Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA La deriva radical nacionalista s El Gobierno guarda silencio LUNES 31 s 12 s 2007 ABC Agitación y paso al frente independentista Los nacionalistas vascos, catalanes y gallegos están eufóricos. La respuesta a su acto político- futbolístico de reivindicación independentista fue el silencio por parte del Gobierno. Vía libre POR M. CALLEJA MADRID. El aquelarre soberanista de San Mamés ha puesto la guinda a la legislatura de Zapatero. Cuatro años pactando de todo con los nacionalistas y, al final, a poco más de dos meses para las elecciones, sus socios agradecen al Gobierno socialista los servicios prestados con una exhibición de fuerza y de radicalismo, con el fútbol siempre como excusa. Lo más elocuente, por su silencio clamoroso, ha sido la respuesta del Ejecutivo y del PSOE. Ni una palabra sobre el partido entre las selecciones de Euskal Herria y Cataluña y toda la parafernalia independentista y radical que rodeó el encuentro, incluida la quema de la bandera de España. Ni el presidente del Gobierno, ni un solo ministro, ni un portavoz del PSOE han salido a la palestra a decir algo, a favor o en contra, del acto político que se desarrolló el sábado en el estadio de San Mamés. Ayer sí hubo declaraciones públicas de dirigentes socialistas, pero sólo para criticar al PP y a Rajoy por las razones más variopintas. La indiferencia del Gobierno de Zapatero hacia el último ejemplo de desafío independentista contrasta con la movilización de los dirigentes nacionalistas. En San Mamés hubo pleno. Allí estaba el lendakari, Juan José Ibarretxe, además del presidente del Parlamento autonómico catalán, Ernest Benach; el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Josep Lluís Carod- Rovira, y el presidente de CiU, Artur Mas, entre otros representantes de los partidos nacionalistas catalanes, vascos y gallegos. Todos en primera línea, dando otro paso al frente en sus insaciables reivindicaciones políticas, y sin encontrar el más mínimo contrapeso político razonable por parte del Gobierno de la Nación, que da la callada por respuesta. Todo se puede decir con una sonrisa afirma Zapatero en el vídeo de la Z de su campaña electoral. Quizás ésa sea la respuesta. En el País Vasco, la única crítica llegó desde el PP. Aquello del frente constitucionalista, formado por populares y socialistas vascos hace unos años, pasó a mejor vida. El sábado, el PSE dio un salto sobre el partido- desafío y a otra cosa, que aquí no ha pasado nada. El presidente del PP de Vizcaya, Antonio Basagoiti, fue contundente. Aseguró que los representantes de los gobiernos autonómicos vasco, catalán y gallego le parecen tan franquistas como el dictador por la utilización que hicieron del fútbol para hacer un acto de carácter ideológico y sectario En declaraciones a Ep, Basagoiti comentó que el sábado se violó San Mamés porque el estadio, considerado como la catedral del fútbol español, siempre se había mantenido al margen de las opciones políticas y de las ideologías Han actuado de verdaderos ocupas la consejera vasca, el consejero catalán y la consejera gallega, porque han utilizado un campo de fútbol que es de los socios, que es privado y que es de una institución para hacer un acto de carácter ideológico y sectario Convirtieron San Mamés en la catedral del sectarismo político tres personajes que ocuparon el campo de fútbol para hacer sus particulares reivindicaciones añadió el dirigente del PP. También el PP catalán emitió un comunicado en el que acusa al PSC de fomentar la animadversión de los catalanes hacia el resto de España al permitir que Cataluña fir- Se violó San Mamés Varios individuos quemaron la bandera de España durante el partido de San Mamés mara una declaración que exige la oficialidad de su selección deportiva. El portavoz de ERC en el Parlamento catalán, Joan Ridao, estaba, en cambio, plenamente satisfecho. A su juicio, el partido entre Euskal Herria -así quieren llamar los nacionalistas vascos a su selección- -y Cataluña es un gran acto de afirmación de la voluntad de ser un país normal El fervor de los nacionalistas, que compartieron gradas en San Mamés con los proetarras y los carteles de los presos terroristas, contrasta con la indiferencia ciudadana que en los últimos años se ha instalado en una parte muy destacada de sus Comunidades. En Cataluña, la desafección hacia los políticos se hizo visible en el referéndum sobre el nuevo Estatuto de Autonomía: una abstención del 50,58 por ciento. En Galicia, el partido ganador de las últimas elecciones autonómicas fue el PP; el BNG quedó tercero, pero se hicieron fuertes gracias a que el PSOE les abrió las puertas de la Xunta y le dio una Vicepresidencia. Y en el País Vasco, la desintegración del frente constitucionalista ha reducido la respuesta de esa parte de la ciudadanía a los excesos del nacionalismo. De aquel frente constitucionalista que a punto estuvo de desalojar al PNV de unas instituciones dominadas por la endogamia sólo queda ya resignación. Y mientras, muchos vascos abandonan su tierra. Entre tanto, las elecciones generales están a la vuelta de Mientras el Ejecutivo calla ante el desafío soberanista, el PP afirma que los nacionalistas son tan franquistas como el dictador por utilizar el fútbol para hacer un acto de carácter ideológico y sectario ERC: Un gran acto Montilla reclama más recursos para Cataluña El presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, invitó ayer a los catalanes a sumar esfuerzos para que el país funcione mejor y Cataluña salga adelante Aseguró que 2007 fue complicado pero se mostró convencido de que la mejora inversora hará que los servicios funcionen más satisfactoriamente el año que viene. En el mensaje institucional de fin de año, Montilla hizo un llamamiento a la confianza como país aunque entendió que los problemas que han sufrido durante meses miles de ciudadanos pueda justificar una cierta desmoralización colectiva y alimentar la conocida tendencia al victimismo El presidente de la Generalitat aseguró que para abordar los retos y los proyectos que la sociedad catalana tiene hoy se necesitan recursos. No se recupera el tiempo perdido en un año, ni se pueden hacer las grandes obras sin problemas y molestias, pero necesitamos más recursos. Porque lo que pedimos es necesario y justo; porque Cataluña quiere seguir siendo el gran motor de España aseguró el presidente de la Generalitat.