakistán. El trágico asesinato esta semana de Benazir Bhutto- -la única candidata mínimamente esperanzadora para el futuro de Pakistán- -también oscurece las perspectivas para Afganistán. Los días del presidente Musharraf están contados. A pesar de obtener cerca de 7.000 millones de euros de ayuda norteamericana a Pakistán desde el 11- S como aliado en la guerra contra el terror el general ha perdido el apoyo tanto de sus bases políticas internas como de la comunidad internacional. Uno de los mayores obstáculos para el progreso en Afganistán ha sido la política conciliadora de Musharraf con los mulás del noroeste de Pakistán donde se refugia la resistencia talibán y probablemente Osama Bin Laden. Sólo se ha enfrentado a ellos- -y con considerables resultados- -cuando Estados Unidos ha subido la presión. Una de las razones por las que su principal rival, Nawaz Sharif, no entra en los planes de Estados Unidos es que se le considera demasiado cercano al fundamentalismo islámico; el mismo fundamentalismo islámico que probablemente es responsable del asesinato de Benazir Bhutto y de las presentes condiciones en las que no se puede descartar la posibilidad de un golpe militar. En cual- Amir Siddique condena enérgicamente el asesinato de Bhutto y asegura que no lo ha cometido ningún grupo religioso POR MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL ISLAMABAD. Seis meses después del asalto de la Mezquita Roja, este templo paquistaní ha recuperado la normalidad bajo la dirección de un nuevo y joven mulana. Amir Siddique tiene 32 años y es sobrino de los hermanos Ghazi, los anteriores directores espirituales. Con un discurso parco, midiendo cada palabra y acompañado de su traductor personal, el mulana se esfuerza por borrar de la mente de todos la imagen terrorista que los medios occidentales tienen en torno a su templo. -Mintieron durante la operación de la Mezquita Roja y siguen mintiendo ahora. Aquí, incluso, cometieron delitos contra la humanidad, porque usaron armamento químico y muchos de los alumnos sufren secuelas incurables. Lo del jueves no fue un ataque de ninguna organización religiosa. -Condeno profundamente el atentado contra Bhutto. No responde a la conducta propia de una sociedad islámica. -Antes que cualquier idea política, todos somos musulmanes. Da igual el partido. ¿Qué sintió al enterarse de la noticia? -La mezquita sigue pintada de amarillo, ¿piensan devolverle su rojo original? -No impusimos nada. Nuestro movimiento es totalmente pacífico, como dicta el islam. Es sólo el gran deseo que tiene Occidente de vernos como terroristas. Sólo intentábamos predicar e invitar a destruir aquellos productos no islámicos que se vendían en las tiendas más cercanas. ¿Compartía su visión política del país? -En apenas seis meses el país ha pasado por el asalto a la Mezquita Roja, un estado de excepción y ahora este atentado. ¿Qué puede ser lo próximo? -El sistema establecido por el Gobierno enturbia la vida de los ciudadanos. Sólo sabe usar la fuerza y por eso la gente reacciona de forma violenta. Los dirigentes paquistaníes dejarán de tener problemas el día que instauren la sharia (ley islámica) de forma verdadera. Pero somos musulmanes y por eso tenemos esperanza, somos optimistas. El islam traerá la felicidad, la justicia y el bienestar. -Lo tiene que hacer el Gobierno. Mientras tanto, nosotros la seguimos viendo completamente roja, porque sus paredes están teñidas para siempre del color de la sangre de los cientos de mártires que murieron en el ataque del Ejército. También está pendiente la reconstrucción de la madrasa (escuela coránica) femenina Jamia Hafsa. El Tribunal Supremo ha dado el visto bueno, pero nos siguen ignorando, y si esto sigue así, ya saben la respuesta que se van a encontrar. Se va la electricidad y la sala de oración del mulana queda completamente a oscuras. Nadie dice nada. Tranquilo, no te vamos a secuestrar bromea el traductor. La entrevista ha concluido. Llega el momento de rezar. Musharraf ha perdido el apoyo tanto de sus bases políticas internas como de la comunidad internacional AFP El coche de Bhutto tras el atentado El canal privado de televisión paquistaní, Geo TV ofreció ayer la fotografía del automóvil en el que murió asesinada Bhutto, después de un mitin, en la ciudad de Rawalpindi. El Gobierno mantiene que la ex primera ministra murió al golpearse con la palanca del techo del vehículo, y no por disparos de bala