Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA La ofensiva etarra s Acoso a la trama civil LUNES 31 s 12 s 2007 ABC Los niños pijos de ETA Entre los condenados por el sumario 18 98 hay varios personajes que llaman la atención no por proceder en sus inicios de las cloacas del terrorismo callejero o de las redes de la banda terrorista ETA, sino por haberse educado y criado en unos ambientes que nada tienen que ver con eso. Carlos Trénor, hijo de marqueses y miembro de una de las familias con más renombre en Valencia, es uno de ellos. Lo mismo ocurre con otro de los condenados, cuyo apellido es sinónimo de alta burguesía: Iñaki O Shea, hermano de Covadonga y Paloma O Shea. La periodista Teresa Toda, hija de diplomático, completa el trío de niños pijos de la banda terrorista Compañía de María, pero sin el calor de sus familiares. Nunca íbamos a verle Son los estertores del franquismo y ETA y sus ansias de independencia gozaban entonces una simpatía social de la que hoy carecen. Se salió de los marianistas antes de cantar misa. Luego contrajo matrimonio con una chica de allí. Dicen que sus padres son del Partido Nacionalista Vasco, pero que apenas sí tienen relación con ellos prosigue. Tiene dos hijos, chico y chica. Bodas, bautizos, funerales o comuniones... ningún acontecimiento familiar propició el reencuentro. Poco conocen del Carlos Trénor adulto, un desconocido para muchos de ellos, la oveja negra de la que mejor no saber para evitar que mancille el prestigio de una saga familia que acoge a juristas de renombre. El acta como concejal de HB fue el primer gran aldabonazo. Pero cuando realmente el entorno familiar se percata de la dimensión de su deriva radical es en 1998, cuando la Justicia puso cara y nombres a los peones en los que ETA se apoyaba para garantizar el éxito de su lucha armada Desde entonces, vivimos horrorizados. Puedo entender cualquier cosa, pero con muertos no señala este familiar, que reniega de aquel compañero de juegos pero que no quisisera morir sin poderle preguntar por qué Le ha sorprendido la condena por abultada pero no porque la considere inmerecida. Me sorprenden los 17 años porque me pregunto: ¿hasta dónde habrá llegado? La respuesta, si quiera parcial, a esa pregunta está en la sentencia del sumario 18 1998, esa que dice que Cárlos Trenor tenía mucho predicamento en la banda; que sus opiniones, como prestigioso letrado en ejercicio eran tenidas en consideración. Fue presidente del consejo de Administración de Ardatza y puso al servicio de la banda terrorista su inteligencia y sus conocimientos como experto en derecho laboral para lograr la descapitalización de Orain, S. A. grupo editor del diario Egin desde el que se legitimaba la violencia etarra y se fijaban objetivos. Orain tenía una deuda con la Seguri- Carlos Trénor, a la izquierda de la imagen, ríe ante el gesto de burla que hace al Tribunal uno de los acusados del 18 98 POOL Carlos Trénor Dicenta Su ingreso, a los 16 años, en un seminario supuso un punto de inflexión en la trayectoria de este terrorista, de 63 años, nieto de marqueses y emparentado con una de las familias de más renombre de la aristocracia valenciana POR I. RODRÍGUEZ I. BLASCO VALENCIA. Nombre: Carlos Trénor Dicenta. Edad: 63 años. Lugar de nacimiento: Madrid. Profesión: abogado laboralista. Condena: 17 años de prisión por su militancia activa (era dirigente) en el entramado social, mediático y financiero de ETA, cuyas cuerdas movió en la sombra durante años. Pero tras esta ficha criminal extraída de la sentencia del caso Ekin que ha diseccionado a la banda terrorista y ha dejado al descubierto sus entrañas, se oculta otra historia, la del etarra aristocrático, la de la manzana podrida de una dinastía de cuyo árbol genealógico penden ducados, marquesados, condados baronías, Grandes de España y un sinfín de títulos nobiliarios y reconocimientos civiles y militares. Era un niño buenísimo, generoso, humilde y muy, muy inteligente. Era superdotado. Sacaba matrícula de honor en todo. Iba para ser un número uno en lo que quisiera Quien así habla es un pariente muy cercano de cierta edad, que bucea y se reencuentra con aquella infancia compartida, sobreponiéndose a la repulsión que le provoca aquel chaval al que hoy ve en los periódicos, con canas, riéndose de las muecas y burlas que su compañero de banquillo regala el tribunal de la Audiencia Nacional. Es el cuarto de cinco hermanos. Nació en Madrid, en el seno de una familia acomodada. Las propiedades generaban suficientes rentas como para que el cabeza de familia, Caballero de la Orden de Malta, no tuviera que trabajar. La ruptura de Carlos Tré- Es tataranieto del fundador de una dinastía que atesora ducados, condados y marquesados Su ingreso en los marianistas supuso la ruptura con su familia, una de las más conocidas de la aristocracia valenciana nor con su entorno llega de forma prematura. Se metió en los marianistas. A sus padres no les gustó. Se fue con 16 años y pantalones cortos y nunca volvió rememora este familiar. Pasó un año en Valencia, donde apenas nadie le recuerda; luego ingresó en el seminario de Zaragoza. Decían que estaba allí, en una vaquería, en una granja para cuidar cerdos y educarse en la humildad, pero se echó a perder. Era un idealista, pero después de 17 años en los marianistas... Cada uno es dueño de sus actos, pero las circunstancias ayudan Y fue allí donde se operó el cambio. Se licenció en Derecho, en la promoción de 1962- 1967. Y fue también allí donde conoció a Iñaki O shea, otro etarra con linaje, nacido en una de las familias más influyentes de Bilbao y cuñado de Emilio Botín. La prostitución ideológica proseguiría después, con su marcha al País Vasco: primero a Vitoria, después a Elorrio. Siempre bajo el cobijo de la