Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es DOMINGO 30- -12- -2007 ABC La familia es la gran explotada, la gran víctima de la sociedad Antonio María Rouco Varelas Cardenal- Arzobispo de Madrid La legislatura concluye con las familias cristianas en la calle, tras leyes como el divorcio exprés o matrimonios homosexuales. Se ha creado una situación especialmente grave, que nos obliga a hacer una proclamación pública afirma el cardenal Rouco POR JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS y JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ ¿Cuál es la razón de que se celebre este acto en defensa de la familia? -Se podría hablar de una razón que tiene que ver con la situación histórica por la que atraviesa la familia y otra razón de fondo, que tiene que ver con la misión de la Iglesia en relación con la familia. Con respecto a la primera, hay que hablar de una situación de la familia, no sólo en España sino también en Europa, que se caracteriza por una confusión creciente a la hora de concebirla, por una relativización de sus contenidos morales y de su significado. Hay otra situación, determinada por los efectos de la crisis familiar y del matrimonio, en el que nace la familia. Es evidente en una sociedad donde el número de divorcios se ha disparado de tal manera que casi supera a los matrimonios, y en donde la relación matrimonio y vida, matrimonio y descendencia, ha quedado cortada. Así, se ha creado una situación especialmente grave, que desde un punto de vista pastoral nos obliga a hacer una proclamación pública, con la palabra, con la vida, con el testimonio de los matrimonios cristianos. ¿Es un acto de afirmación de la familia o de protesta ante esa situación? -Es un acto de penetración positiva y pública de la realidad del matrimonio cristiano en España. En su inmensa mayoría son matrimonios y familias que viven esa condición tan fundamental para su vida cristiana, y la viven como el marco que da sentido a su vida, que les permite vivirla con esperanza y con gozo. -En esta legislatura se ha aprobado la ley de matrimonios homosexuales, la introducción de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la modificación de la ley del divorcio para facilitar la ruptura matrimonial. ¿Se trata hoy de un acto de carácter político? -Es un acto de manifestación de la Iglesia, de lo más propio que tiene en su ser y en el ejercicio de su misión: la acogida de la palabra de Dios. Y un tema que forma parte integrante del Evangelio, que es el matrimonio y la familia, realidades que tienen que ver con el orden jurídico y por tanto con el marco de la vida política. Nuestro acto es de proclamación del Evangelio de la familia. ¿Que eso tiene repercusiones en otros órdenes de la vida de las personas? Sí, pero lo que nosotros intentamos es llevar al corazón y a la conciencia de las personas y de la sociedad el valor permanente del matrimonio y de la familia. -Se deduce que es un acto con vocación transversal, que supera los límites de la izquierda y de la derecha. -Cuando la Iglesia proclama el Evangelio, lo proclama universalmente y no se preocupa mucho si uno es de izquierdas o de derechas. Son categorías políticas que no se adecuan a la hora de definir o valorar una acción pastoral de la Iglesia. ¿En qué modo cree que incide el llamado matrimonio homosexual sobre la familia? -Incide en la valoración pública y en la estima o el conocimiento de lo que de verdad es familia. Y eso tiene repercusiones pedagógicas con respecto a las generaciones jóvenes y a la sociedad en general. Se puede perder poco a poco la convicción de que la familia es vital para el bien común, para la subsistencia de la sociedad. Esa función no es asumible por otro tipo de uniones y tampoco desde el punto de vista de las experiencias morales y espirituales. La persona necesita desde sus primeros años de la experiencia de amor que viene del padre y de la madre, lo necesita incluso hasta por razones físicas. En la historia actual de la pediatría, de la psicología infantil, es conocido que niños que han perdido la experiencia de la unidad del matrimonio, del padre y la madre juntos, sufren tremendamente. Ese fenómeno humano, espiritual, moral de la familia no puede ser desvirtuado con equiparaciones que niegan esa misma realidad. -La llamada ley del divorcio exprés ha sido criticada particularmente por la Iglesia, pero también por otros colectivos. ¿Es esa norma otro de los motivos de desazón? -Es un factor que está favoreciendo las rupturas matrimoniales, un fenómeno extraordinariamente negativo. Si el ordenamiento jurídico del Estado no apoya la estabilidad y facilita la ruptura de la asunción de responsabilidades mutuas, reduce el significado del vínculo matrimonial a que uno de los esposos diga que ya está harto, y además pueda romper ese vínculo a los tres meses de haberse producido. Se está convirtiendo en un factor enormemente negativo para el bien de las personas, de las familias y también para el bien común. -La asignatura de Educación para la Ciudadanía está influyendo sobre la libertad educativa de los padres, que es un derecho constitucional. ¿Cree que hay posibilidades todavía de llegar a un acuerdo con el Gobierno? -La asignatura, tal y como se ha desarrollado, evidentemente entra en relación intrínseca con el significado, la programación y los fines de la clase de Religión católica y de otras religiones. Se crea, indirectamente, un problema: la relación de esta formación y de sus contenidos con el derecho de los padres a educar a sus hijos, con la formación moral y religiosa que quieren para sus hijos. Es evidente que una asignatura que se refiere a estas materias va en contra de ese derecho. -La vía de la objeción de conciencia no ha tenido resulta- La ley de memoria histórica no era necesaria. Las heridas estaban cerradas La ley pretende recuperar la historia de la vida, lo que no es propio de una actuación legislativa Existe un dato que es irrefutable: hubo una persecución religiosa muy cruel La actuación de Tarancón al frente de la Iglesia estuvo llena de tacto histórico La persona necesita desde sus primeros años de la experiencia de amor que viene del padre y de la madre Creo que la FERE debe facilitar el derecho de los padres a la objeción de conciencia El cardenal se lleva la mano a la cruz en un momento determinado de la entrevista