Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ECONOMÍAyNEGOCIOS Ahorro e Inversión DOMINGO 30 s 12 s 2007 ABC Alicia Jiménez Responsable de análisis de Self Trade Bank El Ibex sobrevive a un ejercicio plagado de dificultades La Bolsa española firma su quinto año de ganancias a pesar del peligro de recesión en EE. UU. los problemas en China y el estallido de la crisis subprime CRISTINA VALLEJO MI CARTERA DE INVERSIÓN MADRID. La Bolsa española ha sido capaz superar las adversidades y encadenar cinco años consecutivos de avances. En el ejercicio que termina, el Ibex- 35 ha acumulado una rentabilidad del 7,32 y ha cerrado cerca de los 15.182,30 puntos. No ha sido un año fácil. Las Bolsas han tenido que lidiar con problemas procedentes de los excesos del mercado chino, con la crisis de las hipotecas basura con los máximos del crudo y del euro. Y el mercado doméstico se ha enfrentado a un problema más: el desplome del ladrillo Y, por eso, la Bolsa española no ha llegado a cumplir del todo con las expectativas de los analistas: a principios de año auguraron que el Ibex subiría alrededor de un 10 en 2007. Además, la mitad de sus valores han cerrado en rojo. HABER QUEJA cabamos de terminar un año de Bolsa que pasará a la historia como bueno Con una revalorización del Ibex 35 del 7 no debería haber queja. La Bolsa ha superado el comportamiento del bono, y además, ha dado más que la inflación, a pesar de que los precios se nos estén disparando por culpa de la demanda de petróleo de China e India, y del encarecimiento de los cereales, esto por culpa del cambio climático. Sin embargo, el año termina con un amargo sabor de boca. Como sabemos todos los que invertimos en Bolsa, el Ibex ha subido, pero gracias a un pequeño puñado de valores que pesan mucho en el índice pero no tanto en las carteras de los fondos y de los particulares. De hecho, quitando Telefónica e Iberdrola, estrellas indiscutibles del año, el Ibex no hubiera llegado a subir ni un 4 en 2007. Esto no supera ni siquiera el interés de un depósito a un año. Por tanto, la conclusión es que 2007 no ha sido un año fácil para la Bolsa, aunque pueda parecerlo, y que 2008 se presenta igual de incierto. Tenemos dos crisis entre manos: la inmobiliaria y la financiera. A menudo van unidas pero nunca con una intensidad tan acusada en el interbancario puesto que con la crisis de las hipotecas de alto riesgo, ni los bancos se prestan dinero entre sí. Así que, por si no fuera difícil vender una casa, peor es todavía conseguir que el banco la financie. Los agoreros no han tardado en sumar dos más dos y anunciar una crisis para 2008 con más desempleo, menos consumo, menos crecimiento y además, con el Banco Central Europeo atado de pies y manos por una inflación disparada. Todas estas consideraciones son ciertas, pero créanme, hay una estrategia que raramente falla: busquemos para 2008 valores Ibex con rentabilidades por dividendo altas. Ibex por calidad, y dividendo por seguridad. Cinco empresas Ibex de sectores distintos que pagan buen dividendo son Telecinco, FCC, Endesa, BBVA y Repsol YPF. Solo me queda desearles Feliz Año y mucha suerte en sus inversiones para el próximo año. NO DEBERÍA A Cotización en puntos. 16.000 15.500 Los buenos resultados 15.000 de 2006 llevan al Ibex a rozar los 15.000 puntos UN AÑO DE MUCHA VOLATILIDAD PARA EL IBEX- 35 Greenspan alerta sobre el peligro de recesión en EE. UU. El desplome de la Bolsa China arrastra al resto de los mercados. La burbuja inmobiliaria comienza a desinflarse Mayo fue el mejor mes desde septiembre de 2005. El Ibex supera por primera vez en su historia los 15.500 puntos Estalllido de la crisis subprime que lleva al Ibex a niveles por debajo del comienzo del ejerccio 14.500 14.000 13.500 Ene. Feb. Mar. Abr. May. Jun. 2007 Jul. Ago. Sep. La Bolsa China vuelve a dar otro susto Las expectativas de bajadas de tipos en Europa y en EE. UU. llevan al selectivo al borde de los 16.000 puntos. De momento, el BCE no parece muy por la labor y la FED se ha quedado corta, según el mercado Oct. Nov. Dic. 7,32 El año comenzó con fuerza. Los buenos resultados empresariales del año 2006 llevaron al Ibex a los 15.000 puntos. Pero a finales de febrero volvía a los 13.500 puntos. Bob Doll, gestor de BlackRock, atribuyó esa caída a las advertencias sobre una posible recesión en EE. UU. emitidas por Alan Greenspan. También a los problemas provocados por China: el Gobierno de ese país