Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31- -12- -2007 Hallan la ropa de una joven desaparecida en Alicante el día de Navidad 11 Fundada en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer El Papa recuerda en su mensaje el valor insustituible de la familia y el matrimonio J. B. MADRID. Pocos segundos antes de las doce del mediodía, la inmensa pantalla colocada detrás del estrado principal se conectaba, vía satélite, con la plaza de San Pedro, arrancando una gran ovación entre los centenares de miles de personas congregadas en Colón. Los 50.000 peregrinos reunidos en Roma para escuchar el Angelus de Benedicto XVI pudieron observar el saludo de las familias españolas al Santo Padre a través de otra pantalla instalada en el Vaticano. A las doce en punto, los fieles congregados en las dos explanadas aplaudieron al unísono: el Santo Padre había hecho acto de aparición en el balcón. Benedicto XVI comenzó su discurso en italiano, invitando a orar por todas las familias del mundo y defendiendo el valor sagrado y natural del matrimonio y de la familia. En la primera parte de su intervención, el Santo Padre recordó, citando el Concilio Vaticano II, que la Iglesia se ha comprometido a defender y promover la dignidad natural y el gran valor sagrado del matrimonio y de la familia especialmente a aquellas que siguen el modelo cristiano. Tras ello, y por primera vez en su Pontificado, Benedicto XVI cambió el italiano por el español para saludar a los participantes en el Encuentro de las Familias que se está llevando a cabo en Madrid En este punto, las familias congregadas en Colón gritaron vivas al Santo Padre, quien con una sonrisa tuvo que parar su discurso y contemplar, a través de la pantalla, cómo miles de personas agitaban sus manos. Incluso los obispos y responsables de realidades eclesiales que se encontraban en el estrado se dieron la vuelta para saludar a través de la televisión al Pontífice. Al contemplar el misterio del Hijo de Dios que vino al mundo rodeado del afecto de María y de José- -prosiguió Benedicto XVI- invito a las familias cristianas a experimentar la presencia amorosa del Señor en sus vidas Asimismo, les aliento a que, inspirándose en el amor de Cristo por los hombres, den testimonio ante el mundo de la belleza del amor humano, del matrimonio y la familia. Ésta, fundada en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer, constituye el ámbito privilegiado en el que la vida humana es acogida y protegida, desde su inicio hasta su fin natural En este punto, el Santo Padre se refirió al derecho y obligación fundamental de los padres españoles a educar a sus hijos, en la fe y en los valores que dignifican la existencia humana y que, en la actualidad, parecen amenazados en nuestro país. Vale la pena trabajar por la famiia y el matrimonio, porque vale la pena trabajar por el ser humano, el ser más precioso creado por Dios remachó Benedicto XVI. En la segunda parte de su mensaje a las familias congregadas en la plaza de Colón, el Santo Padre tuvo un especial recuerdo para todos los componentes de la familia, desde el matrimonio hasta los hijos, pasando por la insustituible figura de los abuelos. Me dirijo de modo especial a los niños- -añadió el Papa- para que quieran y recen por sus padres y hermanos; a los jóvenes, para que estimulados por el amor de sus padres sigan con generosidad su propia vocación matrimonial, sacerdotal o religiosa; a los ancianos y enfermos, para que encuentren la ayuda y comprensión necesarias Y vosotros, queridos esposos, contad siempre con la gracia de Dios, para que vuestro amor sea cada vez más fecundo y fiel Benedicto XVI concluyó su discurso poniendo en las manos de María, que con su sí abrió la puerta de nuestro mundo a Dios los frutos de la celebración. Muchas gracias y felices fiestas fueron las últimas palabras del Pontífice, quien, no obstante, permaneció durante unos segundos más en las pantallas gigantes- -un total de seis- -ubicadas alrededor de la plaza de Colón. Niños, padres y abuelos JAIME GARCÍA les de Sevilla (Carlos Amigo) y Barcelona (Lluís Martínez Sistach) quienes no pudieron acudir a la plaza de Colón. Responsables de las principales realidades eclesiales y asociaciones familiares, desde el Camino Neocatecumenal al Foro de la Familia, también dirigieron su testimonio a los presentes reunidos en el centro de la capital. Desde primera hora de la mañana, una gran muchedumbre se congregó en Colón. Pocos minutos antes de las once de la mañana, momento indicado para dar comienzo a la gran fiesta de la familia cristiana, tanto el Paseo de la Castellana como Recoletos estaban repletos de familias. Cuando el Papa se dirigía a los asistentes, la calle de Génova y el principio de Goya estaban literalmente colapsadas. Y es que, como aseguró a ABC el arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro, ésta es la fuerza de la familia cristiana El Papa se dirige entre aplausos a los presentes IGNACIO GIL Las palabras del Papa LA BELLEZA DEL AMOR DERECHO A EDUCAR Vivas al Papa Al contemplar el misterio del Hijo de Dios que vino al mundo, invito a las familias cristianas a experimentar la presencia amorosa del Señor en sus vidas TESTIMONIO DE VIDA Por eso, todos los padres tienen el derecho y la obligación fundamental de educar a sus hijos, en la fe y en los valores que dignifican la existencia humana EL SER HUMANO ABC. es Los textos completos del mensaje de Benedicto XVI y de la homilía del cardenal Rouco en abc. es Asimismo, les aliento a que, inspirándose en el amor de Cristo por los hombres, den testimonio ante el mundo de la belleza del amor humano, del matrimonio y de la familia Vale la pena trabajar por la familia y el matrimonio, porque vale la pena trabajar por el ser humano, el ser más precioso creado por Dios. Muchas gracias y felices fiestas En las manos de María