Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 s 12 s 2007 El asesinato de Bhutto sume a Pakistán en el caos INTERNACIONAL 39 RÉQUIEM POR BENAZIR BHUTTO Con Benazir tuve una especie de epifanía, pero era una cara del pasado y no la de la esperanza. Por eso su muerte no conducirá a ninguna revolución en el país cano- mexicana. El impacto para la nación fue tal que Salinas acabó huyendo a Irlanda y el partido en el poder (el PRI) resultaba barrido en el 2000, cuando México celebró sus primeras elecciones limpias de los tiempos modernos. Así que la pregunta es: ¿va a conducir la muerte de Benazir al final del corrupto sistema de Pakistán basado en la alianza entre el ejército, el dictador y los fanáticos intereses sunitas? Creo que no, por este motivo: Chamorro, Motahhari Ninoy Aquino y Colosio, todas eran caras nuevas de la política con reputación de honestidad. Hasta Colosio, hijo de una PRIocracia insuperablemente corrupta, era percibido como un zar bueno potencial, preocupado por el bienestar social popular que durante décadas brilló por su ausencia en México. Trágicamente, Benazir era una cara del pasado manchada por la corrupción. Carecía de la imagen limpia y fresca de los ejemplos citados arriba. Por este motivo no creo que el impacto psicológico de su muerte sobre Pakistán sea tan enorme en último término. Simplemente, no representaba la gran esperanza que representan otros. Conocí a Benazir y sigo los sucesos en Pakistán de manera muy cercana, describiéndolo en muchas ocasiones como el lugar más violento y crítico de la guerra contra el extremismo islamista, por detrás de Irak. Las implicaciones geopolíticas y geoestratégicas esenciales son simples: -El Pakistán de Musharraf no es un aliado fiable de las democracias en la lucha contra el islam radical. El asesinato de Benazir pone en tela de juicio el futuro de la campaña militar occidental en Afganistán. -Al Qaida y sus satélites están cambiando su objetivo estratégico central de Irak a la frontera afgano- paquistaní, porque están perdiendo en Irak. -Pakistán podría caer en la guerra civil, porque la mayoría de los paquistaníes, o bien son sunitas anti radicales o bien prefieren un estado secular. -La opción de una Benazir seriamente manchada por la corrupción, entre Nawaz Sharif, que es una marioneta de los saudíes, y Musharraf, era indeseable en sí misma, porque representaba la perpetuación de los intereses antiguos, y había llegado el momento de caras nuevas. Ése es el motivo de que me entusiasmara el ascenso de los abogados como opción burguesa. Esta vez han pegado fuerte El salesiano español Miguel Ángel Ruiz Spínola no tiene duda: el magnicidio ha llevado a Pakistán a su peor situación en años. La falta de liderazgo y de esperanzas para la juventud lastran al país POR MANUEL ERICE MADRID. Son ya siete años desde que Miguel Ángel cayera por tierras paquistaníes para una labor pastoral que sería más gratificante en muchos otros lugares del planeta. El sacerdote español soporta cada día el peso de vivir y trabajar en Lahore, capital del caliente estado de Punjab, vecino de la India y meollo de los principales enfrentamientos políticos y religiosos que asolan la región. El salesiano, que en su charla telefónica con ABC demuestra ser buen conocedor de las cuitas paquistaníes, ofrece una versión racional de lo que está pasando pero no exenta de la pasión de quien se halla incrustado en el ojo del huracán: Aquí, en Lahore, en particular, el atentado ha tenido mucha repercusión. No en vano, gran parte de los apoyos de Bhutto y su partido se construyeron en el Punjab Que Lahore se haya convertido estos días en uno de los puntos calientes de las protestas corrobora las palabras de Miguel Ángel Ruiz Spínola. Realista o pesimista, según se mire, el sacerdote confiesa la dificultad de Pakistán de salir adelante: Esta vez han pegado fuerte. Éste es un país que en 60 años ha visto demasiadas muertes de líderes