se mostró partidario de poner trabas fiscales a la inversión especulativa por el temor a que se cree una burbuja en su mercado. La Bolsa china se desplomó y contagió a todos los mercados. Otro traspiés. Con la primavera estallaba la burbuja inmobiliaria de la mano de Astroc: se conoció que la compañía había engordado sus cuentas de manera irregular. Astroc se desplomó. Desde entonces, el sector inmobiliario no ha levantado cabeza. Los primeros problemas ha sido la rentabilidad del Ibex en este 2007 que termina. Esto contrasta, y mucho, con el 31 que subió en 2006. Pero los mercados se recuperaron sin problemas porque los resultados del primer trimestre volvieron a ser buenos. Mayo fue el mejor mes para el Ibex- 35 desde septiembre de 2005. El 1 de junio el selectivo marcaba máximos históricos por encima de los 15.500 puntos. Y a ello contribuyó, y mucho, el sector energético: los movimientos accionariales y los rumores de opa hincharon las cotizaciones de estos valores, que han sido de los más rentables. Tras estos máximos, China volvió a sufrir una severa corrección debido a las nuevas advertencias del Gobierno contra las inversiones especulativas. A partir de ahí, y en los dos meses siguientes lo que mandó en las Bolsas fue la volatilidad y la incertidumbre. Los mercados estaban hipersensibles: cualquier mala noticia, como la subida de los tipos en la zona euro o los temores inflacionistas en EE. UU. desbarataba la marcha de los mercados. Pero cualquier buen dato era acogido con subidas. Y en esto estalló la crisis subprime El 9 de agosto, BNP Paribas anunciaba la suspensión de tres de sus fondos que invertían en créditos de riesgo concedidos en EE. UU. La falta de liquidez era ahora un problema. Y lo que daba miedo de veras era que esta crisis se contagiara a la economía real. Y eso provocó que el Ibex volviera a niveles de finales de 2006. A partir de finales de septiembre, el selectivo español inició una recuperación fulgurante. Los mercados contaron con varios aliados. En primer lugar, con los bancos centrales, que se esforzaron por inyectar liquidez en el sistema. El BCE frenaba sus subidas de tipos y la Fed comenzaba a bajarlos. El mercado español contó con el mejor aliado de todos: Te- Recuperación en tiempos de crisis lefónica. Fue un gran refugio contra la crisis. Con su revalorización de alrededor de un 40 acumulada sobre todo en las últimas semanas del año, y con el apoyo, otra vez, del sector energético, el Ibex- 35 marcó máximos históricos en noviembre, al borde de los 16.000. Pero al mercado le dio un poco de vértigo ese nivel. Además, volvió a surgir el fantasma de la crisis subprime debido a las malas noticias publicadas por algunos bancos de inversión como consecuencia de las hipotecas basura estadounidenses. La corrección fue profunda porque a esos problemas se unieron otros más: la Fed decepcionó bajando los tipos sólo un cuarto de punto y el BCE asustó cuando alertó de la elevada tasa de inflación de la zona euro. Y a los inversores les dio un ataque de desconfianza cuando los principales bancos centrales del mundo comunicaron su decisión de aliarse contra la crisis de liquidez. Porque los mercados no han asistido todavía a todos los efectos que tendrán las hipotecas basura Las Bolsas convivieron con un euro y un crudo en máximos históricos Los mercados han logrado cerrar un nuevo año de avances y eso que han tenido tanto al euro como al petróleo como enemigos: ambos marcaron máximos históricos. Algunos expertos aseguraban que el crudo llegaría a los 100 dólares. Y a punto estuvo de alcanzar esa cota. El barril de Brent, de referencia en Europa comenzaba el año cambiándose por 60 dólares. En las primeras semanas del año, llegó a caer hasta los 51,31 dólares. Pero desde ese momento, el crudo no ha hecho otra cosa subir: la inestabi- EL EURO, EN NIVELES RÉCORD Dólares por euros 1.450 1.400 1.350 1.300 1.250 E F M A M JJ 2007 A S O N D lidad en Irak, la crisis diplomática con Irán, la política de la OPEP y la propia escasez de oro negro estuvieron detrás de este repunte que lo llevó a cambiarse por casi 96 dólares a finales de noviembre. En EE. UU. por esas mismas fechas, el barril rozó los 99 dólares. La subida del euro fue especialmente intensa a partir del estallido de la crisis crediticia: fue entonces cuando en EE. UU. comenzaban a bajar los tipos, mientras en Europa se mantenían. El euro marcaba máximos en 1,4858 en noviembre.