Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL La larga carrera hacia la Casa Blanca DOMINGO 30 s 12 s 2007 ABC Para participar en la preselección de los que aspiran a la candidatura final, hay que registrarse en el partido (Viene de la página anterior) amenazándoles en algunos casos con no dejarles votar en la convención nacional. En realidad todo el sistema es una pugna entre dos preguntas clave que obsesionan a los americanos: qué es democracia y qué es libertad individual. Si se permite a los partidos controlar demasiado, el votante se siente arrinconado. Por ejemplo, aunque todos los ciudadanos pueden votar a los candidatos ya proclamados a presidente, para participar en la preselección de estos candidatos, en las primarias de sus respectivos Estados, tienen que registrarse en el partido. Tradicionalmente hay más dosis de politiqueo por el lado demócrata, lo cual es motivo de críticas. Otros lo consideran una garantía frente a la calmachicha caciquil que en ocasiones impera en el campo republicano. La última vez, George W. Bush compareció incontestado en el caucus de Iowa. La mayoría de Estados funcionan con elecciones primarias. El 5 de febrero o supermartes se votan las primarias de casi la mitad de los Estados. Hay primarias abiertas y primarias cerradas. Las hay que son vinculantes (el voto queda cerrado hasta la convención nacional) y hay primarias no vinculantes. Los demócratas exigen proporcionalidad, y que cada aspirante tenga un mínimo del 15 de los apoyos de un Estado para poder seguir adelante. Los republicanos no imponen ese requisito. El 8 de enero se celebran las primarias de New Hampshire, que son las primeras, precisamente porque New Hampshire no es de nadie y puede pasar cualquier cosa. Allí se acabaron de raíz en 1952 las pretensiones de reelección de Harry Truman, y en 1968 las de Lyndon Johnson. New Hampshire es un Estado rural donde las primarias adquieren un gran pintoresquismo. Pero más pintorescos son los caucuses, como el que tendrá lugar en Iowa el 3 de enero. El caucus es una tradición americana que queda a medio camino entre la reunión política y la reunión de vecinos. Es una serie extraordinariamente informal de conciliábulos. La gente va a votar a las escuelas como si votara al delegado de su curso. Los caucuses estaban a la orden del día en los albores de la política americana. A mediados del siglo XIX cayeron en desgracia porque se les consideró poco claros y poco serios, un tráfico de influencias entre amiguetes. Ahora son la rueda de recambio de la gran política oficial, el nivel en que el candidato debe bajar al barro y hablar de tú a tú a la gente. El espectáculo de Hillary, Obama, Romney y compañía cortejando a los habitantes de Iowa en tiempo real y frente a la televisión es casi como un reality show para todo el resto del país. Iowa es a los presidenciables lo que la casa de Gran Hermano a los concursantes. Pintoresquismo político Bush veta una propuesta de indemnizar a las víctimas de Sadam Husein DPA WASHINGTON. El presidente norteamericano, George W. Bush, rechazó ayer un proyecto de ley que hubiera facilitado que las víctimas del antiguo régimen de Sadam Husein solicitaran una indemnización. El veto de Bush fue anunciado después de que el gobierno iraquí argumentara que tal legislación pondría en riesgo sus reservas en bancos estadounidenses. Los demócratas, que representan la mayoría en el Congreso, acusaron a Bush de ceder ante la presión del gobierno de Irak. Los funcionarios iraquíes dijeron que temen que tal disposición provoque nuevas demandas y que también los soldados de Estados Unidos que fueron capturados durante el régimen dictatorial pidan compensación. La propuesta dejaría congelados miles de millones de dólares de los activos iraquíes en Estados Unidos, incluyendo los fondos para la reconstrucción del país y las reservas del banco central. La medida tendría un impacto devastador para el gobierno iraquí, según afirmó la Casa Blanca. Las tropas estadounidenses en Irak podrían correr peligro porque cuentan con que el país dispone de las sumas suficientes como para formar sus propias fuerzas de seguridad, decía un comunicado de la Casa Blanca.