políticos como para que se pueda construir algo sólido... acierta explicar. El cura salesiano, integrado en las labores de ayuda al país hasta el punto de colaborar en un proyecto de rehabilitación de casas derruidas durante el terremoto del año 2005, apunta a la falta de liderazgos políticos y de esperanzas para la juventud como las grandes rémoras de Pakistán, que, tras el asesinato de Bhutto, afronta un futuro más que oscuro. Reconoce Miguel Ángel la gran dificultad de realizar en el país cualquier labor, incluida la pastoral, y nos da un botón de muestra: Acabo de hablar hace unos minutos con un amigo seminarista español de otra congregación, y me dice que, de momento, no puede volver a su seminario en Karachi (el lugar con más violencia estos días) Ahmed Suleiman Director del Centro para el Pluralismo Islámico de Washington y amigo personal de Benazir Bhutto los expertos todo el mundo nos piden predecir el futuro de Pakistán tras la masacre. Ciertamente, la violencia de los manifestantes pro Bhutto da la impresión de una revolución inminente. Pero el disfraz de protesta pública normalmente se esfuma en el subcontinente tras el arrebato de ira, como vemos cuando los chicos de madraza tomaban las calles de Pakistán o en las atrocidades de Gujarat en la India. Tuve conocimiento- -en ocasiones de manera bastante personal- -de cuatro ejemplos previos de asesinato de figuras apreciadas de la oposición, todos los cuales contribuyeron significativamente o condujeron a la revolución en sus países. En primer lugar está el asesinato en 1978 de Pedro Joaquín Chamorro, el apreciado líder reformista burgués anticomunista de la oposición anti Somoza en Nicaragua. Esto lanzó a la gente a la calle y condujo a la caída del régimen. Los sandinistas entraron en escena y tomaron el control después porque con Pedro Joaquín desaparecido, los reformistas burgueses carecían de líder carismático como figura de atracción. Muchos militantes están convencidos de que los propios sandinistas le mataron. Esos detalles no son relevantes, pero el efecto del asesinato de un apreciado líder de oposición puede ser un ejemplo relevante a efectos de comparación. En 1979 era asesinado el ayatolá iraní Morteza Motahhari. Era discípulo de Jomeini, y era bastante respetado y admirado por su ética personal y escritos elocuentes acerca de la ideología islámica iraní. El suceso fue un importante catalizador del crecimiento del movimiento islámico revolucionario. En 1983, Benigno Aquino hijo era asesinado en una pista del aeropuerto en Manila tras volver para encabezar la lucha anti Marcos. Su viuda Corazón encabezó el movimiento no violento Poder Popular que derrocó a la familia Marcos. En 1994, Luis Donaldo Colosio, el sucesor elegido del presidente mexicano Carlos salinas de Gortari, era asesinado en un acto de campaña en Tijuana, en la frontera norteameri- A Los partidarios de Bhutto moralmente están en lo cierto: las concesiones y el trato con guante de seda a los talibanes y los elementos radicales afines por parte de Musharraf, hicieron posible su asesinato, por no decir inevitable, y en ese sentido la responsabilidad del mismo recae en el régimen, incluso si no se puede acusar directamente a Musharraf. El asesinato es espantoso, y aquellos que sean su responsables deben ser castigados. Musharraf no tomará medidas si no es necesario. Occidente tiene que exigir la expulsión de los elementos fundamentalistas del ejército, las instancias de los servicios de Inteligencia y el Gobierno, y permitir la aparición de una alternativa civil que sea nueva y que pueda plantar cara de verdad a los radicales. Esto es imprescindible para el futuro de Pakistán, de Afganistán y del mundo entero. Musharraf, responsable Había llegado la hora de las caras nuevas: me entusiasma el ascenso de los abogados como opción burguesa Un seguidor de Bhutto, en medio de la protesta en Rawalpindi, donde fue asesinada su líder REUTERS