Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 DÍA DE LA FAMILIA DOMINGO 30 s 12 s 2007 ABC POR LA FAMILIA CRISTIANA ¿Quién tiene que ir hoy a la Plaza de Colón? se pregunta Kiko Argüello: Todo aquel que crea que la familia es importante para la sociedad a vosotros Nos ha elegido Él y nos da su espíritu sin merecerlo. Y eso es lo que el Camino Neocatecumenal busca en las parroquias: que sea real el amor en el matrimonio, entre los hermanos, que el cristianismo no sean palabras vacías. A través del Camino (con la celebración de la Eucaristía en comunidad, la escucha de la Palabra y la experiencia comunitaria) se va recibiendo la fe poco a poco, y uno descubre que comienza a soportar a la suegra, al marido, al compañero de trabajo... pero como un don, como una obra de Dios en mí. No es mérito propio. Es necesario, pues, un proceso, un camino serio de iniciación cristiana, con sus etapas, durante las cuales vamos purificando nuestra relación con el dinero, la sexualidad, los afectos, la cruz de cada día... ¿Quién tiene que ir hoy a la Plaza de Colón? Todo aquel que crea que la familia es importante para la sociedad. Con la juventud se está jugando el futuro de Europa. En una familia cristiana los hijos reciben, primero, una identidad, su ser más profundo, pues es Dios el que ha querido ese hijo y el matrimonio colabora con Dios. Los esposos se hacen dos en una sola carne y ese hijo es por tanto fruto del amor, una persona amada. Segundo, los hijos reciben una moral y una fe: la moral de sus padres, la fe cristiana de sus padres. Y tercero, lo más importante, es que los niños, los jóvenes reciben un destino, un destino glorioso, la vida eterna. No es extraño, pues, que cuando el matrimonio se separa, los hijos se pregunten: ¿Quién soy yo? Buscan, piden su identidad. Existen datos psicológicos que prueban el daño irreparable que produce en los niños las rupturas matrimoniales y los divorcios. Y ¿quién se preocupa de estos niños que han visto a sus padres separarse, odiarse, y que quedan horrorizados, traumatizados afectivamente para toda la vida? El sufrimiento de los niños, los más débiles, es inmenso. Por eso es muy importante apoyar a la familia, porque significa apoyar a los jóvenes, a los adolescentes, a los más pequeños, a los más necesitados de amor y cuidado, a los que crecen plácidamente en el seno materno. Kiko Argüello Iniciador del Camino Neocatecumenal oy domingo 30 de diciembre, día de la Sagrada Familia, celebramos esta gran festividad centenares de miles de católicos y no católicos en la Plaza de Colón. ¿Por qué? Porque es necesario mostrar el apoyo a la familia, manifestar públicamente la novedad y la maravilla del matrimonio cristiano. Durante años y años en Europa y España se ha atacado y ridiculizado a la familia cristiana, como si fuera cosa del pasado, de la época de Franco, anticuada, cuando supone una gran novedad para la plenitud del ser humano. La familia cristiana es algo maravilloso, está llamada a participar de la vida de Cristo Resucitado. En el matrimonio puede darse el amor más allá de la muerte más allá de los pecados y los defectos que vemos en el otro, porque los esposos poseen en su interior vida eterna Cada uno puede amar al otro cuando es su enemigo. En ocasiones la mujer, el marido, el hijo es el enemigo porque no hace lo que a mí me agrada, lo que yo quiero. El cristiano puede amar gratis por el Espíritu de Cristo Resucitado que ha recibido en el seno de la Iglesia. La fe es un don gratuito. Quien no tiene dentro el Espíritu Santo, no tiene vida eterna El menor problema en la familia le destruye, le hace sufrir, y se tiene que separar. En realidad, el problema lo tiene cada uno en su interior. Si no eres capaz de morir a tu marido, a tu mujer, en el fondo no tienes fe, no has recibido el Espíritu Santo y no puedes amar como Él nos amó. La fe es un don. Dice Jesucristo: No me habéis elegido vosotros a mí, os he elegido yo H Una mujer reza en Sao Paulo (Brasil) durante la última visita de Benedicto XVI AFP Durante años y años en Europa y España se ha atacado y ridiculizado a la familia cristiana Kiko Argüello, durante su intervención en el V Encuentro Mundial de las Familias de Valencia ROBER SOLSONA