Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 s 12 s 2007 Brutal asalto a la mansión de José Luis Moreno ESPAÑA 25 Moreno, de Monchito a poderoso Rockefeller Víctima de una espeluznante agresión en un robo (o quizá algo más) en su mansión, José Luis Moreno reúne múltiples perfiles, una sorprendente entrada en los círculos de poder y una gran fortuna SUSANA GAVIÑA MADRID. Quién le iba a decir un día a José Luis Moreno que coparía las portadas de la Prensa nacional y se convertiría en noticia principal en los informativos. Eso es lo que ha sucedido durante la última semana tras su brutal agresión y su posterior salida de la clínica Ruber Internacional el pasado miércoles, multiplicándose las fotografías con su rostro magullado y saludando al público desde una silla de ruedas, pero sobre todo a los medios de comunicación congregados en los alrededores del centro. Un suceso, además, que ha desvelado una fuerte personalidad, un valor frío y un coraje del artista hasta entonces desconocido para el gran público. Neurocirujano, cantante de ópera, ventrílocuo, productor televisivo, empresario teatral, actor improvisado, esposo divorciado varias veces y padre de familia (tiene tres hijos, el mayor de 30 años, que nunca han aparecido en los medios) escritor (tiene una treintena de libros en su haber) políglota (dice hablar 13 idiomas) ¿Pero quién es realmente José Luis Moreno? Ésa es la pregunta que nadie se atreve a contestar con rotundidad. El bagaje personal y profesional de este hombre, nacido en Madrid y que el pasado mes de abril cruzó el umbral de la sesentena, es muy amplio, como avala la biografía que oralmente, a través de numerosas entrevistas en medios de comunicación, ha ido difundiendo. Amante de la música- -estudió piano y violonchelo- hizo sus pinitos como cantante de ópera, pero un desengaño amoroso a los 20 años, como él mismo ha relatado en varias ocasiones, le hizo abandonar las tablas, por lo menos como intérprete. Después se dedicó durante los cinco años siguientes a estudiar medicina, especializándose en neurocirugía, que ejercería en la madrileña clínica de La Milagrosa. Una etapa en la que ya tenía puesto un pie en lo que años después le darían fama y sobre todo dinero: la televisión. A principios de los años 70, con 23 años, José Luis Moreno se da a conocer gracias a sus intervenciones en televisión con sus muñecos- -Rockefeller, Macario y Monchito- -en programas como Carrusel de domingo (1970) Tarde para todos (1973) y Musiqueando (1977) Su primer programa propio, Entre amigos en TVE, llegaría en 1985 en un formato que él mismo definiría como noche, fiesta, concursos y espectáculo Su éxito le empujó a repetir la fórmula dando lugar a títulos como Risas y estrellas y Noche de fiesta que a pesar de las numerosas críticas que lo calificaban de zafio y de mal gusto- -sobre todo los desfiles de lencería donde las modelos paseaban acompañadas por enormes perros- se mantuvo en antena durante varias temporadas, independientemente del director general del Ente que estuviera en cada momento, salvo con la llegada de Carmen Caffarel, que lo ventiló. A pesar de las numerosas críticas que ha recibido, lo cierto es que Moreno ha demostrado en la última década tener muy buen ojo para seducir a las audiencias, al menos en el campo televisivo. El primer envite de su productora Miramon Mendi, en el campo de las series de ficción, fue nada más y nada menos que Aquí no hay Moreno en su época de ventrílocuo y, en 2004, cuando presentó su Coliseo de las tres culturas quien viva que, ante la sorpresa de muchos, se convirtió- -con guión de su sobrino Alberto y la colaboración de numerosos familiares- en un gran éxito para Antena 3 y para sus protagonistas (serie que tras llegar Moreno a un acuerdo con Telecinco cambiaría de cadena con el nombre de La que se avecina Sin embargo, la relación ABC Neurocirujano, cantante de ópera, ventrílocuo, productor televisivo, empresario teatral... ¿Pero quién es realmente José Luis Moreno? con sus colaboradores no ha sido tan afortunada como con los números y algunos de ellos no ha dudado en abandonarle por motivos económicos. El caso de la actriz Loles León fue el más sonado. Durante semanas se produjo un tira y afloja entre ambos, ventilado en los periódicos. Pero no fue el único. El (pasa a la página siguiente) De una casa de vecinos a una mansión de 5.000 metros Gran parte del público conoce a José Luis Moreno por la casa de vecinos que le ha dado fama y dinero, Aquí no hay quien viva Sin embargo, ahora, y ante los últimos acontecimientos, han trascendido numerosos datos sobre la que es su vivienda particular, situada en una urbanización en una zona residencial de Boadilla del Monte. La mansión, diseñada por el propio empresario, que vive solo con la compañía de sus perros y cuya fachada está pintada en un llamativo color rosado- -color que recuerda el de la famosa mansión que el magnate de la comunicación William Randolph Hearst tenía en Beverly Hills, inmortalizada en El padrino tiene más de 5.000 metros cuadrados construidos, y goza de todo tipo de lujos y comodidades: dos piscinas- -una de verano y otra climatizada- gimnasio, sauna, pista de tenis, sala de reuniones, sala de proyecciones- -donde comenzó la agresión- -vestidores, tres despachos, varias cocinas, baños, tres cajas fuertes, además de disponer de servicio debidamente uniformado- -a Moreno le gusta vestir con comodidad en su casa y suele usar chándal- El interior de la casa- -muy luminosa- -está decorado de manera ecléctica y, eso sí, los materiales son de lujo: mármol, caoba, cristales italianos, columnas neoclásicas, celosías andalusíes, sillas barrocas... Numerosas fotos y un montón de televisiones son el elemento dominante. Las referencias a la música no faltan: hasta ocho pianos se reparten por la casa.